viernes, 15 de julio de 2016

Ester – Venciendo al enemigo





Terminamos esta semana con un mensaje de victoria. Un mensaje lleno de esperanza y del poder de Dios manifestado en su pueblo. Somos victoriosas por medio de aquél que nos amó.

En el mes duodécimo, que es el mes de Adar, a los trece días del mismo mes, cuando debía ser ejecutado el mandamiento del rey y su decreto, el mismo día en que los enemigos de los judíos esperaban enseñorearse de ellos, sucedió lo contrario; porque los judíos se enseñorearon de los que los aborrecían. Los judíos se reunieron en sus ciudades, en todas las provincias del rey Asuero, para descargar su mano sobre los que habían procurado su mal, y nadie los pudo resistir, porque el temor de ellos había caído sobre todos los pueblos. Y todos los príncipes de las provincias, los sátrapas, capitanes y oficiales del rey, apoyaban a los judíos; porque el temor de Mardoqueo había caído sobre ellos. Pues Mardoqueo era grande en la casa del rey, y su fama iba por todas las provincias; Mardoqueo iba engrandeciéndose más y más.  Y asolaron los judíos a todos sus enemigos a filo de espada, y con mortandad y destrucción, e hicieron con sus enemigos como quisieron.

Ester 9:1-5



No hay plazo que no se cumpla. En el decreto de Amán se establecía que tenían autoridad para exterminar al pueblo judío, pero sucedió lo contrario los judíos se vengaron de quienes los aborrecían.


Pasa lo mismo en lo espiritual, tal vez haya puertas abiertas o le hayamos dado derecho legal al enemigo de nuestra alma para que pudiera atacarnos, sin embargo, cuando sabemos y reconocemos quién es Dios y lo que hace en nosotros y a través nuestro, todo cambia.


Cuando ejercemos la autoridad de Dios en contra de aquellos quienes nos hacen la guerra y les resistimos, huyen. (Efesios 6:12, Santiago4:7)

Era tanto el miedo que embargaba a los enemigos, que todos los príncipes apoyaban a los judíos. Recordemos Proverbios 16:7




Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová,
Aun a sus enemigos hace estar en paz con él.




¿Por qué? Porque la presencia de Dios estaba con ellos y les respaldaba. Tal como lo hace ahora con nosotras, Dios es quien da la victoria, es Él, no nuestras habilidades sino Él.


Amiga, en ocasiones las circunstancias parece que nos derrotarán en nuestra vida cristiana, las pruebas, los desiertos y las luchas parecieran que tienen el control total, sin embargo con Cristo tenemos la victoria.


Necesitamos estar preparadas para las batallas porque Dios va con nosotras como poderoso gigante. Conforme vayamos creciendo en el conocimiento de Dios, en nuestra comunión con Él y en estar conscientes de la guerra espiritual más sencillo será triunfar. Todas tenemos nuestros propios enemigos con quienes luchamos día a día pero con el Dios Eterno y todopoderoso de nuestro lado podemos clamar a gran voz: ¿Qué pues diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? (Romanos 8:31)


Leer: Ester9:6-15



Cuando reconocemos que el poder de Dios está a favor nuestro y actúa en defensa de nosotras, somos poderosas delante de nuestros enemigos. Podemos vencer las tentaciones que vienen a nuestra vida y salir en victoria.Tengamos comunión con hermanas en la fe quienes nos ayuden a soportar las cargas que vienen a nuestra vida, y estemos listas para la batalla recordando las palabras  de David contra Goliat:







Tenemos como padre al Dios que cuida de su pueblo y nunca duerme (Salmo 121:3-5) quien nos adiestra las manos para la batalla, y nuestros dedos para la guerra, nuestro castillo, nuestra fortaleza y nuestro libertador, nuestro escudo en quien confiamos, nuestra fortaleza y nuestro libertador (Salmos 144:1-2)


Nuestro Rey venció a nuestros enemigos.



Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él,
perdonándoos todos los pecados,  anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, 
quitándola de en medio y clavándola en la cruz,  y despojando a los principados y a las potestades, 
los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

Colosenses 2:13-15




En Su Gracia


Karla



Devocionales anteriores:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips