viernes, 29 de julio de 2016

Madres en la Biblia {Introducción}






Continuamente me pregunto si mi labor como mamá está bien hecho, cada mañana mi oración apunta a ser una madre conforme al corazón de Dios, a buscar cada día el rostro de nuestro Señor y parecerme más a su hijo Jesucristo, para ser la madre que cada uno de mis hijos necesita.



No es sencillo ser mamá, no lo ha sido para mí. No sé si se deba a mi temperamento o tal vez que he buscado en mis fuerzas el llevar a cabo mi desempeño como mamá. No lo sé, sólo sé que cada día que pasa al lado de esos pequeños será un recuerdo para ellos durante su vida. Y he decidido que tengan un gran recuerdo de mi, que ellos puedan sentarse una tarde a la sala con sus hijos y les digan: “su abuela era todo un personaje, cantaba a gran voz por los pasillos mientras mi padre estaba en casa, nos hacía cosquillas, gritaba como loca cuando corríamos en el fútbol, nos dejaba guisar con ella, nos dejaba leerle cuentos… pero sin duda, su pasión era que conociéramos y amáramos al Dios de la Biblia.”



En realidad no quiero que recuerden que la casa estaba impecable, si no tengo tiempo para ellos, no me interesa que recuerden las salidas a los parques de diversiones si no juego con ellos. La vida que Dios nos ha permitido llevar en estos años, es sin duda para que disfrutemos al máximo a nuestros hijos, no lo había visto así hasta que con llanto y mucha frustración oraba tratando de saber cómo guiarlos, cómo hacer de su vida una experiencia hermosa y llena de la presencia de Dios y vi con gratitud que soy muy afortunada, muy afortunada por tener 24 horas al día con ellos, afortunada porque no me pierdo ningún momento de sus ocurrencias, de sus frustraciones, de sus llantos, alegrías, etc. Dios es bueno mujer y sabe qué es lo que nuestros hijos necesitan de su mamá, y los míos, sin duda, necesitan atención al 100%.



Fue ahí donde comencé a estudiar a las madres y padres en la Biblia, ¿qué hacían estas mujeres que criaron grandes hombres de Dios? ¿Tenían los mismos fallos? ¿Sufrían como nosotras ahora? ¿Tenían luchas? ¿Cuál era su método? ¿Qué les llevaba a actuar como actuaban? Muchas mujeres en la actualidad nos sirven de ejemplo a seguir, lo cual es una bendición también, podemos acudir a ellas por consejos y a desahogarnos en un día caótico. Dios es bueno y nos rodea de grandes mujeres y hombres de Dios que han vivido y pasado por momentos que ahora ayudan a mujeres en la lucha diaria de la maternidad. Así que manos a la obra amiga.



No es sencillo ser mamá, pero tenemos un Dios todopoderoso que continuamente nos dice: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad” 2 Cor 12:9 Su Palabra es lámpara a nuestros pies, cuando no encontramos la salida al laberinto, su Palabra siempre nos guía de la mejor manera, y con Él al lado nuestro.



El Salmo 119:66 dice:







Nuestro Dios nos enseña de acuerdo a Su Palabra, el mejor manual es la Biblia. Pero ¿Cómo comienzo a educar o instruir bien a mis hijos? “Comenzando conmigo misma”, si vamos más a fondo podemos darnos cuenta que todo es la actitud de nuestro corazón. ¿Cómo reaccionamos ante las circunstancias? ¿Cuánto creo lo que predico?  ¿Cuánto vivo lo que le comparto a otros y principalmente a mis hijos? ¿Qué tan lleno está mi corazón de la presencia de Dios? ¿Qué tan sano está mi corazón con el cual doy amor a mis hijos?



La Palabra de Dios nos da ejemplos y testimonio de hombres y mujeres de Dios que se dejaron moldear por Dios, entregando su corazón a Él y su vida como padres y madres de familia son un ejemplo a seguir. También hay ejemplos de aquellos que se negaron a recibir la instrucción del Señor como padres de familia, y sufrieron las consecuencias. Decidamos hoy a guiar a nuestros hijos conforme a la Palabra de Dios.



Aprendamos juntas de las mujeres de la Biblia, a ser una madre que bendiga a sus hijos y que sea hecha conforme al corazón de Dios y su diseño divino. Una madre que guerrea por sus hijos de sangre y los de corazón, una madre que se levanta cada día para guiar a sus hijos, instruirlos y conocerlos cada día más. Una madre que bendice el fruto de su vientre y sus generaciones.



¿Te unes?

Si decides acompañarme, nos leemos cada viernes aquí en el blog y entre semana en la página de Facebook.



Seamos Madres conforme al corazón de Dios.



En Su Gracia


Karla




No olvides leer también:








Escribe tu e-mail y recibe las publicaciones directo a tu bandeja de entrada:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips