viernes, 25 de marzo de 2016

Soldados de Jesucristo {parte 2}



¡Hoy terminamos de estudiar versículo a versículo la carta de Pablo a los Efesios!
Increíble tiempo en la Palabra de Dios, tanta sabiduría en una sola carta. Gracias a Dios por su Palabra.

Hoy veremos la segunda parte de la armadura de Dios.



LA ARMADURA DE DIOS

{Efesios 6:16-20}

16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;


Hablábamos acerca de los poderes demoníacos que atacan a los hombres en el artículo anterior, el versículo 13 nos da luz de ello, nos instruye a resistir hasta que Cristo venga y nos defendamos de los poderes de maldad, de los demonios  que buscan acabar con nosotras, nuestro esposo, nuestros hijos, etc.


Sabiendo que hay una lucha espiritual contra nosotras, necesitamos estar firmes en Dios, revestirnos con esa armadura que nos ha dejado y portar nuestro escudo.
Escudo de la fe, ¿cómo reaccionamos cuando estamos en prueba? ¿De qué forma externamos nuestra confianza en Dios? El escudo de la fe lo portamos cuando reconocemos que Dios es quien nos da la victoria, la confianza en Dios es nuestra protección contra satanás.


Si caemos en incredulidad, si miramos hacia otro lado que no sea Jesús, si depositamos nuestra confianza en todo menos en el poder de Dios el diablo vendrá con todo para atormentarnos, para atacarnos, hacernos caer o matarnos.


Recordemos todas las promesas de parte de Dios, es necesario que leamos nuestra Biblia, que conozcamos lo que Él tiene para nosotras.  Cada promesa, cada Palabra que viene de Dios alimenta nuestra fe. ¿Cómo tendremos fe en algo que no conocemos? 


Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Romanos 10:17


Mientras más alimentemos nuestra fe con la Palabra de Dios, mas fortalecidas seremos,  así cuando el temor quiera venir a tu vida puedes decirle con certeza Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?(Salmo 27:1) cuando estemos  agobiadas o con problemas podemos clamar a Dios por su paz, la paz que sobrepasa entendimiento y aumenta nuestra fe y somos resguardadas con ese escudo.  Necesitamos leer nuestra Biblia porque nos da la certeza de lo que Dios tiene para nosotras y necesitamos al Espíritu Santo quien es el que nos da la convicción de que todo esto es real.


Yelmo de la Salvación, cubrir nuestra cabeza pues es el centro de ataque de nuestro enemigo, la mente es el campo de batalla del enemigo. Satanás tiene estrategias para atacarnos, ataca nuestra mente con nuestras debilidades, muchas veces nos presenta el ataque de manera muy sutil y si nosotras no estamos firmes en la Palabra, si no tenemos el Espíritu Santo y su discernimiento será muy sencillo caer en la trampa de satanás.


Necesitamos a Jesús todo el tiempo, porque por nosotras solas no podemos obtener la victoria en este mundo.  “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.(Romanos 12:2) guardemos nuestra mente, permitamos que nuestra mente sea moldeada de acuerdo a Él, para que nuestro entendimiento sea transformado, renovado y comenzar a rechazar las falsas enseñanzas.


Si llenamos nuestra mente con la Palabra de Dios, si dejamos de pensar como pensábamos antes de acuerdo al mundo, comenzaremos a vivir la vida comprobando la voluntad de Dios, entenderemos lo que Dios tiene y quiere para nosotros.


Cada parte de la armadura que hemos estudiado, es para nuestra protección. Sin embargo, nuestro Dios nos dejó un arma de defensa, con la que podemos derribar a los enemigos, y esa es la espada del Espíritu.


La espada del Espíritu. Ésta es la Palabra de Dios dicha en el momento preciso, soltada en el momento del ataque.  Cristo mismo nos dio el ejemplo de usar la espada del espíritu, cuando satanás lo tentó en el desierto, nuestro Señor no se defendió cuerpo a cuerpo, no lo ignoró y no negoció con él. Nuestro Señor Jesucristo usó la palabra de Dios, Él citó un versículo correcto contra ese ataque demoniaco y desarmaba a satanás.


¿Cómo podemos aplicarla nosotras? Por ejemplo: cuando estamos en una prueba o en tribulación, cuando sintamos que Dios se ha alejado de nosotras sin darnos la respuesta podemos citar:


“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados,
ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,  ni lo alto, ni lo profundo,
ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios,
que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos 8:37-39


Y orar, Padre es verdad, nada de lo que acontezca en esta vida me separa del amor de Cristo, aunque pase por valle de sombras y tribulación, su amor me envuelve y en su momento me dará la salida porque tú guardas mi vida.

Es de suma importancia memorizar la Palabra de Dios. Sin ella estamos desarmadas delante del enemigo de nuestra alma.

Y por último, Orando en todo tiempo. Un cristiano sin oración es un cristiano derrotado.  La oración es un privilegio enorme que nos ha sido dado a los hijos de Dios para comunicarnos con Él.  Busquemos su rostro cada día, que nuestro encuentro con Él sea para alinear nuestro corazón con el de Él y que podamos orar para que se haga Su voluntad. Nuestro amoroso Dios nos ha dejado Su Palabra como nuestra arma más poderosa en contra de satanás, hagamos buen uso de ella.



En Su Gracia


Karla



Muchas gracias querida amiga, gracias por acompañarme estudiando la Palabra de Dios. Espero haya sido de tanta bendición como lo fue para mí. Te envío un abrazo enorme. ¡Gracias!




2 comentarios:

  1. Una gran bendición haberte encontrado por estos medios. Realmente son una bendición si se hacen buen uso de ellos.
    Gracias por todas tus enseñanzas, gracias a Dios por ponerte como enlace de enseñanza.
    Que Dios te bendiga y realmente a sido una bendición este nuevo estudio a tu lado.
    Un fuerte abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amén Yelyn! Dios te bendiga te guarde, gracias a Él por estos medios que nos permite conocer gente tan de bendición como tú, te mando un fuerte abrazo!!!

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips