viernes, 16 de septiembre de 2016

Ana, la madre que ora







Me encanta leer la Palabra de Dios y encontrar propósitos divinos para sus hijos “Hubo un varón”, en algún momento del tiempo en un lugar destinado, nuestro Señor traza planes y propósitos para llevar a cabo su voluntad.


Este varón Elcana, tenía 2 mujeres. Una era Penina quien tenía 2 hijos y la otra era Ana, quien no tenía ninguno. (1 Samuel 1:2) Todos los años subían como familia a adorar a Dios a Silo, donde estaban dos hijos de Eli, Ofni y Finees sacerdotes de Jehová.


Elcana amaba a Ana, a todos les daba una porción, pero Ana le daba una parte escogida. Ana no tenía hijos y vivía triste a causa de las burlas de Penina.



Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola,
porque Jehová no le había concedido tener hijos.
Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová,
la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía.

1 Samuel 1:6-7



¿Conoces a alguien sin hijos que sea acosada por eso? ¿Tú has sido acosada por aún no tener hijos? ¿Qué tanto sería su dolor que no comía? Ana no podía disfrutar del amor y el favor que le mostraba su esposo a causa de la tristeza.


Ana está en la casa de Dios sintiéndose sumamente triste. Probablemente muchas de nosotras hemos estado en una situación similar, con problemas en casa, con la familia o con nuestro propio esposo y sin poder disfrutar el tiempo en la congregación. Y es que, en ocasiones la tristeza es tan grande que en nuestras propias fuerzas no podemos mitigarla.



Ana en su dolor recibe unas palabras de su esposo que parecieran insensibles “¿por qué lloras? ¿No te soy mejor yo que diez hijos?” ¡Ah! Casi puedo sentir su dolor, su sentimiento de impotencia, tal vez enojo o hasta amargura. Y ella hace lo correcto:



Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo;
y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová,
ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.

1 Samuel 1:9-10




¿Cómo actuamos cuando hay dolor y tristeza en nuestra alma? Tenemos la decisión en nuestras manos, podemos decidir amargarnos y vivir mal siempre o, buscar el rostro de Dios, desahogarnos con Él y ser libres.


Gran prueba para Ana…

·        Amada por su esposo, pero lo compartía con otra mujer.
·        Estéril.
·        Acosada por no tener hijos.
·        Vivía en un hogar donde era juzgada y hecha sentir menos.


Pero eso no la detuvo y oró a Dios, le derramó su corazón.


“Señor de los ejércitos” ¿Qué tal? Esto me muestra que ella conocía en verdad a Dios. hace su voto clamando a Dios, a Jehová de los ejércitos (Jehová Sabbaoth) para que sea su protector.


En medio de su dolor hace un voto con Dios y le dice:


Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva,
y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón,
yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida,
y no pasará navaja sobre su cabeza.

1 Samuel 1:11



Ella entrega su hijo a Dios, era tanto el deseo de tener un hijo que ora incesantemente pidiéndolo a Dios. (1 Sam 1:12-13)


Eli no reconoce que Ana oraba ¿Acaso era tan escasa la oración en esa época que el sacerdote no reconocía que Ana estaba orando? Pero ella estaba desahogándose delante de Dios.



Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho.
 Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos.
Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste.

1 Samuel 1:17-18



Y el Señor se acordó de Ana, respondió su oración, su petición y Ana quedó embarazada y dio a luz a un niño. Llama mucho mi atención que Ana pidió un niño fue específica. Decidió educarlo y guiarlo al servicio de Dios. Cuando Dios le dio un hijo a Ana, ella lo llamó Samuel, que significa “Su nombre es Dios” y es un tributo al Dios que se lo había dado.


Después de esperar tanto tiempo por un bebé, Dios le responde y ella cumple el voto con Dios. Cría a su hijo hasta el tiempo que lo desteta y lo lleva a la casa del Señor en Silo y presenta una ofrenda.


Ana y su esposo demostraron ser padres fieles al Señor y llenos de amor por Él. Estaban mostrándole ese amor al dedicar a su hijo al servicio del Señor para siempre. La oración de Anaque está en el capítulo 2, es una de las oraciones más hermosas que están en las escrituras.


Ana muestra la profundidad de su fe, su visión espiritual de la Palabra de Dios, y sobre todo muestra la gran obra hecha por Dios en los corazones de algunos en esos días de oscuridad espiritual. En esa oración revela tener comprensión de cómo el Señor humilla a los soberbios, pero exalta a los humildes. (vers. 2:1, 3-4, 6-7)


Así es como comprende el verdadero propósito de los sacrificios, que el llevar al pueblo de Dios al quebrantamiento y contrición de corazón para que Dios lo pueda levantar. Habla de la santidad de Dios y de su soberanía sobre todos los asuntos de los hombres. (vv. 6-8)


Expresa una confianza especial en que Dios guardará a los suyos y juzgará a los malvados. Su oración demuestra que conocía la ley de Dios y comprendía lo que significaba para los hijos de Dios.


Ana conocía a Dios, conocía su ley, era una madre que amaba a Dios.


         Ana…
·        Oró con fe.
·        Creyó en la promesa.
·        Su amargura no la alejó de Dios
·        Cumple su voto a Dios (Ec 5:4-5)
·        Agradece a Dios
·        Entrega su hijo al servicio de Dios.


¿Qué mayor confianza en Dios que le entrega a su hijo y lo deja con el sacerdote Elí?
¿Sabes? Cuando leí la historia de Eli y de sus hijos, me pregunté: ¿Cómo Ana se atrevió a dejar a su hijo en manos de aquél varón? Pero en realidad no lo dejó en sus manos, sino en manos de Jehová, de Jehová Sabbaoth, Dios de los ejércitos celestiales. ¿Quién mejor que Él para cuidar a Samuel?


Nos cuesta trabajo soltar a nuestros hijos, ese sentir de protegerlos siempre nos “ata” por decirlo de algún modo, a nuestros hijos. Necesitamos confiárselos a Dios, entregarlos a Él para que su propósito divino y celestial sea cumplido en su vida.


A partir de ahora sigamos orando por ellos.


·        Oremos sin cesar.
·        Oremos a detalle las áreas en la vida de nuestros hijos.
o   Por su vida espiritual
o   Su carácter
o   Debilidades
o   Dones y talentos
o   Y oremos con confianza en Dios.


Leyendo el libro de una madre conforme al corazón de Dios de Elizabeth George, encontré este comentario:


Más adelante vemos al niño hecho hombre, profeta y sacerdote que ora…

         …por la nación en tiempos de gran agitación. (1 Samuel 7:9)
         …por un rey para el pueblo de Dios (1 Sam 8:6)
…porque Dios demostrará su desagrado con el pueblo por haber pedido un rey (q Samuel 12:17-18)
…con un corazón afligido por la desobediencia del rey Saúl (1 Sam 15:11)
…para discernir la voluntad de Dios y ungir al nuevo rey, David (1 Sam 16:1-12)


Podríamos preguntarnos ¿dónde aprendió a orar con tal fervor y diligencia? ¡tal vez en las rodillas de Ana!










En Su Gracia


Karla




Artículos anteriores:











2 comentarios:

  1. Que bello devocional. La fé de Ana siempre me impacto.. Ofrendar al hijo que aun no tenia pero que cria que Dios le daria.. Maravilloso.
    El otro dia en la predica justo revisaron este pasaje, te comparto algo maravilloso que dijeron.. y es que esa fe es al que abrio una nueva generacion de creyentes.. Tal como dijiste.. no se oraba en el templo, los hijos de Eli, hacian lo que querian.. Sin embargo Samuel permanecio puro y fue agradable a los ojos de DIos.. Este pasaje es hermoso. es muy reconfortante ver como Dios oye nuestro clamor en el caso de Ana, y que cuando ella le dio a Dios a su hijo el le dio muchos hijos mas.... :)
    Por otro lado, el modo en que cuido de Samuel y lo mantuvo puro. El modo en que lo usa..
    Nada hay imposible para Dios!
    PD: no habia visto esta serie.. en cuanto pueda leeo el resto.. me parece interesantisimo.. Gracias por tanto trabajo y dedicacion. Dios te bendiga amiguita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por tu comentario mi querdia Ile! complementa lo escrito :D
      espero leerte pronto amiga mía, siempre es una bendición saber de ti, te mando un abrazo enormeee!! tqm!

      Eliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips