lunes, 21 de noviembre de 2016

Habla Señor que tu siervo escucha









Hoy quiero platicarte la historia del llamamiento del joven Samuel al servicio de Dios. Recordarás que este joven fue el resultado de una oración contestada a su madre Ana. Él fue dedicado al servicio de Dios por su madre desde antes de estar embarazada; y creció bajo la tutela del sacerdote Elí.


El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; 
y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia.

1 Samuel 3:1



El estado espiritual del pueblo de Israel no era alentador. La Palabra de Dios escaseaba en aquellos días, pues Dios no se estaba revelando a su pueblo.


Tenemos en nuestras manos la palabra profética más segura: La Biblia. Pero tal parece que en estos últimos tiempos no se está predicando el mensaje real, el evangelio verdadero. Es raro encontrar o escuchar mensajes que nos lleven al arrepentimiento, mensajes que confronten el pecado y nos guíen a buscar el perdón de ellos.


Escasean los mensajes Bíblicos que hablen del infierno, del juicio final, la gran mayoría nos hablan mensajes positivos, llenos de vanidad, exaltando el ego de las personas y los anhelos de un corazón que cada vez se aleja más del evangelio de Cristo, y de aquella voz que nos dice: “niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme”.


Su Palabra nos enseña la verdad, nos confronta con el pecado, nos corrige, nos instruye. No exalta al hombre, exalta la gloria, la magnificencia y santidad del Dios eterno. No se trata de nosotros, sino de Él… siempre Él. Compartamos todo el consejo de Dios, nos ha dejado su Palabra.


El sacerdote Elí estaba ya muy viejito, estaba perdiendo la vista y Dios necesitaba un profeta que anunciara su Palabra. Recordemos que el sacerdocio se había corrompido gracias a los hijos de Elí, era necesario levantar a un varón temeroso de Dios y llama a Samuel.


Y aconteció un día, que, estando Elí acostado en su aposento,
cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver,
Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios;
y antes que la lámpara de Dios fuese apagada,
Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí.

1 Samuel 3:2-4     



Samuel dormía en el santuario, él sabía de Dios, pero aún no lo conocía personalmente. Y así nos pasa a nosotras, crecimos conociendo de Dios, sabiendo que existe o con ese anhelo interno para conocer a ese ser supremo que nos completaría. Pero es hasta que nos es revelado a través de su Palabra, que le conocemos de verdad.



LA LÁMPARA DE DIOS AÚN NO SE APAGABA.


En una época de obscuridad espiritual, bien podía obscurecerse más. Un sacerdocio corrupto, un sacerdote anciano ¿Qué pasaría si murieran todos sin haber levantado otro sacerdote o profeta? Es increíble ver que, en toda la historia, Dios siempre levantó a un hombre que guiara al pueblo al encuentro con Él, pasaron tiempos muy difíciles con juicios tremendos y silencios de su parte, pero al menos un hombre siempre era llamado a ser la voz del Dios vivo.


Samuel dormía, la lámpara también hace referencia acerca del mandato a los sacerdotes en Éxodo 27:20-21, y no se apagaba hasta el amanecer. Dios llamó a Samuel mientras dormía.


Dios nos llama mujer, nos llama para compartirle a nuestra familia, orando, compartiéndoles la Palabra, intercediendo. Es hermoso saber que nos va llamando uno a uno, nos trae a libertad y todo comienza por uno que ha escuchado y decidido obedecer la voz y el llamado de Dios. Alguien nos compartió la luz del evangelio cuando estábamos cegadas, hagamos lo mismo no encubramos más el evangelio.



Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;
en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos,
para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo,
el cuál es la imagen de Dios.

2 Corintios 4:3-4



Dios llama a Samuel 4 veces durante la noche, 3 de ellas él cree que le había llamado el sacerdote Elí y es que Samuel aún no conocía a Dios ni su Palabra le había sido revelada.



Conocía de Dios, pero no conocía a Dios


Creció bajo la tutela del sacerdote Elí, Samuel dormía en el santuario, pero no conocía a Dios. Que no nos pase lo mismo mujer, ni a nuestros hijos tampoco y que estemos dentro del cristianismo sin conocer realmente a Dios; seamos diligentes en guiar a nuestros hijos a Dios. En el capítulo anterior vemos que Samuel servía a Dios (1Sam 2:18) y aun así no lo conocía realmente. El encuentro es personal, guiemos a nuestros hijos y aun nosotras confirmemos esa relación con Dios.


Y Samuel no había conocido aún a Jehová,
ni la palabra de Jehová le había sido revelada.

1 Samuel 3:7



Esta experiencia de Samuel confundiendo la voz de Dios con la de Elí, me hace recordar Juan 10: 27 “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen” cuando somos ejercitadas en Él y le conocemos en verdad, podemos distinguir la voz de Dios y de los hombres que no hablan su Palabra y quienes dan un mensaje diferente al evangelio de Cristo.


Cuando reconocemos la voz de Dios es muy difícil que seamos engañadas por falsos maestros. Leamos la Palabra todos los días porque sin ella, no conoceremos a Dios y tampoco conoceremos el propósito que Dios tiene para nosotras y nuestra familia.


Y Dios llama a Samuel por cuarta vez, y Él le contesta lo que el sacerdote Elí le aconsejó:


Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás:
Habla, Jehová, porque tu siervo oye.
Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar

1 Samuel 3:9


Y Samuel fue y se acostó, Dios se detuvo junto a él y lo llamó como las otras veces; el mensaje que Dios le da a Samuel es de juicio sobre una familia y sobre el pueblo.


Y Jehová dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel,
que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos.
Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa,
desde el principio hasta el fin.
 Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe;
porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado.
Por tanto, yo he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de la casa de Elí no será expiada
jamás, ni con sacrificios ni con ofrendas.

1 Samuel 3:11-14



En ocasiones Dios nos enviará a hablarle a nuestra familia de manera puntual, acerca de algún pecado que estén cometiendo. Unos nos escucharán, otros no, algunos cambiarán sus actitudes y se arrepentirán, buscarán a Dios y otros nos acusarán de locos, fanáticos o legalistas. Tú cumple con lo que Dios te ha llamado a hacer porque:



  
Seamos obedientes mujer, cuando Dios nos envíe, hablemos. Cumplamos lo que nos pida que hagamos y digamos. Oremos por ello y busquemos hacer la voluntad de Dios. hemos sido predestinadas para servirle y ser sus hijas, cumplamos el llamado y anunciemos la luz de Cristo a nuestra familia, a los que aún no le conocen y aquellos quienes se han alejado.



Y Samuel creció, y Jehová estaba con él, y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras.
Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová.
 Y Jehová volvió a aparecer en Silo; porque Jehová se manifestó a Samuel en Silo
 por la palabra de Jehová.

1 Samuel 3:19-21


Comenzó el caminar de Samuel con nuestro Dios y volvió a manifestarse a través de su Palabra. Dios estaba con Él.


¿De qué manera te habla esta porción de la Biblia? ¿Te ha mandado hacer o decir algo fuerte a alguien? ¿De qué manera podemos compartir el evangelio a quienes están pecando?


Me gustaría leer tus comentarios ya sea aquí, o en la página de Facebook. Dios te bendiga y guarde.



En Su Gracia

Karla





No olvides suscribirte al blog aquí para recibir los mensajes y devocionales
directamente en tu correo electrónico.


#MadresQueOran durante todo el mes de diciembre aquí, en el blog.
Pronto te daré más detalles. ¡Te espero!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips