martes, 14 de febrero de 2017

El amor a Dios nos hace predicar el evangelio









Mateo 28:16-20

La Gran Comisión

“Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había señalado. Cuando le vieron, le adoraron; mas algunos dudaron.Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” —Mateo 28:16-20



Un cambio radical

Cuando veo a gente que tiene años en la iglesia y que raramente comparte de su fe en Jesús, me veo a mi mismo hace unos años. Yo era así.


Aunque prácticamente crecí en la iglesia, yo no tenía pasión por conocer más de Dios. Rara vez estudiaba seriamente la Biblia y mucho menos le hablaba a nadie de Jesús fuera de la iglesia.



¿Qué o quién me hizo cambiar?


Dios. Él decidió hacerme ver la gran necesidad que yo tenía de conocerle y de hacerle conocido.


Cuando tienes un encuentro real con Jesús, y por Su gracia te das cuenta de lo grave de tu pecado y lo inmenso de Su amor por ti, amor que lo llevó hasta morir como un criminal en una cruz para salvarte, no te queda más opción que compartir con otros sobre ese amor.


Pasión por Dios = Pasión por los perdidos



El Ps. John Piper dice: 

“El objetivo principal de Dios a través de la historia es mostrar Su gloria para que los redimidos de todas las lenguas, tribus y naciones puedan disfrutar de ella. Pero donde la pasión por Dios es débil, el celo por las misiones será débil. Las iglesias que no están centradas en la exaltación de la majestad y la belleza de Dios, escasamente encenderán un deseo ardiente para “proclamar entre las naciones su gloria” (Salmo 96:3).”



En los últimos años Dios me ha permitido ir como voluntario en viajes misioneros a países como Nicaragua, Chile, Paraguay, la Republica Dominicana y Haití. Es impresionante como Dios te permite ser testigo de Su gloria en los lugares menos pensados.



Ver a Dios moverse en medio de nosotros y a través de nosotros para tocar tantas vidas en necesidad, no solamente material sino espiritual, trayendo consuelo, esperanza, paz y salvación es algo maravilloso. Es imposible experimentar esto y no ser de una u otra manera transformado. 



La Gloria de Dios


El fin, el propósito principal de las misiones y del evangelismo, es la gloria de Dios. Que gente de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas le conozcan y le adoren.


En Apocalipsis 7:9-10 el Apóstol Juan describe una escena que nos deja ver claramente esta verdad:


“Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. Y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.”



Que gente de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas que todavía no conoce a Jesús venga a conocerle y a darle la honra que Él merece debe ser nuestra meta de vida.


El teólogo inglés John Stott hablando sobre Dios y las misiones dijo una vez: 


“Tendríamos que desear… la honra de su nombre: preocuparnos cuando éste no se conoce, estar dolidos cuando es ignorado, indignarnos cuando es blasfemado. Y, en todo momento, anhelar y trabajar para que se le dé el honor y la gloria que le corresponden.”



Que la gente que nos rodea no conozca a Jesucristo debe dolernos.


La Gran Comisión (Mateo 28:18-20)


La Gran Comisión no es una sugerencia, es un mandato. Y Jesús dijo en Juan 14:15: “Si me amáis, guardad mis mandamientos;”


18 Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.


“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.” —Filipenses 2:9-11


19a Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones,


·        El mandamiento no es simplemente a ir y predicar el evangelio, sino a hacer discípulos. A forjar seguidores de Cristo.
·        Todas las naciones = todos los grupos étnicos. Gente de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. 
·        Yendo, orando, ofrendando.


“pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” —Hechos 1:8


El Espíritu Santo nos capacita para poder cumplir con la Gran Comisión.



¿Y cómo hacemos discípulos?


19b bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado;


·        Todo gira en torno al amor de Dios.
·        Mateo 22:37-39 —“Y Él le dijo: Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amaras a tu prójimo como a ti mismo.” 



PROMESA: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.


En estos tiempos donde vemos como la Palabra de Dios está siendo atacada y blasfemada y donde nosotros los que amamos a Dios somos tildados de ignorantes, intolerantes y faltos de amor, debemos recordar que Jesús prometió estar con nosotros hasta el final. Que hemos sido llamados a amar a Dios por sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. 



EL AMOR A DIOS NOS HACE PREDICAR EL EVANGELIO.


“Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”
—Romanos 8:31-39



Si en realidad somos cristianos no tenemos opción, somos luz del mundo. Entonces esta luz debe reflejarse en nuestro diario vivir, en todo lo que hacemos, en todo lo que hablamos, en todo lo que escribimos.


Redes Sociales: Si Jesús es importante para ti, tus cuentas en las Redes Sociales darán fe y testimonio de esto.


Recuerda que, si has conocido a Jesús y has experimentado de Su amor y gracia, tus amigos y familiares que no le conocen necesitan que tú les testifiques de Él.


Hoy te digo como Jesús le dijo al endemoniado gadareno luego de liberarlo:


"Ve a tu casa y a tu familia y diles todo lo que el Señor ha hecho por ti y lo misericordioso que ha sido contigo." —Marcos 5:19






Emanuel Betances es un blogger cristiano, apasionado con la predicación y propagación del Evangelio en las Redes Sociales y el Internet. Por años ha trabajado activamente en iglesias locales y con varios ministerios evangelísticos y misioneros, tanto dentro de los Estados Unidos como también en Latinoamérica. Produce y comparte material evangelístico y recursos bíblicos a través de su blog, ebetances.com , y sus canales en las Redes Sociales. Sirve como Coordinador Editorial y de Contenidos para Soldados de Jesucristo. Vive en la ciudad de West Palm Beach, FL. junto a su esposa Priscila y sus cuatro hijos y es miembro activo de la Iglesia Bíblica Gracia y Verdad en la ciudad de Hollywood, FL donde sirve en la enseñanza y en la alabanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips