viernes, 24 de junio de 2016

Ester – Malas noticias







Lo último que quieres recibir después de un tiempo e gran regocijo, son malas noticias. Es justo ese tiempo que anhelas sea eterno, que todo lo hermoso que te está ocurriendo no llegue a su fin.  Pero pasa a menudo todo lo contrario. Es como si algo conspirara en nuestra contra, y si, si hay algo o más bien dicho: alguien que conspira en nuestra contra.


Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente,
anda alrededor buscando a quien devorar.

1 Pedro 5:7


No descansa, no tiene vacaciones y en verdad busca derrotarnos. Él es el enemigo de nuestra alma, pero bendito Dios que ha sido vencido, nos corresponde velar y estar firmes en la roca que es Jesucristo y recordar que Dios va delante de nosotros como poderoso gigante.


Luego que supo Mardoqueo todo lo que se había hecho, rasgó sus vestidos, se vistió de cilicio y de ceniza, y se fue por la ciudad clamando con grande y amargo clamor. Y vino hasta delante de la puerta del rey; pues no era lícito pasar adentro de la puerta del rey con vestido de cilicio. Y en cada provincia y lugar donde el mandamiento del rey y su decreto llegaba, tenían los judíos gran luto, ayuno, lloro y lamentación; cilicio y ceniza era la cama de muchos.

Ester 4:1-3


Tan grande era el dolor de Mardoqueo al saber que acabarían con su pueblo, que rasgó sus vestidos, se vistió de cilicio y ceniza y se fue clamando. Llegó hasta la puerta del rey aunque no podía pasar; todos cuando sabemos que conspiran en nuestra costra nos dolemos, tal vez hasta lo sentimos como algo injusto. Mardoqueo no la tenía sencilla, mira que celebrar que su prima ahora era reina y de pronto terminar llorando con profundo dolor porque serían destruidos. ¿Ese es el plan de Dios? ¿Es la forma de decirle que lo ama y cuida de él? A nuestros probablemente no lo sea; pero a los ojos de Dios sí.


Sus planes siempre son mayores que los nuestros y aunque veamos una gran nube negra que cubre los cielos y amenaza con una tormenta, nuestro Dios está sobre esa nube controlando todo. Vivamos sin temor y con confianza en Él.


Para Dios somos bienaventurados cuando sufrimos persecución o cuando conspiran contra nosotros. Mardoqueo se dolió tanto que lloraba amargamente en el pueblo; y es que cuando algo nos duele en el alma no lo podemos ocultar.


¿Qué acostumbramos a hacer cuando algo nos produce un inmenso dolor? ¿Lloramos? ¿Nos guardamos ese sentimiento? ¿Oramos a Dios, le adoramos? ¿Lo culpamos y cuestionamos sus decisiones?


Oremos para que nuestro corazón sea compasivo y sensible por aquellos que sufren y no sólo por nosotras, sino por nuestro entorno. Gracias a Dios Mardoqueo era judío, ¿Qué pasaría si el pueblo que hubieran querido destruir fuese otro? ¿Nos dolería igual? Aprendamos a clamar por todos aquellos que pudieran perderse sin conocer a Cristo. Cumplamos lo que hemos sido llamadas a hacer.


Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.

2 Timoteo 4:1-5


Las doncellas y eunucos de la reina Ester le hacen saber que Mardoqueo está consternado a las puertas del rey. Ella en un acto de amor intenta quitar su dolor y cubrirlo, suplir sus necesidades pero él se niega. La preocupación de Ester la lleva a investigar más, lo amaba.


Hatac el eunuco fue enviado a investigar  a Mardoqueo, él abrió su corazón, le habló de lo mal que estaban y de los planes contra ellos. Le hizo llegar a la reina el decreto que había sido dado en Susa para la destrucción del pueblo judío.


En verdad podía confiar en el eunuco, de lo contrario ¿qué pasaría si iba con el chisme al rey? Necesitamos ser sabias y tener discernimiento para reconocer con quienes abrimos nuestro corazón. Hatac fue fiel a Ester y le hizo saber la petición de Mardoqueo: él  le encarga a la reina, la reta a interceder por su pueblo delante del rey.


Y vinieron las doncellas de Ester, y sus eunucos, y se lo dijeron. Entonces la reina tuvo gran dolor, y envió vestidos para hacer vestir a Mardoqueo, y hacerle quitar el cilicio; mas él no los aceptó. Entonces Ester llamó a Hatac, uno de los eunucos del rey, que él había puesto al servicio de ella, y lo mandó a Mardoqueo, con orden de saber qué sucedía, y por qué estaba así. Salió, pues, Hatac a ver a Mardoqueo, a la plaza de la ciudad, que estaba delante de la puerta  del rey. Y Mardoqueo le declaró todo lo que le había acontecido, y le dio noticia de la plata que Amán había dicho que pesaría para los tesoros del rey a cambio de la destrucción de los judíos. Le dio también la copia del decreto que había sido dado en Susa para que fuesen destruidos, a fin de que la mostrase a Ester y se lo declarase, y le encargara que fuese ante el rey a suplicarle y a interceder delante de él por su pueblo. Vino Hatac y contó a Ester las palabras de Mardoqueo.

Ester 4:4-9


Qué importante es vivir en comunidad,  de estar pendientes de quienes amamos, de buscar su bienestar. Imaginemos que somos la reina y que nuestros seres amados no tienen a nadie cerca o en quien confiar. ¿Cómo podemos ayudarles? Busquemos la manera de comunicarnos con ellos y estar al pendiente de sus necesidades para que juntas busquemos una solución.


Principalmente lo espiritual, busquemos que ellos estén bien espiritualmente, que tengan una buena relación con Dios y busquen su consejo. No cesemos de orar por ellos, de clamar por su liberación, y que lleguen al conocimiento de Cristo aquellos que aún no tienen esa bendición.


Para meditar:

¿Qué tanta compasión tengo por mis consiervos? ¿Por los perdidos? ¿He buscado acercarme a Dios para el favor de otros? ¿Me es sencillo pasar por alto y depender de Dios cuando alguien conspira en mi contra?

¿Qué tan pendiente estoy de quienes amo? ¿Me buscan a mí? ¿Obedezco la voz de Dios cuando me pide buscar a alguien? ¿A quienes abro mi corazón, son confiables? ¿Busco el apoyo de otros en mis luchas diarias?



En Su Gracia

Karla






Devocionales anteriores:




A partir de ahora puedes seguir el devocional “Viaja Ligera” desde la página de Facebook
ViveMujer.  De la iglesia Vida Nueva Para el Mundo.




2 comentarios:

  1. Que hermosa enseñanza la de la reina Éster, su prudencia y sabiduría para seguir su ejemplo... Gracias amada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siii, es una bella enseñanza. Gracias a Dios por Ester y Mardoqueo. Un abrazo Eli, Dios te bendiga y guarde!

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips