lunes, 14 de noviembre de 2016

Los errores de un padre








En mi tiempo devocional estoy estudiando el libro de 1 Samuel; me he detenido en el capítulo 2 durante varios días porque habla acerca del sacerdote Eli, un varón que no tomó buenas decisiones con respecto a sus hijos. Tengo 3 varones en pleno crecimiento, uno de ellos está por entrar a la adolescencia y todo lo que tenga que ver con él, para encaminarlo en el conocimiento de Dios es de suma importancia para mí.



Elí no es el mejor ejemplo a seguir como padre, tuvo errores en cuanto a su paternidad y gracias a Dios porque de su vida aprendemos a no cometer los mismos errores.



Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová.

1 Samuel 2:12



En hebreo les llama “los hijos de Belial” Belial era un dios pagano, la frase hijos de Belial hace referencia a que eran hombres malvados. Es una historia interesante e importante que nos enseña que no por ser cristianos y tener un servicio a Dios, nuestros hijos son creyentes y amantes de Dios.



Los hijos de Elí eran malvados, pero el problema real era que ellos iban a sucederle en el sacerdocio, ellos serían sumos sacerdotes y ya estaban ejerciendo aun cuando no conocían a Dios.



No olvidemos que el llamamiento es divino y
sin el conocimiento de Dios, no hay santidad.



Ellos no conocían a Dios a pesar de que Elí si lo conocía. El conocer a Dios es una relación personal, no pasa genéticamente; nosotros como padres tenemos la responsabilidad de darles enseñanza y guiarlos al conocimiento de Dios a través de su Palabra. Es una ordenanza.



David Guzik en su comentario bíblico escribe:

Puede ser muy difícil para los niños llegar a tener un conocimiento verdadero y genuino de Jehová cuando han crecido en un hogar cristiano. Ellos simplemente parecen asumir que conocen a Jehová porque papá y mamá lo conocen. Pero los jóvenes necesitan tener un compromiso apasionado para conocer al Señor personalmente.



Y saber de Dios NO es suficiente,debemos conocerlo nosotras mismas en una relación personal.



Ese fue el primer error de Elí.



 1.   Sus hijos NO conocían a Jehová


No conocían a Dios y ello les lleva a cometer 4 pecados que menciona la escritura.

·        Robaban (1 Sam 2:14)
·        Eran agresivos (1 Sam 2:16)
·        No les importaba dar a Dios lo que pedía (1 Sam 2:16)
·        Eran inmorales (1 Sam 2:22)



Era, pues, muy grande delante de Jehová el pecado de los jóvenes;
porque los hombres menospreciaban las ofrendas de Jehová.

1 Samuel 2:17



Los hijos de Elí estaban en el sacerdocio, pero no mostraban respeto por las ofrendas que iban a realizar. Ellos veían como un negocio el sacerdocio.


En éxodo 29:27-28 y en levítico 7:31 menciona que a los sacerdotes les correspondían el pecho y hombro de las ofrendas, pero ellos tomaban lo que fuera. ¡Estaban desobedeciendo lo que Dios pedía en su Palabra!



También ellos pedían que se les diera primero a ellos antes de ser ofrecido o quemado en sacrificio. Era tanta la maldad y avaricia de los hijos de Elí que no dudaban en usar la violencia para obtener lo que querían.



Elí no se tomó el tiempo para discipular a sus hijos, ellos no respetaban el sacrificio; la grosura que debía quemarse era una ofrenda agradable y era exclusivamente para Dios.



Elí falló al discipular y guiar a sus hijos en el conocimiento de Dios, olvidó tal vez que un mandato de Dios es el encaminar a nuestros hijos a Su conocimiento. Ahora, sabemos que no por ser hijas de Dios, nuestros hijos lo son; ellos necesitan encontrarse con Él personalmente y decidir seguirle porque somos hijos, y nuestros hijos no son nietos de Dios.




El segundo error que aprendo de Elí es que era:


2.     Farol de la calle, obscuridad en su hogar.


Samuel el hijo de Ana y Elcana estaba todo el tiempo con Elí, tal vez creció al lado de los hijos de Elí ¿Cuál es la diferencia entre ellos? Pasa a menudo que (tal vez lo hayas experimentado) o sepas de algún ministro de Dios o algún servido que dedican tiempo para ministrar, discipular y enseñar a los de fuera olvidándose de los de casa. Volvemos a lo mismo del punto anterior, necesitamos darnos tiempo para guiar a nuestros hijos, empezar desde dentro. Siendo ejemplo, preparando bien a los futuros varones y mujeres que serán la voz de Dios.




No seamos farol de la calle y obscuridad en nuestro hogar




3.    No los disciplinó


Elí era el sacerdote de Israel, un hombre de influencia. Su trabajo era compartir de la Palabra de Dios al pueblo, él fue también juez de Israel, sucesor de Sansón. Sus hijos serían quienes le sucederían en el sacerdocio, sin embargo, aconteció que el mal comportamiento de ellos y la falta de disciplina por parte de Elí derivó que fueran removidos por Dios mismo.



Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel,
y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión.
Y les dijo: ¿Por qué hacéis cosas semejantes?
Porque yo oigo de todo este pueblo vuestros malos procederes.
No, hijos míos, porque no es buena fama la que yo oigo;
pues hacéis pecar al pueblo de Jehová.

1 Samuel 2:22-24


Elí era muy viejo, pero él sabía que sus hijos estaban pecando. Sabía que estaban robando y que eran inmorales. Llama mi atención que la gente se quejaba de ellos y ¿sabes? Entre hermanas debe haber la confianza de decirnos unas a otras cuando nuestros hijos están saliéndose del redil. Hablemos con sinceridad, son afán de lastimar sino para ayudarnos y edificarnos.


Debemos tener la humildad y sabiduría para atender “las llamadas de alerta” que otros nos dan y actuar de inmediato para hablar con nuestros hijos y disciplinarlos de acuerdo a la falta que hayan cometido.


Elí no los disciplina, les da un sermón raquítico donde pareciera que teme la reacción de ellos, les pregunta ¿por qué lo hacen? ¿acaso hay justificación válida para el pecado? Creo que le falló a Elí, necesitaban disciplina y no sólo una “llamada de atención” por algo tan grave que estaban realizando.


Elí sabía las consecuencias que vendrían por pecar contra el Señor y aun así no los disciplinó ni tomó cartas en el asunto.



Si pecare el hombre contra el hombre, los jueces le juzgarán;
mas si alguno pecare contra Jehová, ¿quién rogará por él?
Pero ellos no oyeron la voz de su padre, porque Jehová había resuelto hacerlos morir.
 Y el joven Samuel iba creciendo, y era acepto delante de Dios y delante de los hombres.

1 Samuel 2:25-26



4. Menospreció la santidad y minimizó el pecado.

El llamamiento al sacerdocio es hermoso, era un llamado específico a una familia, era algo honroso para Elí, y parece que olvidó esa parte. Sus hijos aún no eran ordenados sacerdotes, pero ya oficiaban los sacrificios, actuaban mal, robaban las ofrendas y eran inmorales sexualmente, Elí no los corrigió y Dios le llamó la atención.

¿Por qué has respetado más a tus hijos que a mí?

Tal vez Elí había entrado en un aletargamiento espiritual y ya no tenía celo de Dios, ellos vivían en una época obscura espiritualmente hablando. No olvidemos que NUNCA debemos darle el lugar de Dios a otros. Elí honró más a sus hijos que a Dios, temió más a ellos que a Dios.

Dios prometió que la línea sacerdotal, no quedaría con Elí y sus descendientes, sino que seguiría en otra familia que también descendiera de Aarón.




 Dios es fiel a sus promesas, Él sigue honrando a quienes le honran. Prometió también que terminaría con la línea sacerdotal en la familia de Elí y así lo hizo; Dios sigue siendo Dios, Justo, Santo.

Elí no disciplinó a sus hijos, pero Dios se encargó de hacerlo por amor, por santidad, porque no podemos pretender pasar por alto la santidad de Dios ni podemos minimizar el poder y el celo de Dios.

nuestro deber es:

1.      Instruir al niño en el camino de Dios (Proverbio 22:6)
2.      Hablar de Dios todo el tiempo (Deuteronomio 6:1-9)
3.      Disciplinarlos (Hebreos 12:6)
4.      Honrar a Dios (Romanos 14:8, Isaías 55:6)


Elí no fue un mal padre, cometió errores como lo pudimos haber cometido nosotras, pero gracias a sus malas decisiones tú y yo podemos aprender de ellos y hacer lo correcto en nuestro hogar.

¿Qué aprendiste acerca del tema de hoy? ¿En qué área crees que debas mejorar? ¿De qué forma te habla su historia el día de hoy? Me gustaría leer tus comentarios ya sea aquí o en la página de Facebook. Busquemos juntas el rostro de nuestro amado Dios.



En Su Gracia



Karla





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips