viernes, 14 de julio de 2017

Amables en Todo Tiempo






Hemos estado estudiando detenidamente las características de la mujer descrita en Tito 2, y hoy hablemos acerca de la bondad, la amabilidad en la mujer.


Hace tiempo, la esposa de un pastor nos decía que Dios le había mostrado que estaba fallando en ser amable en su principal ministerio; ella narraba que, con todos los quehaceres de su hogar, el atender a hermanas para consejería y otros asuntos que le exigían tiempo, terminaba cansada y en ocasiones de mal humor.

Sus hijos que en aquel entonces eran unos niños, la buscaban para hacer alguna actividad y ella les gritaba, era desconsiderada en su trato con ellos y no mostraba bondad. Fue un día que después de hablarle mal a uno de sus hijos por hacerle una pregunta, cayó en cuenta de su error y pensó: “¿Por qué no soy igual de amable con mis hijos como con las hermanas de la congregación?” “¿Por qué no les dedico el mismo tiempo a ellos para escucharles?”


"a ser prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, 
para que la palabra de Dios no sea blasfemada".
Tito 2:5 LBLA


Algunas traducciones usan la palabra “buena” o “bondadosa”, y la palabra original en el griego es “Agathos” que significa “de naturaleza bueno” y describe lo que se origina de Dios y es fortalecido por Él en la vida del creyente, a través de su fe.


Es una característica que obtenemos de parte de Dios y que la vamos desarrollando y fortaleciendo en nuestra vida por medio de la Fe. Esto va ligado al fruto del Espíritu en Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad…”  esta palabra en Gálatas para bondad es similar a la de Tito, es la palabra “Agathosune” y nos dice que es una cualidad y condición única de la bondad de Dios que se manifiesta en la excelencia espiritual moral. Es decir, es una virtud que Dios deposita en nosotras y que conforme pasa el tiempo y nuestra comunión con Dios, la vamos desarrollando.


El apóstol Pablo, menciona esa cualidad o virtud en las mujeres piadosas de Tito 2, es un “requisito” al igual que todas las otras características que ya hemos estudiado.


Pero, ¿Cómo puedo mostrar bondad en mi hogar que es mi principal ministerio?

En lo personal, creo que es ahí donde más debemos trabajar, de ahí es donde daremos cuentas a Dios y es donde nuestro corazón debe estar. Casualmente es el lugar en el que somos menos amables, porque hay tanta confianza que olvidamos ser bondadosas y considerados unos con otros. Podemos darnos cuenta de nuestro mal trato y falta de bondad con los miembros de nuestro hogar, si comparamos el trato que les damos a ellos, con el trato que ofrecemos a alguien con quien no convivimos muy a menudo. 


Tenemos tiempo para otros pero para nuestros hijos buscamos el ahora llamado “Tiempo de calidad”, es decir, 15 minutos dedicados únicamente a ellos cuando en realidad lo que necesitan es tiempo. Necesitamos invertir mucho más de 15 minutos al día para conocerlos, amarlos, consolarlos, reír, jugar y todo lo que un niño necesita. Olvidamos que la niñez es corta, olvidamos que son niños y no adultos pequeños y esa es una forma de desconsideración, de no ser buenas con quienes amamos y daríamos la vida sin dudar.


En cuanto a nuestro esposo te comento, estamos a unos días de terminar el Reto de 30 días para esposas que nos proporciona el ministerio de AvivaNuestros Corazones, y en uno de los grupos en donde lo estamos compartiendo, hemos reconocido delante del Señor, que en algún momento dejamos de ser amables con nuestros esposo por permitir que la rutina, el enojo, la amargura, el orgullo y sobre todo, el resentimiento se estacionara en nuestro corazón.


Volvemos a lo mismo que hemos “descubierto” a través de este estudio, se trata de vivir la vida cristiana verdadera, con tropiezos, pero siguiendo adelante con confianza en Dios un día a la vez, viviendo, amando, abrazando el diseño que Dios nos ha dado como mujeres y afirmando con nuestra vida lo que predicamos del Evangelio.


Cualquiera puede ser amable, bondadosa con los de fuera, pero con aquellos con quienes estamos la mayor parte del tiempo ¿lo estamos siendo? ¿Estamos mostrándoles esa bondad que Dios ha depositado en nosotras? ¿Nuestro esposo e hijos al final del día alaban nuestra bondad? ¿Ellos glorifican a Dios por nuestra vida amable y bondadosa?


Es tiempo de voltear a Dios clamando por su perdón, por no dar a nuestros semejantes lo que Él nos ha dado por Su Gracia, por no tratar a nuestro esposo e hijos con bondad, con amor. (Proverbios 31:12)


¿Y qué de nuestra amabilidad con otros? Vivimos en un tiempo donde proclaman que el amor gana todo el tiempo, pero no es así.  Hay frialdad e indiferencia donde se ven las necesidades de otros y es más sencillo cerrar los ojos y seguir de largo. Esto no es generalizado gracias a Dios, pero como Sus hijas ¿Nosotras qué estamos haciendo para mostrar bondad a otros? Gálatas 6:10 dice: “Así que entonces, hagamos bien a todos según tengamos oportunidad, y especialmente a los de la familia de la fe.” ¿Hace cuánto que no pasamos tiempo con hermanos en Cristo que necesitan apoyo espiritual? ¿Hace cuánto que no estamos sirviendo a otros en nuestra congregación? ¿En verdad estamos haciendo bien a nuestros hermanos en Cristo o pasamos de largo al ver su necesidad?


Y hay otro grupo que también nos habla la Biblia, ¿Somos amables con quienes nos persiguen y atacan? ¿Mostramos bondad como nos exhorta Nuestro Señor Jesucristo?

Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.” 
Pero yo os digo:  amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, 
para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos;
 porque Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos.  
Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen también
 lo mismo los recaudadores de impuestos?  Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, 
¿qué hacéis más que otros?  ¿No hacen también lo mismo los gentiles? Por tanto, 
sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

Mateo 5:43-48


Esta porción del Evangelio es sumamente clara, necesitamos vivirlo, amar a nuestro prójimo, ser amables con todos, ¡Todos! y vivir para la Gloria de Dios.


Analicemos hoy cómo nos estamos conduciendo en cuanto a ser bondadosas, y si es necesario arrepentirnos y pedir perdón a Dios y a quienes no hemos mostrado amabilidad, hagámoslo cuanto antes.


Dios nos ayude y nos haga siervos para Su Gloria.

En Su Gracia

K A R L A






 Reto para esposas




Derechos Reservados. Aviva Nuestros Corazones. Escrito por Nancy Leigh DeMoss. Usado con permiso. www.AvivaNuestrosCorazones.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips