lunes, 9 de enero de 2017

¿Es necesario orar por mí misma?







Una de las preguntas que son más frecuentes acerca de la oración es: ¿Cuánto debo orar por mí? ¿No es suficiente con mi estudio Bíblico y el que ore por otros?

No.

A menudo oramos poco por nosotras, oramos por nuestros hijos, matrimonio, finanzas, familia, necesidades personales, pero dedicamos poco tiempo a la oración por nosotras mismas, por tener una mejor comunión con Dios y ser moldeadas cada día más como Cristo.


Es verdad que, al orar por otros nos beneficia como creyentes y cumplimos con el mandato de orar unos por otros, pero dime, ¿cuánto tiempo dedicas a orar por ti y tu relación con Dios? ¿Cuánto tiempo dedicas a orar por tu lugar como madre y esposa? ¿Cuánto tiempo dedicas a dar gracias a Dios por ti y lo que hace cada día en tu vida?


Dios es bueno, nos escucha cuando le hablamos, cuando derramamos nuestro corazón a Él. ¡Qué hermoso privilegio tenemos como hijas de Dios! si no fuera por la oración, nos mantendríamos lejos de Dios, la oración nos acerca a Dios, nos une a Él. Somos real sacerdocio, podemos acercarnos confiadamente al trono de la gracia, gracias a Jesucristo nuestro sumo sacerdote, nuestro mediador y abogado.


No subestimemos el poder de la oración por nosotras mismas, no es egoísmo, a lo largo de la Biblia vemos ejemplos de hombres y mujeres de Dios que oraron por ellos mismos y su comunión con Dios. presentaban su petición delante e Dios, era su necesidad de Él, su presencia en su vida. Nuestro Señor Jesucristo es el mejor ejemplo de ello, el rey David también.


En muchos de los salmos que él escribió vemos oraciones que reflejan lo que había en su corazón y la necesidad que tenía por Dios.


Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
Afirma mi corazón para que tema tu nombre.
Te alabaré, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón,
Y glorificaré tu nombre para siempre.
Porque tu misericordia es grande para conmigo,
Y has librado mi alma de las profundidades del Seol.

Salmo 86:11-13



...enséñame por dónde ir.
…no permitas que me olvide y me aleje de ti.
…eres mi Padre, el mejor.
…gracias por librarme de todo, de tu ira, del infierno.



Todos los días recordemos que si seguimos vivas aquí, es para alabarle, para compartir su evangelio a otros, para glorificar su nombre y ser luz.



Oremos por nosotras, mujer.

·        Por tener una comunión con Dios, cada día.
·        Por sabiduría y revelación en el conocimiento de Él (Efesios 2:17)
·        Porque el fruto del Espíritu sea evidente en nosotras (Gálatas 5:22)
·        Por permanecer en Él siempre. (Juan 15:5)
·        Por arrepentimiento genuino y temor de Dios. (1 Sam 7:3)



¿Qué otro motivo de oración agregarías?

No olvides que hoy comenzamos con "Madres que oran", te dejo un video en el que te platico qué es lo que estamos haciendo. Puedes verlo aquí:







En Su Gracia


Karla





No olvides suscribirte al Blog para que te lleguen todos los artículos directamente a tu correo electrónico.


2 comentarios:

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips