viernes, 22 de junio de 2018

La zarza que no se consume {Tercera parte}




Hoy continuamos con el estudio de Encontrando a Jesús en el Antiguo Testamento. Si no pudiste descargar el cuestionario correspondiente al tema “La zarza ardiente” aun puedes hacerlo, está disponible en este enlace y es gratis.

Continuamos con este hermoso estudio “Encontrando a Jesús en el Antiguo Testamento” y reflexionamos si continuamente vemos a Jesús a lo largo de todos los pasajes de la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.





Juan 15:5 dice: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer.” Es importante resaltar que Jesús está diciendo aquí que nosotras como cristianas estamos unidas a Él, somos uno con Él y nuestro fruto como cristianos viene de Él. Estamos conectadas a Dios a través de una conexión con Jesús, Él es el puente, la cruz es ese puente. Juan 20:21 nos explica: “pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que, al creer, tengáis vida en su nombre.” 

Al observar los arbustos de uva, vemos que la vida viene de la vid y de ahí pasa a los sarmientos, un sarmiento que no está pegado a la vid muere por falta de nutrientes, esto es exactamente lo que ocurre con nosotras para que podamos glorificar a Dios tenemos que permanecer en Él, Él nos creó, Él nos eligió, Él nos salvó y Él hace la obra a través de nosotras si permanecemos en Él.

Siendo lideres en la iglesia, si no caminamos con Él, es muy peligroso porque estamos creyendo que podemos hacerlo solas, estamos dando un mal ejemplo porque no dependemos de Dios y tenemos que mantenernos conectadas cien por ciento del tiempo.

Él ha preparado y orquestado las circunstancias para que podamos dar fruto, Efesios 2:10 nos dice: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.”

Jesús era el ángel en la zarza ardiente. Él estuvo en la tierra cada vez que decía Yo soy estaba confirmándole a sus discípulos que fue Él quien habló con Moisés a través de la zarza ardiente, y mientras esto confirmaba y afirmaba a sus discípulos, también enardecía y encolerizaba a todos aquellos que fueron quienes le persiguieron hasta matarle.

Moisés reconoció que era Dios en la zarza porque en el versículo 6 de Éxodo 3 dice que cubrió su rostro porque tenía temor de mirar a Dios, nosotras reconocemos que Jesús es Dios porque hebreos 1:3 nos dice: “Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder.”

Y Juan lo reconoció como Dios cuando dijo en Juan 1:14 “Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” La Palabra griega utilizada en este versículo para verbo es logos, Jesucristo fue la persona que pronunció las palabras de la zarza, el excelente mediador e intermediario entre Dios y nosotros como Pablo dijo a Timoteo en 1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre”

Recordemos que lo que impactó a Moisés al ver la zarza ardiendo es que esta no se consumía, pero como representaba la presencia de Dios mismo no se consumía, esto es una analogía de lo que Jesús haría por nosotros. Él era hombre, creció y como adulto reveló su identidad, era un hombre, sin embargo, Él era Dios.

Esto quizá no lo entendemos por completo, pero lo aceptamos por fe. Era 100% hombre y por eso pudo morir por nosotros, pero también era 100% Dios y por eso pudo vivir una vida perfecta. Por esta razón también la muerte no pudo tener dominio sobre Él y la venció.

Mateo 28:20 nos recuerda “enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” Y no solamente que estará con nosotros, sino que hebreos 7:17 nos enseña hablando sobre Jesús: “Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.” Dios caminará con nosotras hasta el final.

Salmos 19:1 nos muestra: “Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos.” El versículo 4 demuestra que Él sigue hablando con nosotras hoy: “Mas por toda la tierra salió su voz, y hasta los confines del mundo sus palabras.”

Aunque no literalmente veamos una zarza ardiendo como Moisés con la voz de Jesús, Él sigue hablando con nosotras a través de su creación y de su Santo Espíritu morando en nosotras, así como a través de Su palabra, leyéndola, estudiándola, oyendo predicadores y en nuestro caminar con otros cristianos Él está hablando siempre.

Jesús, la misma persona que habló con Moisés está hablando con nosotras hoy no lo dudemos nunca; si en algún momento no escuchamos su voz cuestionémonos ¿cómo está nuestra salud espiritual?

Él nos ha dejado su palabra escrita para hablar con nosotras como hebreos 1:1-2 nos asegura: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo.” 

Pidamos al señor que nos ayude a creer y crecer en nuestra fe para acercarnos a Él y obedecerle. Confiemos totalmente en Él.




Hasta aquí el estudio de este bello tema. ¡Nos leemos pronto!

En Su Gracia

K A R L A



Damos muchas gracias a Dios por cada hermana del ministerio Mujer para la Gloria de Dios quienes nos dieron la oportunidad de compartir este estudio, un estudio de mucha bendición y edificación para el cuerpo de Cristo. Visita también Soy Mujer de Valor y déjanos tus comentarios. ¡No olvides que puedes escuchar el estudio en vivo directamente en este enlace!

Te pedimos nos apoyes en oración, por ellas y por nosotras para que podamos seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de su pueblo y la expansión del reino de Cristo. Oren por nuestra protección también para seguir adelante con su encomienda.

La próxima semana estudiaremos “Apropiándonos de su sangre” ¡No te lo pierdas! ¡Dios te bendiga!


miércoles, 20 de junio de 2018

La zarza que no se consume {segunda parte}





Hola mi amada hermana, hoy continuamos escudriñando a través de la historia de Moisés para encontrar a Jesús en ella.

Recuerda que, si no has descargado el cuestionario correspondiente a este tema, lo puedes hacer directamente aquí, sin costo alguno para que puedas ir contestándolo conforme estudies con nosotras. 




En Éxodo 6 el ángel se auto definió como “Yo soy” y al Jesús definirse también como “Yo soy” estaba diciendo que Él mismo había sido quien habló con Moisés en la zarza ardiente.

El hecho de que el ángel se llamara a sí mismo “Yo Soy” significa que él es eterno, auto existente e inmutable; significa también que siempre ha existido y siempre existirá, por eso hebreos 13:8 clama: “Jesús es el mismo ayer, y hoy y por los siglos”

En el libro de Juan podemos encontrar en muchas ocasiones la expresión de Yo soy. Él dijo “Yo soy la puerta, si alguno entra por mí, será salvo, entrará y saldrá y hallará pasto” (Juan 10:9). Sólo uno nos puede dar salvación y ese es Jesús.

En Juan 6:35 dijo: “Jesús les dijo: Yo soy el pan de la vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed.” Solamente Dios es capaz de quitarnos el hambre y la sed para siempre, porque la realidad es que Él es el único que puede satisfacer nuestra alma eterna.

En Juan 8:12 dijo también: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.”  Y en 1 Juan 1:5 nos dice: “Y este es el mensaje que hemos oído de Él que os anunciamos: Dios es luz, y en Él no hay tiniebla alguna.” Es importante entender que cuando la Biblia habla de las tinieblas, puede estarse refiriendo al pecado y al reino de las tinieblas. Y como Jesús no tenía una naturaleza pecaminosa y vivió una vida perfecta, Él vivió en la luz, sin embargo, es mucho más que esto, Él es la luz porque “ni aun las tinieblas son obscuras para ti y la noche brilla como el día, las tinieblas y la luz son iguales para ti” (Salmo 139:12).

Y como Él es Dios y juez a la vez, nos avisa en Lucas 12:2-3 “Y nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse. Por lo cual, todo lo que habéis dicho en la oscuridad se oirá a la luz, y lo que habéis susurrado en las habitaciones interiores, será proclamado desde las azoteas.” 

Juan 10:11 nos dijo respecto a Su plan para con sus hijos: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas.” Solamente un Dios 3 veces Santo es el único que podía dar su vida porque la vivió sin pecado.
Romanos 3:10 nos dice: “No hay justo, ni aun uno”

Y Él dijo en Juan 14:6 “Yo soy el camino, y la verdad y la vida nadie viene al Padre sino por mí”. Notemos que no dice sígueme sino soy el camino. Cada vez que Jesús le decía a una persona “sígueme” les estaba llamando para ser un discípulo de Él como Mateo 4:19 nos dice: “Seguidme, y yo os haré pescadores de hombres.” O cuando instruye a que lo imitaran como en Mateo 6:24 que dice: “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” Sin embargo, cuando Jesús hablaba sobre la salvación su respuesta era Yo soy el camino. Obviamente todos aquellos que son salvos deben seguir sus instrucciones, enseñanzas y mandatos, sin embargo, como sabemos que no podemos ganar el cielo si no fuera por la entrada dada por su obrar en la cruz, por tanto, Él es el único camino.

Jesús siempre decía la verdad y fue reconocido por las personas a su rededor como verás, porque leemos en Mateo 22:16 “Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con verdad, y no buscas el favor de nadie, porque eres imparcial.” Jesús dice que Él es la verdad. Juan 17:17 nos dice “Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad.”  Y sabemos que Él es la Palabra porque en Juan 1:1 nos dice: “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.” 

La palabra hebrea usada para verbo es logos que significa “La palabra” de nuevo implicando que para vivir la verdad tenemos que estar en Él como Colosenses 2:6-7 nos enseña: “Por tanto, de la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en Él; firmemente arraigados y edificados en Él y confirmados en vuestra fe, tal como fuisteis instruidos, rebosando de gratitud.” No es caminando con Él, es caminando en Él.

El último Yo soy, se refiere a que Él es la vida o Zoe en griego, y no significa solamente vida física sino vida plena, que pertenece a Dios, una vida dedicada a Dios que durará por la eternidad refiriéndose a la vida más allá de la física, y de nuevo sugiriendo que Jesús es Dios.

Él es el creador de todo, como Colosenses 1:15-16 nos dice: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él.”

El versículo 17 demuestra que sin Él no podemos mantenernos con vida, ni física ni espiritual como leemos: “Y Él es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas permanecen.”

Es increíble cuando pensamos que Él es la vida y que dio por nosotras su vida, por esto Pablo exalta en Romanos 11:33 “¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!” Jesús que es Eterno, que no tiene principio ni fin había de morir para el perdón de nuestros pecados. Dios no puede morir, sin embargo, Jesús el hombre, sí y vemos la unión de ambos en Juan 10:17-18 cuando Jesús dijo: “Por eso el Padre me ama, porque yo doy mi vida para tomarla de nuevo. Nadie me la quita, sino que yo la doy de mi propia voluntad. Tengo autoridad para darla, y tengo autoridad para tomarla de nuevo. Este mandamiento recibí de mi Padre.”

Es Él que voluntariamente dio su vida es algo importante, porque a veces creemos que fueron los romanos, los judíos y no, Él dio su vida por amor a nosotros.



Por hoy terminamos el estudio esperando que haya sido de mucha bendición, te pedimos que no dejes de visitarnos el próximo viernes para terminar con este tema de “La zarza ardiente”

Recuerda de orar y visitar Mujer para la Gloria de Dios para que puedas escuchar el estudio y contestar tu cuestionario mientras escuchas y eres edificada con la hermana Cathy Scheraldi de Núñez, quien nos ha dado la oportunidad de compartir este bello estudio de su autoría.

¡Nos leemos pronto!

En Su Gracia

K A R L A






domingo, 17 de junio de 2018

La zarza que no se consume {Primera parte}




 Para comenzar…
Como cada lunes, te comparto el cuestionariodel tema de esta semana con las preguntas para completar de acuerdo con tu estudio y preguntas para reflexionar.
Oremos pidiendo que el Espíritu Santo nos dé sabiduría y nos muestre lo que Dios desea mostrarnos, a través de los versículos que estudiaremos.




Hoy iniciamos estudiando a Dios al hablar con Moisés a través de la zarza ardiente, comenzaremos leyendo sobre este acontecimiento en el libro de Éxodo 3:1-6

“Y Moisés apacentaba el rebaño de Jetro su suegro, sacerdote de Madián; y condujo el rebaño hacia el lado occidental del desierto, y llegó a Horeb, el monte de Dios. Y se le apareció el ángel del Señor en una llama de fuego, en medio de una zarza; y Moisés miró, y he aquí, la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces dijo Moisés: Me acercaré ahora para ver esta maravilla: por qué la zarza no se quema. Cuando el Señor vio que él se acercaba para mirar, Dios lo llamó de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Entonces Él dijo: No te acerques aquí; quítate las sandalias de los pies, porque el lugar donde estás parado es tierra santa. Y añadió: Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tenía temor de mirar a Dios.”

Hay varias cosas que nos llaman la atención aquí. Primero, hasta este momento era un día ordinario, como cualquier otro; Moisés era un hombre ordinario haciendo un trabajo ordinario. Cuando de repente este ve un arbusto llamado zarza, que de la nada y aisladamente se está quemando. Especulamos que esto no fue extraño para Moisés porque él estaba en medio del desierto e imaginamos que las zarzas secas se prendían solas por el calor y lo podemos ver hoy en día. Segundo, tampoco notamos que Moisés se exaltara por verla ardiendo. Lo que llamó la atención de Moisés (porque fue extraño) es que aun cuando la zarza ardía en fuego, no se consumía y esto sí era insólito.

Nosotras sabemos que esto fue así porque era el Señor hablando con Moisés a través de esa zarza según lo que está escrito en el versículo 2, sin embargo, al ocurrir esto, Moisés no sabía que era Dios quien le estaba hablando, no lo identificó de manera inmediata y por esto se acerca a investigar lo que estaba ocurriendo.

Nos preguntamos ¿Conocemos de otra manifestación de Dios a través del fuego?

Si, y aunque la mayoría ocurrieron después de este acontecimiento, hubo una ocasión antes cuando Dios hizo el pacto con Abraham en Génesis 15, recordemos que Abraham le preguntó a Dios mismo cómo él podía estar seguro de que cumpliría la promesa que le dio. Dios no solamente reconfirmó el pacto con Abraham de que sus descendientes serían innumerables, sino que Dios también le advirtió que serían esclavizados por 400 años y no iba a ser sino hasta la cuarta generación que ellos regresarían a la tierra que Dios le prometió a Abraham.

Y leamos en Génesis 15:17 cómo Dios selló el pacto con él: “Y aconteció que cuando el sol ya se había puesto, hubo densas tinieblas, y he aquí, apareció un horno humeante y una antorcha de fuego que pasó por entre las mitades de los animales.” Dios era esta antorcha de fuego.

¿Recordamos que usó para iluminar al pueblo judío durante su viaje a la salida de Egipto? Leamos Éxodo 40:38 “Porque la nube del Señor estaba de día sobre el tabernáculo, y de noche había fuego allí a la vista de toda la casa de Israel en todas sus jornadas.”

Entonces el fuego servía para dos propósitos para los judíos, uno para iluminarles y otro para calentarles en el desierto durante el éxodo. El fuego del Señor fue manifiesto físicamente, sin embargo, para nosotras su fuego es manifiesto de forma espiritual, Dios es el único que nos puede iluminar porque Él es el único omnisciente y conoce las razones por lo que está ocurriendo todas las cosas. 

Él nos guía a la perfección, el fuego calentaba a los judíos por las noches y quizás los protegía de las bestias, el Señor es quien nos protege en los tiempos obscuros; claro está que Él nos protege aún cuando no estamos en dificultades sino todo el tiempo. Vemos su cuidado claramente cuando las cosas están bien, sin embargo, cuando las cosas no están claras nosotras podemos confiar en que Su Palabra es verdad y que el Espíritu Santo nos guiará a la verdad y Él continúa cuidándonos aún cuando vengan situaciones peligrosas. Dios cuida de sus hijos.

En el sueño de Daniel, en el capítulo 7:9 vemos también a Dios Padre manifiesto en forma de fuego dice: “Seguí mirando hasta que se establecieron tronos, y el Anciano de Días se sentó. Su vestidura era blanca como la nieve, y el cabello de su cabeza como lana pura, su trono, llamas de fuego, y sus ruedas, fuego abrasador”.

Mi pregunta es ¿hay pasajes que muestran a Cristo manifestarse en forma de fuego?
Desglosemos la respuesta a esta pregunta.

Juan 5:22 dice “Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo juicio se lo ha confiado al Hijo”
Isaías 66:15 dice: “Porque he aquí, el Señor vendrá en fuego y sus carros como torbellino, para descargar con furor su ira y su reprensión con llamas de fuego.”
Podemos establecer que Jesús puede ser la voz en la zarza ¿cómo entonces podemos confirmar esto?
La palabra hebrea usada para ángeles es “Malak” que significa “el mensajero”. No es extraño que esta palabra sea usada para ángeles porque ellos son los mensajeros de Dios para con los humanos, sin embrago, en este caso, cuando Moisés se acercó a la zarza el ángel le dijo en los versículos 5-6 “no te acerques aquí, quita las sandalias de tus pies porque el lugar donde estás parado es tierra santa.  y añadió: “Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”

Entonces Moisés cubrió su rostro porque tenía temor de mirar a Dios. El ángel está diciendo que es Dios, y ¿cuál de las 3 personas de la Trinidad fue quien salió del cielo y vino como mensajero? Jesucristo. Él fue quien respondió a los judíos cuando preguntaron qué tenían que hacer para poner en práctica las obras de Dios.
Juan 6:29 dice: “Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios: que creáis en el que Él ha enviado.”

En repetidas ocasiones Jesús dijo yo y el Padre somos uno, como por ejemplo en Juan 10:30 y en Juan 6:38 donde es aun más específico y nos dice: “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.”  Si los dos, el Padre y el Hijo son uno, obviamente los dos son de una misma voluntad divina, entonces pudiéramos preguntarnos: ¿Por qué el Hijo no la llamó mi voluntad sino la voluntad del Padre?

El hecho de que Jesús es 100% divino, omnipotente, omnisciente, omnipresente y a la vez 100% humano con debilidades y necesidades fisiológicas; esto es algo que puede ser difícil de entender completamente incluso de explicar, por lo que resulta obvio concluir lo que algunos teólogos sostienen, de que Jesús tuvo la capacidad de pecar, es decir que Él tuvo que lidiar verdaderamente con las tentaciones, por lo que Él tuvo la necesidad también de dominar su carne y esto lo hizo intachablemente, dejándonos un ejemplo perfecto.

Ahora bien, regresemos a Éxodo 6:2 porque en el hebreo, el texto dice: “Yo soy y yo me aparecí a Abraham, Isaac y Jacob” y no es así como exactamente lo han traducido al español. Y aunque ambas traducciones son muy parecidas y es verdad que es el Dios de ellos, podemos pasar por alto que Dios se está llamando a sí mismo yo soy.

Esto es importante de notar porque en Juan 8 Jesús se refiere a sí mismo como Yo soy cuando Él estaba hablando con los judíos y estos le acusan de estar poseídos por un demonio mientras Jesús les estaba explicando quienes realmente son los hijos de Abraham, leamos en Juan 8:56-58 lo que nos dice: “Vuestro padre Abraham se regocijó esperando ver mi día; y lo vio y se alegró. Por esto los judíos le dijeron: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?  Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy.”

Para entender un poco más lo que estaba ocurriendo aquí leamos la reacción que estos tuvieron: “Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo”. ¿Por qué reaccionaron de forma tan agresiva? Por la implicación que sostenía que un hombre sencillo, de la nada dice que había visto al padre Abraham.


Con esta afirmación terminamos el día de hoy, esperamos nos acompañes el próximo miércoles para continuar estudiando “La zarza que no se consume” en este bello estudio de “Encontrando a Jesús en el A.T.”


Recuerda de orar y visitar Mujer para la Gloria de Dios para que puedas escuchar el estudio y contestar tu cuestionario mientras eres edificada con la hermana Cathy Scheraldi de Núñez, quien nos ha dado la oportunidad de compartir este bello estudio de su autoría.

¡Nos leemos pronto!

En Su Gracia

K A R L A


viernes, 15 de junio de 2018

Incomparable poder. {tercera parte}




Hoy continuamos con el estudio de Encontrando a Jesús en el Antiguo Testamento. Puedes leer el artículo anterior en este enlace.

Si no pudiste descargar el cuestionario correspondiente al tema “Incomparable poder” aun puedes hacerlo, está disponible en este enlace y es gratis.

Continuamos con este hermoso estudio “Encontrando a Jesús en el Antiguo Testamento” y reflexionamos si continuamente vemos a Jesús a lo largo de todos los pasajes de la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.







No sé si han notado que aquí cuando Jesús estuvo en un punto más débil como humano, venció los grandes poderes de las tinieblas. Esto nos recuerda 1 Corintios 1:25 donde dice: “Porque la necedad de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres.”
Recordemos lo que ocurrirá en el fin, leamos Apocalipsis 12:9-10 “Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama el diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él.  Y oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa delante de nuestro Dios día y noche, ha sido arrojado.”
Esto mis hermanas, es por el poder de nuestro Dios. Él despojó a los poderes de las tinieblas en la cruz, sin embargo, ellos siguen engañándonos, pero un día Dios terminará con ellos. Dios siempre prevalecerá.
Pablo compara el poder de la ley con el poder de Dios, como lo leemos en Romanos 8:3-4 “Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo: enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el pecado, condenó al pecado en la carne, para que el requisito de la ley se cumpliera en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.”
Hoy podemos vivir según la ley solamente porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado como nos dice Colosenses 1:13 “Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado” antes de conocer a Cristo, nosotros solo teníamos una alternativa: pecar.
Podíamos decidir qué pecados cometeríamos, pero solo podíamos pecar. Después de la morada del Espíritu Santo ya tenemos una alternativa, según la carne seguir pecando o según el Espíritu no pecar. El Espíritu Santo nos ayuda a entender las realidades espirituales como en 1 Corintios 2:16 nos informa: “Porque ¿quién ha conocido la mente del Señor, para que le instruya? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.”
Como vimos Él nos da el poder para seguir en sus pasos como Romanos 8:2 nos asegura: “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús te ha libertado de la ley del pecado y de la muerte.” era segura nuestra llegada al cielo porque Jesús les dijo a los judíos en Juan 10:27-29 “Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco y me siguen y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.”
Él es todo poderoso, Él garantiza nuestra llegada a Él porque el versículo 30 nos dice: “Yo y el Padre somos uno” Él es quien garantiza que no perdemos la salvación, nos garantiza que con Su poder Él nos llevará al cielo, el mismo Dios que creó todo únicamente con Su Palabra nos llevará a pasar una eternidad en gloria junto con él. No hay nada mejor que esto.
Cuán maravilloso es el Dios que creó todo, el verbo que era Dios, Dios quien caminará con nosotras hasta el final.



Hasta aquí el estudio de este bello tema. ¡Nos leemos pronto!

En Su Gracia

K A R L A



Damos muchas gracias a Dios por cada hermana del ministerio Mujer para la Gloria de Dios quienes nos dieron la oportunidad de compartir este estudio, un estudio de mucha bendición y edificación para el cuerpo de Cristo. Visita también Soy Mujer de Valor y déjanos tus comentarios. ¡No olvides que puedes escuchar el estudio en vivo directamente en este enlace!

Te pedimos nos apoyes en oración, por ellas y por nosotras para que podamos seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de su pueblo y la expansión del reino de Cristo. Oren por nuestra protección también para seguir adelante con su encomienda.

La próxima semana estudiaremos “La zarza que no se consume” ¡No te lo pierdas! ¡Dios te bendiga!


miércoles, 13 de junio de 2018

Incomparable poder {Segunda parte}





Hola mi amada hermana, hoy continuamos escudriñando a través de la historia de Abraham para encontrar a Jesús en ella.

Recuerda que, si no has descargado el cuestionario correspondiente a este tema, lo puedes hacer directamente aquí, sin costo alguno para que puedas ir contestándolo conforme estudies con nosotras.  




Vemos como fue por la sangre de un cordero aplicada como señal en los postes y dinteles de las casas lo que les salvó de la muerte, sin embargo, todos los que no le aplicaron la sangre del cordero al dintel de sus puertas, murieron.

Este cordero representa a Jesucristo para nosotras, Romanos 6:23 nos dice: “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Alguien tenía que morir por nuestros pecados, sin embargo, la sangre de ningún cordero podía quitar la deuda que teníamos con Dios de una vez y para siempre, así que los judíos tenían que presentar un sacrificio anualmente y por esto justo antes de esta noche de la pascua el Señor mandó decirles.

Hebreos 9:22 nos dice: “Y según la ley, casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón.” Para todos nosotros que vivimos después del sacrificio de Jesucristo es obvio que este cordero joven y sin mancha es Cristo quien murió para salvarnos, es su sangre la que pagó el precio por nosotras. No queremos que pasemos por alto con respecto a los judíos en Egipto, la sangre tenía que ser aplicada a sus casas para que el ángel de la muerte pasara sin matarlos.

Es igual con nosotras, debemos apropiarnos de la sangre de Cristo en nuestras vidas para no morir eternamente en el infierno, como leemos en 1 Pedro 1:18-19 que nos dice: “sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.”

Efesios 1:7 nos dice: “En Él tenemos redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de su gracia” la libertad y la salvación de la muerte vino por la sangre de un cordero para los judíos en Egipto y con nosotras hoy; el cordero es Jesucristo, por eso Juan el bautista exclamó en Juan 1:29 “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.”

De nuevo viendo el libro de Éxodo en una forma panorámica, encontramos otra analogía y es que la libertad o la salvación fue posible por el poder de Dios. Faraón fue un hombre obstinado, necio aun antes de la primera plaga Dios demostró claramente que Él tenía más poder que sus dioses.

Éxodo 7:8-12 “Y habló el Señor a Moisés y a Aarón, diciendo: Cuando os hable Faraón, y diga: “Haced un milagro”, entonces dirás a Aarón: “Toma tu vara y échala delante de Faraón para que se convierta en serpiente.” Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón e hicieron tal como el Señor les había mandado; y Aarón echó su vara delante de Faraón y de sus siervos, y ésta se convirtió en serpiente. Entonces Faraón llamó también a los sabios y a los hechiceros, y también ellos, los magos de Egipto hicieron lo mismo con sus encantamientos; pues cada uno echó su vara, las cuales se convirtieron en serpientes. Pero la vara de Aarón devoró las varas de ellos.”

Si Faraón hubiera sido un hombre sabio, en ese momento se habría percatado que el Dios de Aarón era uno de mucho poder, un poder superior.

Nosotras debemos notar que los poderes de las tinieblas pueden manifestarse con señales y prodigios, en esta historia se ve claramente, y solo porque está ocurriendo algo super natural no necesariamente significa que viene de Dios, por esto es por lo que 1 Juan 4:1 nos avisa: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.”

Yo no quiero que reflexiones en que los tiempos de ahora son diferentes porque Jesús hablando de los tiempos finales dijo en Mateo 24:11 “Y se levantarán muchos falsos profetas, y a muchos engañarán.” Y en el versículo 24 dice: “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos.”

Dios estaba demostrándole a los egipcios y a los judíos que Él y solo Él es el todo poderoso. Al nosotras conocer los acontecimientos y el resultado de esta historia, porque están todos expuestos en la Palabra, quitamos la vista de cómo las personas se sintieron con todo lo que estaba ocurriendo y entonces, si perdemos la perspectiva de la grandeza de Dios, no aprenderemos a cómo aplicar esta fe a nuestras vidas durante las tribulaciones, tenemos que pedirle a Dios que nos ayude a mantener nuestros ojos puestos en Él.

Por ejemplo, dejar que los judíos salieran de Egipto era una decisión económicamente tonta para los egipcios, a menos que, como era el caso Dios lo estuviera pidiendo. Los judíos eran quienes mantenían la economía del país, ellos eran numerosos, dejarlos salir pondría en riesgo la economía de Egipto haciéndolos vulnerables ante otras naciones más poderosas que en todo tiempo trataban de invadirlos.

Cualquier economista diría que esto era una locura, y el faraón era responsable entonces, es por esto por lo que entendemos su tenacidad al no dejarlos salir. Y, por otro lado, lo mismo que los judíos, ellos no solamente están trabajando para ellos, sino que sabían que este rey era muy difícil, cuando los jefes hebreos se quejaron ¿recuerdas lo que el faraón hizo?

“Entonces los jefes de los hijos de Israel fueron y clamaron a Faraón, diciendo: ¿Por qué tratas así a tus siervos? No se da paja a tus siervos, sin embargo, siguen diciéndonos: “Haced ladrillos.” Y he aquí, tus siervos son azotados; pero la culpa es de tu pueblo. Mas él dijo: Sois perezosos, muy perezosos; por eso decís: “Déjanos ir a ofrecer sacrificios al Señor.” Ahora pues, id y trabajad; pero no se os dará paja, sin embargo, debéis entregar la misma cantidad de ladrillos.”
Éxodo 5:15-18

Lo mismo pasó con Moisés y Aarón, recordemos que Moisés creció con esta familia, él tenía que conocer muy bien el temperamento del faraón, y encima de todo, el pueblo judío le echaba la culpa de todo lo que estaba ocurriendo a Moisés y Aarón.

Al observar todos estos hechos es cuando uno evalúa la vida con una perspectiva por debajo del sol y lo que debemos hacer es siempre evaluar todo comenzando con Dios, la realidad es que cuando evaluamos las circunstancias por encima del sol, nos damos cuenta de la imposibilidad de lo que está ocurriendo y entonces el poder de nuestro Dios se hace más visible.

La única forma en que ellos podían salir de Egipto era por el poder del Señor, humanamente era imposible que ellos se fueran y que el faraón los liberara. Fíjense como a lo largo de la historia faraón se resistió tanto, y humanamente es lógico. Todo esto hizo que la manifestación del poder de Dios fuera mayor.

Como sabemos, toda la Escritura habla de Jesucristo como Él nos enseñó en Juan 5:39 nos dice: “Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” sabemos que fue Jesús pre encarnado que estaba liberando a los judíos. ¿Y nosotras? ¿Quién es quién nos ha liberado del poder del pecado? El mismo Jesucristo.

Somos totalmente incapaces de salvarnos a nosotras mismas, así como fue de grande la liberación del pueblo judío de los egipcios, así de grande y asombroso debe ser la liberación para cada una de nosotras que conocemos a Cristo, la libertad que nos regala al momento de nuestra salvación.

Estamos tan acostumbradas que alguien acepte al Señor, ya el Señor hace el milagro en su corazón, el alma; pero como lo vemos tantas veces, perdemos el asombro. Y eso es triste porque Él acaba de sacar a alguien de la muerte espiritual a la vida espiritual.

1 corintios 2:14 nos dice: “Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente.” Cada vez que nosotras veamos a una persona aceptar a Cristo es literalmente si estuviéramos frente a un ciego que ahora puede ver, espiritualmente hablando. Hasta ese momento estaba ciego y ahora sus ojos han sido abiertos y eso es una gran evidencia del poder de Dios.

Si nadie busca a Dios y no podemos entenderlo sin el Espíritu Santo, entonces Él tiene que cambiarnos para que podamos entender y buscarle a Él y encontrarla y aún después de ser salvas, con la morada del Espíritu Santo es cuando nos revela nuestros pecados, es Dios quien nos da la convicción de nuestros pecados y nos guía al arrepentimiento, nos forma y mantiene en el camino.

Pablo nos dijo así en Filipenses 1:6 “estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.”

Leamos 1 Corintios 1:18 que nos dice: “Porque la palabra de la cruz es necedad para los que se pierden, pero para nosotros los salvos es poder de Dios.” de nuevo es solamente Cristo el que puede salvarnos, somos tan incapaces como los judíos en Egipto.

Cristo canceló nuestra deuda y nos regaló la vida eterna como leemos en Colosenses 2:13-15 “Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él, habiéndonos perdonado todos los delitos, habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz. Y habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de Él.”



Por hoy terminamos el estudio esperando que haya sido de mucha bendición, te pedimos que no dejes de visitarnos el próximo viernes para terminar con este tema de “Incomparable poder”


Recuerda de orar y visitar Mujer para la Gloria de Dios para que puedas escuchar el estudio y contestar tu cuestionario mientras escuchas y eres edificada con la hermana Cathy Scheraldi de Núñez, quien nos ha dado la oportunidad de compartir este bello estudio de su autoría.


¡Nos leemos pronto!

En Su Gracia
K A R L A


¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips