miércoles, 4 de enero de 2017

¿Por qué, para qué y cómo memorizar la Biblia?







¡Hola mujer! Increíble que estemos juntas otro año más por gracia de Dios, cada año nuevo nos proponemos nuevas metas, proyectos y propósitos en toda área. Pocos son quienes cumplen al pie de la letra lo que se comprometen en año nuevo, confieso: yo no he logrado cumplirlos en los años anteriores, no sé si porque son propósitos inalcanzables o en realidad es que a mitad de año olvido toda esa lista de año nuevo y, curiosamente la recuerdo cuando comienza diciembre otra vez.



Este año lo comencé con un versículo que me sirve de motivación para uno de los compromisos que fijé a inicio de año: Memorizar su Palabra.



Así fue porque Esdras había decidido estudiar y obedecer la ley del Señor
 y enseñar sus decretos y ordenanzas al pueblo de Israel.

Esdras 7:10



Se entregó de corazón al estudio de la Palabra, y a cumplirla y obedecerla. ¿Cómo cumplirla y enseñarla? Conociéndola ¿cómo la conocemos? Estudiándola y memorizarla.


¿Para qué memorizarla?

Si la memorizamos, nos será más sencillo recordarla justo en el momento indicado. Cuando estemos por caer en la tentación, cuando estemos evangelizando a alguien más, cuando la necesitemos, la recordaremos.


A medida que llenamos nuestra mente con la Palabra de Dios, recordaremos qué agrada y desagrada a Dios. También nos sirve para poder compartir con otros el evangelio, poder animar, exhortar, instruir a otros en el camino de Dios.


No necesariamente debemos conocer el número del versículo, pero sí conocer lo que dice y en qué parte de la Biblia está escrito para cuando alguien nos pregunte acerca de la cita.



¿Por qué memorizarla?


Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él,
 para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito;
porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Josué 1:8


Para que nunca se aparte de nuestros labios, memoricémosla….

Para meditar en ella de día y noche, memoricémosla…

Para actuar y vivir de acuerdo a ella, memoricémosla…



Conocerla, estudiarla, memorizarla nos ayudará en esos 3 puntos que menciona Josué. Continuamente agradezco a Dios porque vivo en un país donde tengo la libertad de leer, estudiar y comprar una Biblia; y pienso también, si acaso llega un día donde prohíban esa libertad de culto, no quiero perderme de su Palabra.


He propuesto en mi corazón desde hace tiempo memorizar la Palabra, versículos de los diferentes libros de la Biblia. Pero ahora anhelo memorizar, conocer y estudiar porciones más largas y empezaré con 1 Juan; te comparto la forma en la que lo haré, esa era la forma en la que durante años estudié y memoricé diferentes temas mientras estuve en la Universidad.


Memorización a través de la repetición.


1.      Separa y define el tiempo para leer y estudiar. Necesitamos decidirnos a estudiar y memorizar la Palabra, separemos tiempo para hacerlo.

2.      Elige la versión que usarás para memorizarla, elige la que más sea de tu agrado, yo uso la Reina Valera Contemporánea.

3.      Lee diariamente el libro o la porción a memorizar. Por ejemplo, para memorizar 1 de Juan podemos leer todo el libro en un ratito porque es muy pequeño. La idea es que conozcamos el libro en su totalidad, de qué habla, en qué parte está escrito determinada Palabra. No te frustres ni esperes memorizar todo el libro en un mes, con la repetición constante lo lograrás, pero por ahora centrémonos en conocer lo que dice ¿está bien?

4.      Lee en voz alta una y otra vez, ¿sabes? También ayuda mucho el escucharlo. Puedes hacer uso de diferentes aplicaciones para escuchar la Biblia; en lo personal uso YouVersion para escucharla mientras hago de comer o mientras tejo a ganchillo, es gratis y tiene muchas versiones disponibles.

5.      Memoriza frase por frase y escribe lo que recuerdes, eso ayuda siempre. Al escribirlo memorizarás o recordarás un 30% más de cuando sólo lo oyes o lees.

6.      Repite, repite, repite. No intentes memorizar los números de los versículos sino todo el contexto, poco a poco.

7.      Comparte con alguien lo que vas memorizando. Puedes pedirle a tu esposo que te escuche y corrija donde tengas un error, compartirán juntos la lectura de la Biblia y no perderás un día de estudio.

8.      Cuando logres memorizar, repasa y vívelo. Lo importante es el crecimiento y conocimiento que ahora tendrás al memorizar la Palabra porque, tu mente recordará la palabra precisa cuando la necesites y podrás vivirla.



Recuerda que entre más conocemos de la Palabra, más llenaremos nuestra mente de ella, dibuja, subráyala, usa post-it’s pues ello le ayudará a recordar donde está determinado versículo.













Estudiemos la Biblia para conocerla, aprenderla, vivirla y compartirla con otros.


¿Tienes algún método para la memorización de versículos? ¿Lo compartes con nosotras? No olvides dejar tu comentario aquí o en la página de Facebook.








 En Su Gracia


Karla




¡No olvides inscribirte a Madres que oran!








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips