viernes, 8 de julio de 2016

Ester - ¡Perdóname la vida!






Hemos llegado al día segundo del banquete que la reina Ester  había preparado para el rey Asuero y Amán. Amán aún con el orgullo herido por lo que acababa de acontecer con Mardoqueo, es llevado al banquete de la reina. Recordemos que ella nunca mencionó que era judía, Amán y todos ignoraban de dónde provenía la bella reina.  (Ester 2:10)



Fue, pues, el rey con Amán al banquete de la reina Ester.  Y en el segundo día, mientras bebían vino, dijo el rey a Ester: ¿Cuál es tu petición, reina Ester, y te será concedida? ¿Cuál es tu demanda? Aunque sea la mitad del reino, te será otorgada.  Entonces la reina Ester respondió y dijo: Oh rey, si he hallado gracia en tus ojos, y si al rey place, séame dada mi vida por mi petición, y mi pueblo por mi demanda.  Porque hemos sido vendidos, yo y mi pueblo, para ser destruidos, para ser muertos y exterminados. Si para siervos y siervas fuéramos vendidos, me callaría; pero nuestra muerte sería para el rey un daño irreparable. Respondió el rey Asuero, y dijo a la reina Ester: ¿Quién es, y dónde está, el que ha ensoberbecido su corazón para hacer esto? Ester dijo: El enemigo y adversario es este malvado Amán. Entonces se turbó Amán delante del rey y de la reina.

Ester 7:1-6


Amán a pesar de todo fue al banquete con la reina Ester, llegó el día para el que Ester se estaba preparando, por el que había estado ayunando y el rey le preguntó qué deseaba.


¿Qué le diríamos a Dios si nos preguntara qué deseamos? ¿Qué tal si me ha estado preparando para un momento tan especial que no sólo afecte a mí de manera positiva sino a todo mi entorno?


Ella respondió al rey sabiendo que era muy amada: “Oh, rey si he hallado gracia en tus ojos, y si al rey le place, séame dada mi vida por mi petición y mi pueblo por mi demanda”  ella confiesa que fue vendida y su pueblo también ara ser destruidos, no para ser siervos sino para ser exterminados. Prácticamente estaba diciendo: Rey, perdóname la vida.


Imagina la sorpresa que se llevaron ambos al saber esa noticia, ninguno de ellos conocía la nacionalidad de Ester como tampoco el rey sabía que pueblo sería destruido, Amán nunca le mencionó qué pueblo habría de destruir (Ester 3:8)

El rey pregunta ¿Quién es, y dónde está, el que ha ensoberbecido su corazón para hacer esto? Tal vez olvidó que él era quien daba autorización de exterminar, y recordemos que dio autorización a Amán sin saber a quienes exterminaría.


Ester fue muy sabia al invitar a ambos al banquete, dio a conocer al rey que Amán era malvado y cruel, un hombre que solo buscaba su exaltación. Amán se turbó delante de ellos, él no sabía que la reina era judía, pero el ignorarlo no le daba el derecho de exterminar a un pueblo. Las intenciones de su corazón eran perversas.


La dependencia de Ester hacia Dios, el estar en ayuno buscando el rostro y la dirección de Dios nos deja una enseñanza para momentos de angustia. Antes de buscar consejo del hombre buscar el consejo divino.


Esperemos a que por su gracia un día nos pregunte ¿cuál es tu petición y qué es lo que deseas? Y ser honestas y transparentes con Él, decirle todo lo que anhela nuestro corazón, analizar si nuestras oraciones son para bendecir a otros y glorificar a Cristo o sólo para gastarlo en nuestros deleites.


Busquemos el bienestar y la bendición para todos quienes nos rodean. Habrá más oposición a medida que nos acercamos al trono de la gracia, habrá ataques para que no estemos en su presencia porque el enemigo sabe que estando allí venceremos, ganaremos con Cristo; pero tenemos su autoridad, el poder de la Palabra de Dios y debemos y necesitamos tomar la autoridad que Dios nos ha dado por medio de Cristo y desenmascarar al enemigo, hacerle frente y confiar en que Dios quien nos ama, también nos respalda.



Luego el rey se levantó del banquete, encendido en ira, y se fue al huerto del palacio; y se quedó Amán para suplicarle a la reina Ester por su vida; porque vio que estaba resuelto para él el mal de parte del rey. Después el rey volvió del huerto del palacio al aposento del banquete, y Amán había caído sobre el lecho en que estaba Ester. Entonces dijo el rey: ¿Querrás también violar a la reina en mi propia casa? Al proferir el rey esta palabra, le cubrieron el rostro a Amán. Y dijo Harbona, uno de los eunucos que servían al rey: He aquí en casa de Amán la horca de cincuenta codos de altura que hizo Amán para Mardoqueo, el cual había hablado bien por el rey. Entonces el rey dijo: Colgadlo en ella.  Así colgaron a Amán en la horca que él había hecho preparar para Mardoqueo; y se apaciguó la ira del rey.

Ester 7:7-10


Cuando nos presentamos ante Dios, por su gracia y siendo justificadas le hablamos de lo que nos ataca, podemos hablar con confianza, siendo transparentes pues Él nos defiende. El enemigo de nuestra alma sale huyendo, sabe quién es nuestro Dios.


Busquemos a Dios en oración, Él nos defenderá, aún cuando el enemigo esté sobre nosotras queriéndonos atacar, Él nos defiende y se vuelve contra ellos, siempre habrá alguien que nos respalde y abogue por nosotras, Jesucristo el justo.


Hasta que Dios termina la obra, lo que el inicia y Él que ya comenzó la buena obra en nosotras, la terminará. Esperemos el tiempo correcto para recibir las respuestas y bendiciones de Dios.


¿Cuánto amaría el rey a Ester que no le importó que fuese judía? Así nos recibe nuestro Dios, sin importar de donde vengamos, él nos ama y arropa, nos protege como a sus hijas tanto que dio a Jesús en rescate por nosotras. Si estamos cerca de Él en oración, buscando agradarle y haciendo su voluntad, conoceremos sus pensamientos para nosotras y podremos vivir confiadas en que siempre nos defenderá, nos dará un lugar de honor, nos dotará de valentía y de autoridad para vencer a quienes planean nuestro mal.


Para Meditar:

¿He preparado todo para el momento en que Dios me pregunte qué deseo? ¿Oro e intercedo por mi pueblo? ¿Oro por piedad y misericordia para otros? ¿Reconozco a mi adversario, le hago frente? ¿Tomo el lugar de autoridad que Dios me ha dado? ¿Nos hemos detenido en hacer algo por quien es alguien o porque el temor de Dios está en nosotras?


Todos estamos siendo preparados para cumplir un propósito, una misión. No lo olvides.


En Su Gracia



Karla






Devocionales anteriores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips