miércoles, 9 de noviembre de 2016

Amor verdadero








La semana pasada hablamos acerca del enamoramiento, sin duda el no estar bien cimentadas en Cristo y en nuestras convicciones, nos puede llevar a tomar muy malas decisiones y perder de vista lo que realmente importa… 
cumplir la voluntad de Dios.


El enamoramiento nos hace maximizar las virtudes de nuestra pareja, y los errores no existen, o por lo menos no son visibles para la persona que se está enamorando.


Convengamos que una pareja que va camino al éxito, es una pareja que tiene metas, propósitos sueños, etc. en común y es en todo sentido… pues cuando habla de que no nos unamos con yugo desigual no sólo habla de creencias, por ejemplo:


*        Él tiene el llamado a las misiones y tú no…
*        Tú quieres tener sólo un hijo y él quiere un jardín de niños.
*        Tú anhelas predicar y él prefiere quedarse en el anonimato intercediendo.


¿Me explico? y ¿cuándo se habla de éstas cosas? ¿Después de casados? Lo ideal es que sea en la etapa del enamoramiento para evitar dolores futuros, sin embargo en esa etapa todo es miel sobre hojuelas.





En la etapa del  amor verdadero ya nos hemos conocido un poco más y el enamoramiento ya no es tan subjetivo sino que, comenzamos a vernos (y mostrarnos) tal como somos.


Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad,
Mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido,
Amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro.

1 Pedro 1:22


En ésta etapa, podemos darnos cuenta si nuestra pareja es la indicada o no, tristemente muchas veces basamos nuestro amor en las motivaciones incorrectas, pero la palabra de Dios nos muestra como reconocer y sobre todo, como dar el amor verdadero.


El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia,
El amor no es jactancioso, no se envanece;
No hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;
No se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.


1 Corintios 13:4-7


Necesitamos ser muy, muy objetivas y sentarnos una tarde con nuestro Dios y orar a Él, analizar de su mano si en verdad nuestro amor es genuino basándonos en el versículo anterior…


*        ¿Realmente seré paciente cuando no actúe como espero que lo haga?
*        ¿Y si pienso en vengarme cuando me deje plantada?
*        ¿Y sus amiguitas?
*        Total… si no pide perdón, yo tampoco.
*        Pero se ha de acordar después.
*        ¿Cuántas veces más aguantaría algo así?
*        No más… nunca cambia.


¿Me explico? Alguna vez en una despedida de soltera le dije a la novia: “Después de determinado tiempo de la luna de miel y el estar en casa, viene el tiempo de la adaptación, es un tanto difícil… pero mantente en oración y recuerda que amas a ese hombre que ya no será tan perfecto.” No pasaron 3 meses de la boda cuando el proceso de adaptación estaba saliendo a flote, gracias a Dios el amor entre ellos es verdadero y su amor por Dios es mayor, así que siguen saliendo triunfantes ante esa situación.



¿Cómo reconozco si lo amo de verdad?

Creo firmemente que el mejor ejemplo de amor verdadero nos lo da Dios al enviar a  Jesucristo a dar su vida por nosotros, pues escrito está:


Pero Dios mostró el gran amor que nos tiene
Al enviar a Cristo a morir por nosotros
Cuando todavía éramos pecadores.

Romanos 5:8 NTV




Y es una gran verdad que hace que recordemos que el verdadero amor en pareja consiste en eso… en no tratar de eliminar las fallas o los errores de tu pareja... Es más acerca de celebrar y disfrutar el VALOR de cada uno, disfrutar las diferencias y volverlas virtudes.







Y para finalizar, de entre todas las historias de amor que se encuentran en la Biblia, la que más me habla de amor verdadero (aunque ya es un matrimonio) es la historia de Ester.


¿Qué más prueba de amor verdadero el que un hombre pusiera a disposición de una mujer su reino, y el salvar a un pueblo que no era su pueblo? ¿Cuánto la habrá amado que no consultó con sus consejeros, qué debía hacer en ese caso? ¿Cuánto le habrá dolido ver a su mujer sufrir por su pueblo que accedió a la petición de ella? ¿Cuán grande y verdadero amor podría tenerle que la dejó junto a su pariente establecer la fiesta del Purim que es para los judíos?









Te bendigo mujer…




Dedicada a Servir al Rey



Karla





Artículo anterior




Te comparto la película de la reina Ester disfrútala y sé bendecida.








6 comentarios:

  1. Gracias Karla, hermoso tema!! bendiciones!!

    ResponderEliminar
  2. hermosa enseñanza estoy aprendiendo mucho, que bueno que agarro este tema y es que en muchas jóvenes falta esta enseñanza para poder tener un matrimonio ideal. Dios te bendiga karla martinez, desearía tenerte en mis contactos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a Dios Sarefta! te mando un abrazo enorme, Dios te bendiga y guarde! escríbeme a soymujderdevalor@gmail.com y con gusto platicamos ;) un abrazo!!!

      Eliminar

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips