miércoles, 25 de mayo de 2016

Rut - Quitando la amargura






Anduvieron, pues, ellas dos hasta que llegaron a Belén;
y aconteció que habiendo entrado en Belén, toda la ciudad se conmovió por causa de ellas,
y decían: ¿No es ésta Noemí? Y ella les respondía: No me llaméis Noemí,
sino llamadme Mara;  porque en grande amargura
me ha puesto el Todopoderoso.

Rut 1:19-20


Rut decide irse con Noemí a la tierra de Belén, entrando a esa tierra hubo un gran alboroto porque Noemí regresaba después de años de estar lejos de su hogar, ahora acompañada de una moabita.


Noemí reconocía que estaba amargada, sin alegría, acabada, pedía que la llamaran así “amarga” ¿A qué grado estaba su amargura que ya era algo normal en su vida? Estaba enojada con Dios, lo culpaba de sus calamidades y decide cambiarse el nombre. No fue Dios sino la decisión de ellos al salir buscando lo mejor por sus propios medios alejándose de la voluntad de Dios.


Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías.
¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí,
y el Todopoderoso me ha afligido?

Rut 1:21


Las circunstancias de la vida no están bajo nuestro control. Pasamos tantas calamidades desde que somos pequeñas que nos pueden llegar a amargar. Muchas mujeres han pasado por abusos sexuales desde niñas, abandono, rechazo, orfandad, golpes, divorcios, abortos, muertes de seres amados, etc. Todo eso no lo podemos cambiar, pero si podemos cambiar la forma en cómo reaccionamos a todo esto.


Ahora que conocemos a Dios es necesario que nos levantemos y sigamos adelante para no ser una mujer “Mara” sino una “Noemí”  porque la amargura impide que sigamos recibiendo la gracia de Dios. (Hebreos 12:15)


A Noemí no la reconocían como la mujer alegre que era, ella regreso acabada y amargada.


Así volvió Noemí, y Rut la moabita su nuera con ella; volvió de los campos de Moab,
y llegaron a Belén al comienzo de la siega de la cebada.

Rut 1:22


Noemí regresa del lugar donde perdió todo, regresó al lugar que Dios había regresado a alimentar. Ellas llegaron a Belén cuando comenzaba la cosecha de la cebada. Ya no había más hambre; el pueblo se había vuelto a Dios y Dios les sustentaba. Noemí volvió sin casa, sin hogar, sin familia, sólo con su nuera.


Cuando tenemos a Dios, en realidad tenemos todo. Noemí estaba viva, nuevas son sus misericordias cada mañana, tenemos a Dios y si Dios es por nosotros ¿quién contra nosotros?


Dios es quien nos levanta mujer, cambiemos nuestra actitud al salir de todas esas circunstancias, de todo eso que aunque pareciera que Dios no estuvo ahí, si lo estuvo. Hoy seguimos vivas, cada golpe recibido, cada aborto, cada rechazo, Dios nos acompañaba y cuidaba de nosotras para que ahora en adelante, nuestros hijos, sobrinos, etc. no vivan lo mismo, y nos levantemos en oración por ellos, por su protección y porque somos unas guerreras de Dios. Es tiempo de entregar todo ese dolor a Dios, de darle todo eso que no controlamos a Él y que se haga real en nuestra vida la palabra que dice: “Bienaventurados los que lloran porqie ellos recibirán consolación” (Mateo 5:4)


Si acaso estamos en un momento de disciplina del Señor, no desmayemos, busquemos su rostro y aceptemos esa disciplina porque nuestro carácter está siendo forjado y será una bendición.


Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo,
sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia
a los que en ella han sido ejercitados.

Hebreos 12:11


Estamos vivas mujer, tenemos esperanza. No temamos por el final de nuestra vida, temamos que no podamos comenzar de nuevo.



Para meditar:

Las circunstancias de la vida pueden amargarnos, hoy es un buen día para entregar a Dios todo ese dolor que hemos cargado por años y que no hemos querido dejar ir. Volvamos a Dios y dejemos que Él nos guíe en nuestra vida para vivir conforme a su voluntad, buena, agradable y perfecta.









En Su Gracia




Karla





Devocionales anteriores:







Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips