jueves, 14 de septiembre de 2017

Edad de oportunidad {Paul David Tripp}


Estoy leyendo un libro que me está siendo de mucha ayuda y bendición. Nuestro primogénito está entrando en la etapa de la adolescencia y con ello, vienen nuevas oportunidades y desafíos para nosotros como padres pero sin duda, nuevas oportunidades para acercarnos a él, presentarle el Evangelio y afirmarle nuestro amor por él.

Edad de oportunidad, un libro escrito por Paul David Tripp que en verdad recomiendo ampliamente, sea que tengas adolescentes en casa o que des consejería, este ejemplar es de los mejores que he leído.

Te comparto un fragmento de lo que leí recién.








Poder Imponente

Pocas cosas tienen en la vida la demanda las veinticuatro horas del día como la tiene la educación de los hijos. Pocas cosas en la vida tienen tal potencial para traer dificultades y dramas inesperados. He hablado con muchos padres de adolescentes quienes hablan de estar preocupados, que sienten que no tienen la fuerza para hacer lo que han sido llamados a hacer. En virtud de esto es vital que no olvidemos la fortaleza que es nuestra como hijos de Dios.


En Efesios 3:20-21 Pablo nos dirige hacia ese poder en una doxología muy conocida.

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.”


El Dios que es nuestro Padre es un Dios de Poder Imponente. A través de este poder él es capaz de hacer cosas que están más allá de cualquier cosa que podamos verbalizar o comprender con nuestra imaginación. Piensa en la cosa en tu vida que parezca ser lo más imposible de lograrse. ¡Dios es capaz de hacer más que eso! Piensa en la cosa que la Biblia diría que es lo que más se necesita en la vida de tu adolescente, no obstante parece ser nada realista lograrlo y parece estar fuera del alcance. ¡Dios es capaz de hacer más que eso!
Es importante que veamos nuestra tarea como padres desde el punto de vista del poder imponente de Dios – el poder por el cual creó el mundo, mantiene funcionando el universo, resucitó a Cristo de los muertos y derrotó al pecado.


Nuestro Dios es un Dios de poder glorioso que va más allá de lo que puede concebir nuestra mente. No podemos ver nuestra responsabilidad paterna sólo desde la perspectiva de nuestra fatiga y debilidad. Debemos recordar que somos hijos del todopoderoso. ¡Él es Poder! Él es fortaleza.


Pero debemos decir todavía algo más. Quizá estás pensando, ¡Cómo me gustaría obtener algo de ese poder! Pero no sabes cómo obtenerlo. De hecho, muchos padres con los que he hablado se han sentido desanimados por pasajes como Efesios 3:20 porque parecen estar tan lejos de su propia experiencia.


Necesitamos considerar con cuidado las palabras de esta doxología.  Dice que Dios es “poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos” (ahora pon atención a estas palabras) “según el poder que actúa en nosotros” ¿En dónde está su poder? ¿Está allí lejos en algún lugar de los cielos, estando disponible sólo para aquellos que han descubierto el ritual correcto para ponerlo en acción? ¡No! Eso no es lo que Pablo dice. En vez de eso dice algo que es glorioso y radical, sin embargo es algo real.

El poder imponente de Dios reside dentro de su pueblo y está activamente en funciones. Padres, este poder glorioso reside dentro de ustedes como hijos de Dios, por medio de su Espíritu Santo, de tal manera que pueden hacer las cosas a las que Dios les ha llamado que de otra manera sería imposible realizarlas.
Es en nuestros momentos de debilidad cuando nos rehusamos a darnos por vencidos que experimentamos las fuentes gloriosas de poder que reside dentro de nosotros por ser hijos del todopoderoso. 

Pablo nos dice en 2 Corintios 12:9 que el poder de Dios se perfecciona en nuestra debilidad. A menudo nos perdemos de experimentar su poder porque tendemos a renunciar cuando hemos golpeado la pared. Es cuando hemos agotado los recursos de nuestra propia fuerza y sabiduría que tendemos a sucumbir a las emociones del momento, diciendo y haciendo cosas que luego lamentamos toda la vida. Pero debido a la obra de Cristo, podemos hacer algo diferente; podemos ser padres con valor y esperanza. Es importante reconocer la fuerza que se nos ha dado como hijos de Dios.


El Regalo de Gloria

En Juan 17, Cristo está enfrentando la cruz, la resurrección y su ascensión al cielo. En los momentos finales antes de su captura, va al su Padre en oración por sus discípulos y por aquellos que habrían de creer por su ministerio. Ora por la relación que sus seguidores tendrían el uno con el otro; que sus hijos experimentaran la misma unidad que él tiene con el Padre y el Espíritu.


¡Imagínate una familia en la que reine tal unidad! ¡Imagínate el tipo de relación que tendrías con tu adolescente! Ciertamente, es una tentación mirar estos pasajes y decir, “Por favor ¡Pon tus pies sobre la tierra! ¡No puedes estar hablando en serio! ¡Realmente no piensas que esto es posible! ¿O sí?”
Antes de desechar estos pasajes por parecer totalmente idealistas y tan distantes de nuestra propia experiencia como para ser de ánimo o ayuda, necesitamos poner atención cuidadosa a sus palabras (Juan 17:20-23)


“Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.”


En su oración Cristo dice que ha hecho algo magnifico para su pueblo.
Conociendo la imperfección del mundo y nuestros corazones pecaminosos, Cristo vio que era imposible que alguna vez experimentáramos por nuestra cuenta el amor y la unidad que son su plan para nosotros. En la tierra había visto la amargura, ira, celos, avaricia, engaño y venganza que produce el pecado. Sabía que debía proveer ampliamente para su pueblo o nunca vivirían en unidad y amor. El hermano nunca amaría a la hermana, el esposo nunca amaría a su esposa, el amigo nunca amaría a su amigo, y el padre nunca amaría a su hijo sin su intervención divina. ¡Y eso es exactamente lo que proveyó!


Pon especial atención a las palabras de versículo 22: “La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno”. Escucha lo que está diciendo Cristo. Cuando Cristo vino a la tierra y se encarnó, la gloria del Dios todopoderoso fue puesta en él para que, a través de él, la gloria de Dios fuese vista por todos nosotros. Cristo luego dice que la gloria que fue puesta en él, la ha puesto en sus hijos para que sean uno. Necesitamos adoptar esta realidad de la redención. 

Lo que estaba muy por encima de nuestro alcance ha sido colocado pro Cristo dentro de nuestro alcance. Él ha puesto la gloria del Dios todopoderoso en nosotros con un propósito específico: que nuestras relaciones mutuas reflejen aquella que existe en la trinidad. Pablo lo dice así en Colosenses 2:9-10: “ Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él. . .”

Cuando tratas de hablar con tu adolescente, no sólo eres tú y él a solas en una habitación, con la esperanza de que de alguna manera, serán capaces de llevarse bien uno con el otro. La gloria de Dios te ha sido dada como un regalo para que puedas ser un instrumento humilde, amable, paciente y tolerante del amor y la unidad que Dios ha planeado para su pueblo. Su regalo de gloria es tu esperanza de unidad.

Notemos además que Cristo dice, “para que sean perfectos en unidad”. Es importante ver que Cristo no ora diciendo “para que ellos mismos lleguen a estar completamente unidos”. ¡No! Cristo está diciendo, “Padre, si tus hijos van a vivir en unidad y amor, tú tienes que hacerlo en ellos”. De nuevo, en aquellos momentos en la habitación, no sólo nosotros somos los que estamos obrando.
Dios está obrando para producir lo que sólo él puede producir. 

Estos son sus momentos de gracia, sus momentos de redención y cambio. Probablemente no hay otro momento en nuestras vidas en el que   necesitemos más el regalo divino de gloria y su actividad momento a momento que en los años cuando estamos educando a nuestros adolescentes. En estos años somos confrontados con nuestras debilidades, pecados e inhabilidades. Es en estos años que el enemigo quiere llevarnos de las metas altas a las que Dios nos ha llamado a conformarnos a tener control humano y éxito en la situación.
Necesitamos recordar que el regalo divino de gloria nos fue dado para hacer el puente entre nosotros y nuestros hijos para que su amor y unidad florezca entre nosotros.



Paul David Tripp.
Edad de oportunidad una guía Bíblica para educar a los adolescentes.
Pág. 90-94






¡Te animo a adquirir este hermoso libro!

En Su Gracia

K A R L A



¿Te imaginas escribir tu propio libro de oraciones y junto a tu devocional? ¡Ya está disponible en Amazon para que comiences a escribir en él! 
Ideal para mujeres de todas las edades que gustan de escribir sus memorias con Dios. 

Puedes verlo directamente en el siguiente enlace.  {http://a.co/aZSaRLP}



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips