lunes, 16 de mayo de 2016

Rut - Hambre en la casa de Pan







Estoy estudiando el libro de Rut versículo a versículo, es un libro hermoso, lleno de enseñanza. Durante estos días te estaré compartiendo mi devocional, lo que he escrito acerca de este bello libro. Aprendamos juntas.

El libro de Rut es la historia de una mujer que halló gracia ante un hombre poderoso y fuerte que la rescató. Pero para que pudiera encontrarse con él, pasó diversas situaciones que muchas de nosotras hemos experimentado también.  Acompáñame a leerlo.




Para comenzar, ésta historia se desarrolla en la época de los jueces, una época obscura en Israel donde se dijo que:


En estos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía.

Jueces 21:25


...cada uno hacía lo que le parecía mejor (RVC) Los del pueblo de Israel se alejaron de Dios, habían olvidado quién es Dios, dejaron de temerle.


El libro de Rut comienza diciendo: “Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra.” (Rut 1:1a) El pueblo se había alejado de la presencia de Dios, el hambre en la tierra es parte de los juicios de Dios al alejarnos de Él. (Deuteronomio 28:23-24) Pues al hacernos o creernos autosuficientes, sufriremos las consecuencias.


Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab,
él y su mujer, y dos hijos suyos.
Rut 1:1b


Belén: significa “Casa de pan”
Judá: significa “Alabanza”



Casa de pan y alabanza. ¿Quién querría irse de un lugar así? Hubo hambre en la tierra, el juicio de Dios sobre su pueblo quien se alejó de Él.
¿Qué es lo que nos mueve a estar en la presencia de Dios? ¿Él, o sólo lo que recibimos de su parte? El día que tengamos hambre ¿seguiremos en ese lugar donde Dios nos tiene? ¿O saldremos de ahí aunque sea un lugar que no le glorifica a Él?


Este varón de Belén salió de la casa de pan y alabanza rumbo al pueblo de los moabitas, los enemigos de Israel. Un pueblo pagano que adoraba al dios Quemos, un pueblo que se pronunció en contra de los hijos de Israel, ellos impidieron el paso de los judíos durante el éxodo, por esa razón fueron excluidos de la congregación del Señor. (Deuteronomio 23:3) este pueblo desciende de Moab hijo de la relación incestuosa entre Lot y su hija mayor. (Génesis19:36-38) ese lugar le pareció mejor opción que quedarse en su tierra donde había hambre.


Había hambre en la casa de pan, consecuencia de alejarse de la voluntad de Dios. Cuando estamos en disciplina divina o pruebas, tenemos dos opciones:


Irnos. Salirnos de la voluntad de Dios, de su cobertura y ser independientes de Él. Cerrar los ojos y fingir que nosotros estamos haciendo lo correcto al buscar lo mejor para nosotros aunque no sea lo que Dios quiere; aunque no sea su voluntad.  El que Dios nos permita hacer determinadas cosas, no significa que estemos haciendo su voluntad.


Doblar rodilla. Creer en que los planes de Dios siempre son mejores, aprender que lo acontecido es a causa de nuestra lejanía y buscar el perdón de Él, alinearnos a su voluntad y clamar por piedad y misericordia. No olvidemos que todas las cosas ayudan a bien a quienes le amamos, busquemos su rostro.
¿Por qué se iría de Belén de Judá? ¿Acaso se olvidó del todopoderoso?  ¿Perdió la fe o actuó en desesperación? Dios seguía siendo Dios, pero al darse cuenta de que no había más comida, se va sin pensar en las consecuencias y deja el lugar del que no tenía que haber salido.



Hay consecuencias muy serias cuando nos salimos de la cobertura de Dios, cuando preferimos irnos de su presencia a soportar las pruebas y su disciplina.



Para meditar:

¿Cuántas veces nos hemos ido lejos de Dios, creyendo que en nuestras fuerzas saldremos adelante? ¿Cuántas veces nos movemos del lugar donde Dios nos tiene por no querer esperar su tiempo?

En tiempos de escasez económica buscamos siempre lo mejor para nosotros, más aún cuando tenemos hijos; sin embargo necesitamos analizar si la situación que estamos atravesando es derivada de nuestra lejanía de Dios. El buscar mejorar todo en nuestras fuerzas sólo empeorará las cosas, nuestra dependencia de Dios a través de las pruebas, el reconocer que sin Él nada somos, nos afianzará a Él y a través de la prueba conoceremos el poder de Dios y nuestro carácter será formado.
Recuerda lo que dijo el Salmista:


Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado,
Ni su descendencia que mendigue pan.

Salmos 37:25


En Su Gracia


Karla





Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

5 comentarios:

  1. Que gran devocional preciosa Karla. Gracias por proveer para nuestras vidas ❤❤❤❤❤❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un abrazo querida Emma! Dios te bendiga y guarde!

      Eliminar
  2. Que gran devocional preciosa Karla. Gracias por proveer para nuestras vidas ❤❤❤❤❤❤

    ResponderEliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips