lunes, 11 de julio de 2016

Ester – A sus pies





Estamos a dos semanas determinar el libro de Ester, gracias a Dios por su Palabra, estoy agradecida por lo que nos ha mostrado a través de estas semanas. Sé que Dios nos ha hablado a cada una de diferente forma, pero lo más hermoso es que siempre ha estado aquí, con nosotras a pesar de nuestros errores, fallos y tropiezos Dios está aquí, Él lo prometió y hasta ahora lo sigue cumpliendo.


Estos días han sido de confrontación, de saber que Dios siempre nos ve y está pendiente de todo cuanto hacemos; pareciera que las pequeñas cosas con las que batallamos no tuvieran tanta importancia o no hicieran eco en los cielos y la realidad es que no es así. Dios está tan interesado en las pequeñeces de sus hijos, como en las grandes cosas que son perceptibles.


Él nos ama, Él está atento de todo, Él saca lo mejor de nosotras y nos ayuda a cumplir el propósito divino y natural por el cual nos creó y nos selló con su dulce Espíritu. Dios es bueno, es santo, es eterno, es perfecto… es nuestro Padre y Él está aquí, ahí dentro de ti, viviendo en nosotras.


Ester nos deja tantas enseñanzas, como hija, hija adoptiva, amiga, sierva, esposa, reina, temerosa de Dios. Una mujer completa. ¿Qué tenía esa mujer para haber obtenido y logrado todo lo que logró? Temor de Dios y su gracia.


Eso es lo que hoy en día necesitamos, temor de Dios y reconocer su gracia. Enamorarnos de nuestro Dios, confiar en que nos escucha y que pase lo que pase, mostrará que siempre ha estado con nosotras.


Porque estábamos perdidos pero Dios nos ha encontrado. Éramos esclavos de nuestra maldad pero Dios nos ha hecho libres. Estábamos hundidos en pecado, pero Dios mediante su Espíritu Santo nos ha hecho nacer de nuevo, por Jesús. Nos ha regenerado y renovado para cumplir sus propósitos en nosotros. – Josué Barrios


El mismo día, el rey Asuero dio a la reina Ester la casa de Amán enemigo de los judíos; y Mardoqueo vino delante del rey, porque Ester le declaró lo que él era respecto de ella.  Y se quitó el rey el anillo que recogió de Amán, y lo dio a Mardoqueo. Y Ester puso a Mardoqueo sobre la casa de Amán. Volvió luego Ester a hablar delante del rey, y se echó a sus pies, llorando y rogándole que hiciese nula la maldad de Amán agagueo y su designio que había tramado contra los judíos. Entonces el rey extendió a Ester el cetro de oro, y Ester se levantó, y se puso en pie delante del rey, y dijo: Si place al rey, y si he hallado gracia delante de él, y si le parece acertado al rey, y yo soy agradable a sus ojos, que se dé orden escrita para revocar las cartas que autorizan la trama de Amán hijo de Hamedata agagueo, que escribió para destruir a los judíos que están en todas las provincias del rey. Porque ¿cómo podré yo ver el mal que alcanzará a mi pueblo? ¿Cómo podré yo ver la destrucción de mi nación?

Ester 8:1-6


Ese día el rey dio a la reina la casa de Amán, es como si nos restituyeran lo que perdemos cuando actuamos sabiamente. Dios tiene cuidado de nosotras por su gracia, delante de Él podemos hablar sin temor tal cual lo hizo Ester con su esposo, ella le declaró por fin que Mardoqueo era su pariente, es decir, dejó de ocultar algunas cosas que aunque parecían inofensivas, al principio de su vida de reina no eran inofensivas.



Hoy tú y yo podemos y debemos  acercarnos al trono de la gracia y derramar nuestro corazón con nuestro Dios y Padre, nuestro único rey.  Buscar su rostro y todo aquello oculto que había en nosotras, entregarlo a Él en oración, en humildad y en sujeción a Él.



Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;
 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

Salmos 139:23-24



Ester no descansó en que Amán fue quitado del lugar donde estaba, ella clamó al rey por piedad y misericordia para su pueblo, ella se echó a llorar a sus pies rogándole al rey para que anulara los planes y designios de Aman sobre los judíos.
Llama mucho mi atención que ella menciona:


·        Si le place al rey…
·        Si soy digna de su bondad…
·        Si he hallado gracia…
·        Si soy agradable a sus ojos…



Jesucristo nos ha dado entrada al Padre,  ya no somos extrañas ante Dios, ahora somos sus hijas.  (Juan 1:12)

Él nos ha extendido su gracia y a través de Cristo nos ha justificado. (Romanos 5:8-11)

Su gracia es todo lo que necesitamos en nuestra debilidad, ella nos es suficiente cuando pensamos que todo está perdido.  (2 Corintios 12:9)

Somos agradables a sus ojos y podemos acercarnos confiadamente al trono de su gracia a pedir misericordia gracias a Jesús. (Hebreos 4:14-16)



El único poderoso para hacer todo es Dios, no es en nuestras fuerzas, no es por nuestro lugar de autoridad, no es por lo que hayamos hecho o logrado. No es por nosotras, es por su gracia.



Padre, permite que cada día que pasa podamos acercarnos más a ti en oración, permite oh Dios reconocer que siempre estás cerca de nosotras, en cada momento del día, en cada situación y en cada prueba que nos acontece.



Pongo en tus manos nuestra vida, nuestro consciente y subconsciente para que tu dulce Espíritu Santo nos guíe en cómo debemos vivir; extiende tu gracia a nosotras, a nuestra vida para que en confianza podamos hablar contigo y hagamos conocer a ti nuestros anhelos y peticiones más profundas.



Aumenta en nostras el deseo de orar y estar en tu presencia, llénanos de ti y de tu Espíritu, sácianos Señor Jesús y danos el pan que sólo tú nos das. Entregamos mis cargas y todos mis miedos y frustraciones para estar viajando ligeras al lado tuyo amado Salvador.



Danos una nueva forma de orar a ti y úsanos Señor, usa nuestras manos y bendice toda obra de ellas para que sigas glorificándote a través de ellas y en cada persona, mujer y niño que convive con nosotras, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, amén.



Para Meditar:


¿Hay algo que aún no entrego a Dios? ¿Tengo algún pecado oculto? ¿Reconozco la autoridad que Él me ha dado? ¿Clamo a Él por piedad y misericordia para mí y mis hermanos? ¿Me presento ante Él en humildad o con orgullo y soberbia? ¿Me conmuevo con lo que le pasa a mi pueblo, a mi familia o a mi nación?

En Su Gracia



Karla





Devocionales anteriores:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips