lunes, 26 de septiembre de 2016

Loida y Eunice {Sembrando buenas semillas en nuestros hijos}





¡Hola mujer! Durante 8 semanas hemos estudiado a algunas madres que aparecen en la Biblia, hemos visto las características de grandes mujeres quienes fueron madres de grandes hombres de Dios. Mujeres que fueron influencia positiva y de bendición en la vida de sus hijos. No hablamos de aquellas mujeres que dieron mal ejemplo a sus hijos, tal vez en una siguiente ocasión hablemos de alguna de ellas.










Hoy termino esta serie con un par de mujeres de la Biblia a quienes admiro mucho, un par de mujeres que impactaron de cierta forma al apóstol Pablo quien las menciona puntual y específicamente en la vida de su discípulo Timoteo. Estas mujeres en tan solo unos versículos, nos muestra una forma de instruir a nuestros hijos en el camino de Dios porque, siendo mamás creyentes tú y yo, estoy segura que una de nuestras oraciones es “¡Señor, que mis hijos te amen!” ellas son Loida y Eunice.



Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida
que es en Cristo Jesús, a Timoteo, amado hijo: Gracia, misericordia y paz,
de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Señor. Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde
mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones
noche y día; deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo;
trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero
en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.
Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la
Imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía,
sino de poder, de amor y de dominio propio.

2 Timoteo 1:1-7



¿Qué influencia somos a nuestros hijos?

Loida y Eunice, abuela y madre de Timoteo el discípulo del apóstol Pablo, grandes mujeres de Dios quienes sembraron semillas en el corazón del niño Timoteo y que a su edad adulta dieron fruto y fruto en abundancia. Aun cuando el padre de Timoteo no era judío, ellas se dedicaron a formar el carácter cristiano en Timoteo. ¿Qué nos detiene para hacer lo mismo con nuestros hijos?



La mujer sabia edifica su casa… Prov. 14:1



Nosotras podemos influir tan grande en nuestros hijos, que cada semilla que sembremos en ellos dará fruto, ya sea bueno o malo según lo que hayamos sembrado en su corazón.


¿Quién fue Timoteo? ¿Por qué su madre y abuela tienen que ver con su labor de evangelista y discípulo de Pablo? (Hechos 16:1-3) ¿Qué semillas germinaron en Timoteo que podemos sembrar en nuestros hijos a partir de ahora?



1.      Ternura. . “deseando verte al acordarme de tus lágrimas…” Timoteo era un hombre sensible, tierno. Ese hábito los niños y niñas lo aprenden de la mamá. En nosotras está el “poder” para enseñarles a ser sensibles y no guardarse los sentimientos. En México hay una cultura machista, donde se les enseña a los varones a no llorar, muchos de ellos viven su vida sin llanto porque se les instruyó que sólo las mujeres lloran.

Pero si nosotras les damos la enseñanza para expresar sus sentimientos, su llanto, su ternura; ellos crecerán sabiendo que es natural y que es parte de ellos; nosotras como mamás necesitamos ser tiernas. (1 Tesalonicenses 2:7)



2.     Fe no fingida Loida y Eunice eran auténticas cristianas. Aun cuando el papá de Timoteo no era judío (Hch 16:1) la fe de estas mujeres no era hipócrita, su fe no era falsa. Tal vez conozcas a alguien que finge su fe o tal vez te encuentres en ese estado sin darte cuenta.

Una fe no fingida, una fe coherente, una fe que lleva a hacer lo que se predica; una fe fingida sería predicarles a los hijos acerca de algo y la madre vivir de manera contraria.  Por ejemplo, una fe fingida es hablarles a nuestros hijos acerca del amor y perdón de Dios y que nos escuchen hablar contra un hermano, que nos vean de pleito con el vecino o gritando a mitad del tráfico.

Loida y Eunice eran congruentes, sin fingimiento, sin buscar aparentar un cristianismo que no se vivía en casa, eran mujeres temerosas de Dios quienes predicaban con su ejemplo, con su vida.  


Pongamos una nota personal en nuestro diario devocional:







Nosotras decidimos si les damos una fe fingida donde cosechen fruto artificial, no bendecido y temporal; o una fe verdadera que de fruto que permanezca. No podemos dar fruto bueno si la semilla que sembremos no es buena; si sembramos en nuestros hijos una fe fingida o hipócrita, ellos cosecharán una fe fingida y por lo tanto se alejarán de Cristo. No olvidemos que el servicio a Dios inicia en el hogar.


Si sembramos buena semilla en su corazón y ellos se han alejado del camino, en algún momento, esa semilla germinará y dará el fruto que le corresponde, no te desanimes.



3.     Confianza en el poder de Dios.  Pablo le recuerda a Timoteo que no tiene que ser tímido, que fue Dios quien le ha dado valentía. Si alguno de nuestros hijos es temeroso o cree que no tiene poder para realizar algo, tú y yo como mamás tenemos que recordarles (como lo hizo Pablo) que ese don, ese poder y valentía lo han recibido de parte de Dios desde el día que recibieron a Cristo (Hechos 1:8)
¿Qué es lo que han visto en nosotras nuestros hijos? ¿Qué poder les hemos inculcado? Enseñémosles a ellos el poder de Dios en nuestro hogar a través de la Palabra de Dios desde pequeños. (2 Tim 3:15-17)



4.     Amor.    Sembremos en ellos el amor de Dios, el amor ágape, amor no egoísta, no condicionado; ellos aprenderán de ese amor sacrificial en nosotras como mamás. Seamos esa madre que ama a cada uno de ellos con amor incondicional como se nos muestra en 1 Corintios 13:4-7 ¿Cómo los estamos amando?



5.     Dominio propio.  Ah, ¿podemos decir que no cuando todos dicen sí? ¿Qué les enseñamos a nuestros hijos? Si en la escuela celebran algo que va en contra de nuestra formación cristiana, debemos mostrarles a nuestros hijos que no podemos seguir la corriente. Vamos a enseñarles que no todo conviene, aunque muchos digan que es bueno, si no está aprobado por Dios no debemos hacerlo.
Aún cosas que parecen mínimas o insignificantes, por ejemplo, comer, el tiempo viendo T.V., las horas al teléfono, videojuegos si se los permites. Debemos mostrarles cómo dominar sus emociones negativas, el enojo, por ejemplo, enseñarles que no deben prolongarlo y que entiendan el perdón y la reconciliación, la tristeza, etc. Pero todo esto es a través del ejemplo, tú y yo necesitamos ya saber dominar nuestro temperamento, auto disciplinarnos y tener dominio propio sobre nuestro carácter.



Dejemos todo eso nosotras también por amor a Dios, a nosotras y a nuestros hijos. Dejemos de hacer lo que agrada a la gente y hagamos lo que agrada a Dios.


¿A quién queremos servir?


Bendito Dios que nos da la oportunidad de conocerle, de servirle en nuestro hogar, de darle la formación cristiana a nuestros hijos y con el ejemplo de Loida y Eunice, saber que se puede sembrar en ellos un amor y fe verdadera por Dios desde pequeños, aun si nuestro esposo no es creyente.


Seamos mujeres determinadas en formar e instruir a nuestros hijos en el camino de la verdad, en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Demos testimonio dentro de nuestro hogar porque, necesitamos formar a los futuros hombres y mujeres de Dios quienes darán testimonio de Él y serán su voz a aquellos quienes aún no conocen a su creador.


“Así que, somos embajadores en nombre de Cristo,
como si Dios rogase por medio de nosotros;
os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios”

2 Corintios 5:20


Muchas gracias mujer por acompañarme hasta aquí en el estudio de las Madres en la Biblia. Espero haya sido de mucha bendición como lo fue para mí. Hagamos lo que nos corresponde en el hogar y seamos luz para nuestros hijos., que la gracia de nuestro señor Jesucristo esté con nosotras, amén.











En Su Gracia


Karla





Artículos de la serie:





Próximamente te daré detalles de nuestro siguiente devocional.

¡Un abrazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips