miércoles, 11 de enero de 2017

Padre nuestro que estás en los cielos








Estoy leyendo el libro “A Solas con Dios” del pastor John MacArthur, un varón de Dios del que he aprendido mucho a través de sus escritos y sus predicaciones en línea. A solas con Dios es un libro que habla de la oración. Está basado en el modelo de oración de Jesucristo, el Padre Nuestro. Hermoso libro.

Te compartiré un fragmento de lo que estoy leyendo.




Cuando llegó Jesús, volvió a presentar al pueblo judío a Dios como Padre amoroso y caritativo para con aquellos que lo conocen, aman y obedecen. En el Sermón del monte, les enseñó que el Padre se encarga de las necesidades de sus hijos:


Pedid, y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe, el que busca halla, y al que llama se le abrirá, ¿Qué hombre hay entre vosotros que, al hijo que le pide pan, le dará una piedra' ¿O al que le pide pescado, le dará una serpiente, Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden' (Mat. 7:7-11).



 Jesús les reafirmó lo que sus Escrituras enseñaban y lo que fieles y devotos judíos siempre habían creído: Dios es el Padre en el cielo para aquellos que confían en él.


En todas las oraciones, Jesús usó el título Padre, excepto cuando estuvo en la cruz llevando el pecado del mundo y fue desamparado por Dios (Mat. 27:46). Aunque el texto de Mateo 6:9 usa la palabra griega Patter; Jesús es muy probable que usara la palabra aramea Abba puesto que ese era el idioma que él y la mayoría de los judíos palestinos hablaban comúnmente. Ya que Abba equivale a nuestra expresión "Papito", Jesús la habría usado para enfatizar la relación personal e íntima que Dios tiene con sus hijos.


Poder acercarse a Dios en oración como nuestro Padre celestial implica varias cosas:


Disipa el temor.
Los misioneros informan que, debido a que tantas personas viven temiendo a sus dioses, uno de los regalos más grandes que el cristianismo brinda a las sociedades primitivas es la certeza de que Dios es un Padre amoroso y cariñoso. Los dioses falsos inventados por las falsas religiones se caracterizan típicamente por ser vengativos y celosos, y sus adoradores deben tomar medidas desesperadas para apaciguarlos. Pero saber que el Dios verdadero es nuestro Padre disipa todo ese temor.



Infunde esperanza.
En medio de un mundo hostil que se desmorona, Dios es nuestro Padre, y él se encargará de nuestro futuro. Si un padre terrenal no escatima esfuerzos para ayudar y proteger a sus hijos, ¿cuánto más nos amará, protegerá y ayudará nuestro Padre celestial (Mat. 7:11).



Elimina la soledad.
Aun si fuésemos rechazados y abandonados por la familia, amigos o incluso otros creyentes, sabemos que nuestro Padre celestial nunca nos dejará (Heb. 13:5). Todo lo que el creyente necesita para eliminar la soledad es la presencia de Dios.
Paul Toumier, un médico cristiano, escribió en su libro A Doctor's Casebook: in the Light of the Bihle (El libro de casos de un doctor a la luz de la Biblia):

Una de mis pacientes, la hija menor de una numerosa familia cuyo padre se le hacía difícil mantenerla. Un día escuchó a su padre murmurar desesperadamente refiriéndose a ella: "Esa realmente no nos hacía falta". Eso es exactamente lo que Dios nunca dice.
Él es un Padre amorosopara todos y cada uno de sus hijos'.



Vence el egoísmo.
Ni un solo pronombre en singular se usa en el modelo de oración de Jesús; comienza con "Padre nuestro" porque somos hijos al igual que el resto de la casa de Dios. Nuestras oraciones deben acoger a toda la comunidad de fieles. Recuerde que Efesios 6:18 dice que debemos orar "por todos los santos". Debemos orar pidiéndole a Dios lo que es mejor para todos, no sólo para el que ora.



Provee recursos.
 Dios es "Padre nuestro que [está] en los cielos. Todos los recursos del cielo están a nuestra disposición cuando confiamos en Dios como nuestro Abastecedor celestial. Él "nos ha bendecido en Cristo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales" (Efe. 1:3). El comentarista Arthur W. Pink escribe:

Si Dios está en el cielo entonces la oración necesita ser algo del corazón y no de los labios, puesto que no hay voz física en la tierra que pueda rasgar los cielos, pero los suspiros y gemidos llegarán a oídos de Dios. Si vamos a orar a Dios que está en el cielo, entonces nuestra alma debe estar separada de toda la tierra. Si oramos a Dios que está en el cielo, entonces la fe debe llevar volando nuestras peticiones".


Cualquier cosa que usted busque: paz, comunión, conocimiento, victoria o valentía, Dios tiene una provisión abundante en los cielos. Sólo necesitamos pedírselo a nuestro Padre.



Exige obediencia.
Si Jesús, como el verdadero Hijo de Dios, descendió del cielo no para hacer su voluntad sino la de su Padre (Juan 6:38), ¿cuánto más nosotros, como hijos adoptivos, debemos hacer sólo su voluntad? La obediencia a Dios es una de las marcas supremas de nuestra relación con él como hijos.

Sin embargo, en su gracia, Dios ama y cuida a sus hijos aun cuando estos sean desobedientes. La historia que contó Jesús en Lucas 15 sería mejor titulada la Parábola del padre amoroso en lugar del Hijo pródigo. El padre en la historia representa a nuestro Padre celestial, que puede perdonar v regocijarse tanto de un hijo que se cree justo, mantiene su conducta moral y es recto, como de un hijo rebelde que se degenera, extravía, pero que luego regresa a casa.

Cuando usted empieza sus oraciones diciendo: "Padre nuestro que estás en los cielos", usted indica sus ansias de ir a él como un hijo, sabiendo que él lo ama. Y descubrirá que él está ansioso de prestar atención y brindar su poder y su bendición eterna a las peticiones de sus hijos si es lo mejor para ellos, y revela aún más su propósito y gloria.






Anímate a leerlo, ¡Te será de mucha bendición!


En Su Gracia
Karla


Puedes conseguir este hermoso libro en cualquier librería cristiana o pedirlo en línea a través de Amazon.






  

2 comentarios:

  1. Gracias karlita hermosa por compartir tan hermosa enseñanza, espero poder leerlo pronto, Dios te siga bendiciendo mucho siempre.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre 😊 tremenda bendición es el que compartas la palabra de Dios y lo que tu aprendes, gracias por tu amor hacia otros y tu deseo de compartir, Dios te siga bendiciendo.

    ResponderEliminar

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips