viernes, 26 de agosto de 2016

Sara, la princesa de la fe






¡Ah! La vida de Sara me gusta mucho leerla, desde el momento que aparece en la Biblia se nota que era una mujer a quien Dios cuidaba. Hablar de la vida de Sara y Abraham es un deleite, el día de hoy sólo me centraré en Sara como mamá, aunque para eso es necesario saber qué fue lo que vivió antes de ser mamá.


Sarai/Sara, esposa de Abraham/Abram era una mujer hermosa en extremo, ellos eran del pueblo de Ur de los Caldos, y cuando aparece Sarai se menciona que: “era estéril, no tenía ningún hijo” (Génesis 11:30)


Debemos tener presente que los antepasados de Abraham NO eran adoradores del Señor, sino de dioses paganos y formaban parte del paganismo de Ur. (Josué 24:2)


Cuando Dios llama a Abram para darle la promesa de que haría de él una gran nación, le estaba dando una promesa de proporciones misioneras, al mismo tiempo que Dios muestra que su propósito desde el principio ha sido llamar y formar un pueblo de todas partes de la tierra para que recibiera su bendición especial. Y por supuesto Sarai era parte de esa promesa.


Al darle esa promesa a Abraham le cambia el nombre a su esposa. (Génesis 17:15)


“Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai,
mas Sara] será su nombre.



Sarai: Mi princesa
Sara: Princesa.


La vida de Sara como la de Abraham estuvieron marcadas por la fe, ellos viniendo de un pueblo idólatra tuvieron que ir desarrollando su fe a través de diversas pruebas y de malas decisiones, lo vimos anteriormente con Agar.


Ahora, cuando Dios le cambia el nombre a Sara, le extiende una promesa a ella:


“Y la bendeciré, y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá a ser madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella.

Génesis 17:16



Será madre de las naciones, los reyes y los pueblos nacerán de ella…


Abraham duda, muestra que los hombres de fe pueden vacilar. Ruega que sea Ismael la simiente de la promesa, pero Dios insiste en que ha de ser Sara quien lleve en su seno esa simiente y le da al niño que aún no ha nacido el nombre de Isaac. (Génesis 17:19) esto quiere decir que para Dios, la simiente si importa.



Vemos la continua duda de Sara en el capítulo 18 cuando se ríe al oír que ella, que es demasiado anciana desde el punto de vista natural para concebir un hijo, daría a luz a Isaac. (Génesis 18:12)



Se rió, y por ello su hijo Isaac, con su nombre le recordaría para siempre su falta de fe de aquél día. El nombre Isaac, significa risa. En esencia, lo que ella y Abraham tenían que aprender en ese momento es que nada es demasiado difícil para el Señor. (Génesis 18:14)



Y llega el día del nacimiento de Isaac. Dios hizo en Sara lo que había prometido:


Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho.
Y llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, que le dio a luz Sara, Isaac.

Génesis 21:2-3



Cuando nació, Sara rió de felicidad, ya no de incredulidad.  Pasando el tiempo, Abraham ofrece un banquete de honor a Isaac. (Génesis 21:8)


Y vio Sara que el hijo de Agar la egipcia, el cual ésta le había dado a luz a Abraham, se burlaba de su hijo Isaac.  Por tanto, dijo a Abraham: Echa a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de heredar con Isaac mi hijo.

Génesis 21:9-10



Lo que me llama tanto la atención de Sara como mamá es lo siguiente:


·        La certeza de saberse estéril y no vivir amargada. (Génesis 11:30) de vivir en sujeción a su esposo y honrarle en todo tiempo y ser obediente con él.

·        El anhelar tanto un hijo y ver cumplida la promesa del Señor que pide a su esposo insemine a su sierva Agar, aunque no fue una decisión sabia y quiso “ayudar y apresurar a Dios” su anhelo por la maternidad es de esperarse en una mujer que se sabe estéril. Recordemos que ellos comienzan a crecer en la fe y esta prueba la fallaron ambos, la muestra de la humanidad y de ir conociendo al Señor en cada prueba que nos pone y desarrollar nuestra paciencia. (Santiago 1:2-4)

·        Dios cumple en Sara su promesa, no por lo que hubiera hecho bien o por quien era ella, sino por quien es Dios y lo que haría a través de ella y de Abraham.

·        Crece en fe y su risa cambia de incredulidad a felicidad.


Si bien Sara no tuvo los aciertos que podíamos esperar, nos muestra su lado humano, frágil y con errores. El anhelo de ser madre la lleva a entregar a su marido a otra mujer y tener un hijo de una esclava.


¿Cuántas noches habrá llorado por un hijo? ¿Cuánto tiempo pasó para que la promesa fuera cumplida en ella? ¿Cuánto tiempo habrá orado?


¿Cuánto tiempo has esperado tú en ser madre? ¿Cuántas veces has llorado por ese hijo que no llega aún? ¿Has perdido la fe? ¿Qué promesa de parte de Dios tienes como mamá? ¿Y si aún no llega, actúas como Sara sin amargura?
¿Cuánto tiempo esperamos por ese hijo que aún no llega a Cristo? ¿Por ese hijo que aun sabiendo es parte de la promesa para ser su hijo, tarda en llegar? ¿Cuánto hemos llorado y orado porque nuestros hijos no sean esclavos sino libres?



Al final, Sara cuida de su hijo, cuida que no sea humillado ni lastimado por su propio medio hermano. ¿Qué harías tú? a nosotras podrán humillarnos y burlarse, pero cuando lo hacen o intentan hacerlo con nuestros hijos, claro que los defendemos y protegemos.



Sara, una mujer con errores, una madre dichosa, una mujer que al final creyó en Dios, le creyó y cuido al hijo de su promesa.


Sara, una mamá con actitud de victoria.



En Su Gracia

Karla




Artículos anteriores

Agar y el Dios que la ve





2 comentarios:

  1. Hermosa historia la de la vida de Sara, una de las cosas que más me llama la atención, que mencionas tú aquí, es que era una mujer sujeta a su esposo, talvez es porque me ha costado mucho aprenderlo, que gran recordatorio del plan de Dios para nosotras las esposas, gracias +Karla Martínez, me ha bendecido mucho! 💕🙅🏻

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amén isa!!! te mando un abrazo enorme, Dios te bendiga y guarde amiga mia!

      Eliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips