viernes, 10 de junio de 2016

Ester - Consejeros egoístas






Después que la reina Vasti decidió no atender al llamado del rey Asuero, éste buscó consejo en las personas que le rodeaban.  Tú y yo debemos ser sabias al recibir y dar consejos necesitamos primeramente tener el consejo de Dios. Veamos qué sucedió con los Reyes de Persia.


Preguntó entonces el rey a los sabios que conocían los tiempos (porque así acostumbraba el rey con todos los que sabían la ley y el derecho;  y estaban junto a él Carsena, Setar, Admata, Tarsis, Meres, Marsena y Memucán, siete príncipes de Persia y de Media que veían la cara del rey, y se sentaban los primeros del reino);  les preguntó qué se había de hacer con la reina Vasti según la ley, por cuanto no había cumplido la orden del rey Asuero enviada por medio de los eunucos.  Y dijo Memucán delante del rey y de los príncipes: No solamente contra el rey ha pecado la reina Vasti, sino contra todos los príncipes, y contra todos los pueblos que hay en todas las provincias del rey Asuero.  Porque este hecho de la reina llegará a oídos de todas las mujeres, y ellas tendrán en poca estima a sus maridos, diciendo: El rey Asuero mandó traer delante de sí a la reina Vasti, y ella no vino.  Y entonces dirán esto las señoras de Persia y de Media que oigan el hecho de la reina, a todos los príncipes del rey; y habrá mucho menosprecio y enojo.

Ester 1:13-18


El rey pedía consejo a sus príncipes, y aunque en la multitud de consejeros hay sabiduría (Proverbios 11:14) no siempre es así, pues cuando pedimos consejo en el lugar incorrecto, con las personas inadecuadas, tomaremos malas decisiones.


El rey Asuero no tenía decisión propia, se acostumbraba a tener consejeros reales. Él pide consejo en algo que le concernía solamente a él, pero como había faltado a la ley, necesitaba saber qué hacer. Su consejero Memucán toma la palabra y le da un mal consejo, porque no vio sólo la falta contra el rey sino contra todos los que le conocían.


El hecho de la reina daría de qué hablar entre las mujeres del reino, si bien es cierto que el testimonio de una mujer influyente es para cuidarlo; el consejo de Memucán es egoísta porque no pensó en ella. En aquél tiempo sólo contaba la opinión del varón.


Memucán se preocupaba por sus reinos (Medo-Persa) no por el de Asuero pues menciona que las mujeres de esos lugares se rebelarían contra sus varones con menosprecio y enojo. Sus consejos fueron egoístas.


Debemos ser sabias al elegir a nuestras amistades, a aquellos a quienes escuchamos y de quienes recibimos consejo. Tengamos en cuenta que tomamos las actitudes de las 5 personas con quienes nos relacionamos ¿Quiénes se sientan a nuestro lado? ¿De quiénes recibimos consejo y conocen lo que nos conviene y lo que no?


Puntos importantes:

1.      La importancia del consejo sabio
2.      Tener amistades que sean temerosas de Dios, de quienes podamos recibir consejo sabio y palabras de aliento.
3.      Buscar a Dios antes que al hombre.
4.      Ser testimonio a los de dentro y los de fuera.
5.      Reconocer las consecuencias de las malas decisiones.
6.      Antes de buscar consejo en personas que no se preocupan por su relación con Dios, yo debo buscar el consejo divino.



Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre;
Mas el consejo de Jehová permanecerá.

Proverbios 19:21



Un mal consejo parece ser bueno en el momento, pero en realidad no lo es, sobre todo cuando actuamos por impulso, cuando estamos enojadas puede afectarnos a nosotras y a quienes nos rodean.


Eso pasó con el rey Asuero.


Si parece bien al rey, salga un decreto real de vuestra majestad y se escriba entre las leyes de Persia y de Media, para que no sea quebrantado: Que Vasti no venga más delante del rey Asuero; y el rey haga reina a otra que sea mejor que ella.  Y el decreto que dicte el rey será oído en todo su reino, aunque es grande, y todas las mujeres darán honra a sus maridos, desde el mayor hasta el menor.  Agradó esta palabra a los ojos del rey y de los príncipes, e hizo el rey conforme al dicho de Memucán;  pues envió cartas a todas las provincias del rey, a cada provincia conforme a su escritura, y a cada pueblo conforme a su lenguaje, diciendo que todo hombre afirmase su autoridad en su casa; y que se publicase esto en la lengua de su pueblo.


Ester 1:19-22


Increíble, el consejo que le dan al rey es para aplicarse en todo el reino, algo que sucedió dentro del palacio lo llevaron al extremo. Destituyen a Vasti de la corona y piden elegir a una mujer mejor que ella.


El decreto exigía que toda mujer diera honra a su marido, cosa que agradó al rey y envía cartas a todo el reino, en todas sus lenguas y donde decía que todo hombre debía imponer  su autoridad en casa.


Veamos el otro lado, siendo las que aconsejamos. Qué importante es estar en comunión con Dios, si no tenemos su dirección, su llenura, nuestros consejos no serán los mejores ni los más bendecidos. Podemos dar un consejo pensando en nuestro propio beneficio y no ser de edificación a quienes lo reciben.


De igual forma, debemos ser sabias y tener discernimiento para reconocer cuando quienes nos aconsejan no están llenos de la sabiduría de Dios.


Prestemos atención cuando recibimos un consejo que alimenta nuestro ego y que nos beneficia en la carnalidad, es muy probable que no sea un consejo de parte de Dios.


Recordemos que lo más importante es buscar el consejo de Dios, leer su Palabra, ahí entenderemos y conoceremos sus planes y propósitos para cada una de nosotras. Seamos sabias al escuchar y llevar a cabo consejos de personas que no tienen temor de Dios.



Para meditar:


¿Siempre busco el consejo de Dios primero que el del hombre? ¿Soy una persona temerosa de Dios y busco su consejo al aconsejar a otros? ¿Qué tal está mi testimonio como mujer de influencia en mi hogar? ¿Honro a mi esposo? ¿Hago mi voluntad antes que la de Dios? ¿reconozco el daño que puedo hacer al tomar una mala decisión?


¿Tomo decisiones por impulso o mi estado de ánimo? ¿Los consejos que tomo y doy, son egoístas? ¿Pienso en otros al dar consejo o sólo en mi bienestar? ¿Tengo discernimiento al recibir consejo? ¿Los consejos que doy alimentan el ego de quien lo recibe o es Palabra de Dios? ¿Trato de imponer mi voluntad en mi esposo? ¿Trato de imponer mi voluntad por encima de Dios?


¡Nos leemos el lunes! Déjame saber cómo es que Dios ha estado hablando a tu vida a través de este bello libro. ¿Qué has aprendido y qué has puesto por obra en tu vida? Te envío un abrazo y que Dios nos siga hablando y bendiciendo.



En Su Gracia


Karla





Devocionales anteriores:





2 comentarios:

  1. Hola Karla, buen día, gracias por estudio, está muy bien, he aprendido muchas cosas especialmente de me ha hecho enfrentarme conmigo misma, reconozco que he sido egoista en algunos aspectos, y que muchas veces me he dejado llevar por lo que me dicen los demás, le he pedido perdón a Dios, y estoy tratando de hacer su voluntad y de buscarlo a Él antes que a nadie, oro para recibir su guía y dirección cada día.
    Gracias por compartir, Dios te siga bendiciendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Dios Ile querida, te mando un abrazo enorme. A seguir trabajando en nuestro caracter y en dejar moldearnos por Dios, animo no te desanimes todos los días son nuevas sus misericordias :D
      Dios te bendiga amiga mia!

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips