viernes, 14 de octubre de 2016

Tesalonicenses {Resumen semana 1}









¡Hola mujer! ¿Cómo vas con tu tiempo devocional? ¿Tuviste algún contratiempo para leer los pasajes diarios y estudiarlos? Hay ocasiones en las que se nos complica por una u otra cosa, pero, es bueno tomar tiempo diariamente para encontrarnos con Dios y buscar estudiar su Palabra.


Hoy te compartiré un resumen acerca de la primera carta a los tesalonicenses, son mis apuntes devocionales. ¡Espero sea de bendición!




El año y el lugar no se han determinado con seguridad. Se cree generalmente que ésta fue la primera de todas las cartas de Pablo y que fue probablemente escrita desde Corinto entre los años 49-54 a.C.


Esta iglesia en Tesalónica fue fundada por el mismo Pablo en su segundo viaje misionero. Aunque tuvo mucha oposición y de hecho fue violentado, logró establecer la iglesia allí donde se convirtieron judíos, un gran número de griegos y mujeres. (Hechos 17:1-10) Es una carta muy personal, no es tan doctrinal como otras, pero nos da recomendaciones, consejos y exhortaciones.


Pablo Silas y Timoteo, están juntos mientras el apóstol Pablo escribe la carta a los Tesalonicenses, sin duda tenían una hermandad y una amistad fundada en Cristo. Un mismo sentir entre ellos.
El saludo de Pablo es característico de él. Gracia y paz.



Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones, acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

1 Tesalonicenses 1:2-3



Pablo nos instruye a velar por nuestros hijos espirituales y presentarlos delante de Dios, tal vez no hayamos ganado a multitudes para Cristo aún, pero si tenemos en mente aquellos por quienes agradecer y orar. ¿cierto? Ellos sabían lo que hacían, estaban comprometidos con su llamado, tenían conocimiento de su trabajo. (a obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.) busquemos nosotras, reconocer los dones y talentos de nuestros hijos (espirituales y naturales) para apoyarles en el uso de ellos para la gloria de Dios y la edificación de su iglesia.


Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección; pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros. Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo

1 Tesalonicenses 1:4-6



Pablo habla a los tesalonicenses haciéndoles saber que ellos han sido elegidos por Dios, un versículo antes les habla de la fe que tenían, el amor por Dios y la esperanza en Cristo...  Siendo una iglesia amada, también es elegida por Dios. Tú y yo hemos sido amadas y elegidas desde antes de la fundación del mundo para ser hijas de Dios.  Somos predestinadas a eso. ¿Por qué?  Porque Él hizo que su evangelio llegara a nuestros oídos no sólo con Palabras, sino con poder. El evangelio no es un mensaje más, es espíritu y es vida.  Es la única palabra que vivifica el espíritu y sacia nuestra alma.  Por eso es que al escucharlo podemos ser testigos del poder de Dios en nuestra vida. Hemos llegado a ser testigos del poder del mensaje de Cristo ¿cierto? Sigue teniendo el poder de hacer milagros, sanar, transformar mentes y corazones y darnos la vida eterna.                   



porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

1 Tesalonicenses 1:9-10


El testimonio de los Tesalonicenses era bien conocido por los pueblos vecinos. Era tanto el amor y la verdadera conversión de ellos, que su testimonio se extendía a muchas partes y Pablo decía que ya no era necesario que él dijera algo, porque las personas se habían dado cuenta de que su vida no era igual, que habían dejado de hacer las cosas que antes hacían, habían roto sus ídolos, habían dejado vicios, contiendas, peleas, etc.  y que eran verdaderos seguidores de Jesucristo.



Ellos, esperaban de los cielos a Jesús, creían en la venida gloriosa de Jesucristo, en la resurrección y en el perdón de pecados por medio de Él. No cabe duda que su testimonio era la mejor presentación del evangelio.



Porque vosotros mismos sabéis, hermanos, que nuestra visita a vosotros no resultó vana; pues habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición.  Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones.

1 Tesalonicenses 2:1-4



Pablo fue violentado cuando estuvo con ellos, recordemos lo que está escrito en Hechos 17:5-6, 17:13  y aun así tuvo la valentía para seguir compartiendo el evangelio. Esto debe darnos ánimo para hablarles a quienes no han escuchado el mensaje de salvación, visitarles; y aún a quienes ya les hablamos alguna vez; sabiendo que, aunque muchos de ellos pudieron rechazarnos, tengamos el valor de hablarles una vez más.


Busquemos exhortar verazmente a través de la Palabra, compartirles el evangelio verdadero, la Palabra que se nos ha confiado porque su Palabra es verdad. No cambiemos el mensaje central que es Cristo, no embellezcamos el evangelio con palabras vanas para agradar a los hombres, hablemos la verdad acerca de la santidad, el compromiso, Dios, la cruz de Cristo, el que somos salvos por gracia y la resurrección.



Porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo; ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros, aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo. Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos.  Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos.

1 Tesalonicenses 2:5-8


Nuevamente, no es necesario “embellecer” la Palabra de Dios para buscar agradar a las personas que nos escuchan para obtener algo de ellos, algo como aceptación, atención o alguna ganancia deshonesta. Dios todo lo ve.



No busquemos recibir honores, adulación, reconocimiento ni nada por el trabajo que Dios nos ha encomendado hacer. Pablo no buscaba la gloria de los hombres. Me encanta saber que el compartir el evangelio nos permite ser madres/padres espirituales, al darles la Palabra debemos tener compasión por ellos pues recordemos que también son pecadores y necesitan saberse amados, oremos por ellos porque son almas que Cristo rescató y puso a nuestro cuidado.




 PARA REFLEXIONAR:
¿Convivo con consiervos para orar por algún ministerio específico? ¿Los tengo presentes en mis oraciones? ¿Oro por aquellos a quienes les he compartido el evangelio?

¿Cómo estoy segura de que Dios me eligió? ¿He pensado en todo ese plan perfecto que tuvo Dios para mi vida y que llegara a conocerlo? ¿De qué forma recibí la Palabra de Dios?

¿Doy testimonio del amor de Dios en mi hogar? ¿Imito a Cristo dentro y fuera de casa? ¿Quiénes me conocen pueden dar testimonio de mi fe?

¿Reconozco la valentía que Dios me ha dado? ¿Exhorto a otros sin afán de hacerles sentir mal, pero con bases bíblicas? ¿Busco agradar a Dios o a los hombres?



Nos leemos la próxima semana mujer, no dejes de orar, no pierdas tu comunión con Dios y sigamos estudiando juntas la Palabra de Dios. Te mando un abrazo enorme, Dios te bendiga y guarde.



En Su Gracia


Karla




3 comentarios:

  1. Gracias por esa palabra muy rica espiritualmente y sobre todo una invitación a la reflexión del Poder que tiene el Evangelio. Dios te renueve cada día con sabiduría de lo alto. Saludos desdd Nicaragua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a Dios Thelma! te envío un abrazo enorme hasta Nicaragua, Dios te bendiga y guarde!

      Eliminar
  2. Gracias por esa palabra muy rica espiritualmente y sobre todo una invitación a la reflexión del Poder que tiene el Evangelio. Dios te renueve cada día con sabiduría de lo alto. Saludos desdd Nicaragua.

    ResponderEliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips