viernes, 31 de octubre de 2014

Orar para prevenir y no sólo para solucionar {Salmo 32}






         Días pasados hablamos de sacar los pecados ocultos a la luz, es uno de los principales pasos para la libertad y nos acerca mucho más a Dios.


         La verdad es que, Dios es grande en misericordia, me llena de gratitud el saber que todo cuanto he hecho mal Él lo ha perdonado y aunque hay ocasiones que esos errores los recuerdo ya no traen culpabilidad ni condenación a mi vida porque Él perdonó toda mi maldad; así como la de cada persona que se acerca a Él en búsqueda de dicho perdón.


Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

Salmo 32:5


                Es increíble como nuestro amoroso Dios está atento a nuestras oraciones, a cada confesión de pecado, cada vez que le buscamos en oración él nos oye. En México hay un dicho que dice: “Más vale prevenir que lamentar”  y lo ocupamos cuando nos adelantamos a algo para no tener sorpresas desagradables.


         Lo mismo deberíamos hacer con la oración, deberíamos Orar para prevenir, no sólo para solucionar, y buscar a Dios cuando estemos bien y no sólo cuando estemos en pruebas y luchas.


Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;
Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.
Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás


Salmo 32:6-7




Por esto orara a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado.


         Necesitamos orar más por agradecimiento que por necesidad ¿cómo no orar y buscarle cuando todo el tiempo tenemos sus bendiciones? En el tiempo que pueda ser hallado, ¿será que habla de nuestra condición?  Es decir, antes de que sea demasiado tarde y nos encontremos en el lecho de muerte o postrados en cama, o peor aún (y siendo pesimistas) en el momento en el que ya no tengamos lucidez. Tal vez, lo mejor y más recomendable sería buscarlo cuando nuestros 5 sentidos pueden enfocarse a Él, cuando podemos trabajar y servirle, cuando nuestra vida puede ser ejemplo de sus maravillas.


Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios,
lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.

Deuteronomio 4:29




Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.


         Una de mis hermanas vive en una costa, en época de huracanes y tormentas tropicales, el gobierno emite una alerta para que se preparen por si  acaso hubiera alguna situación de riesgo, aconsejan que adquieran víveres, sus documentos importantes guardados juntos y en folders o bolsas de plástico, cubrir ventanales, etc. todo lo han planeado desde antes, de hecho hay un equipo especializado en desastres quienes ayudan a las personas que lleguen a sufrir percances para darles orientación y darles atención y protección en los albergues.


         Esto realmente me reta y me hace pensar que si en lo natural somos “previsivas” y buscamos tener todo bajo control antes de que sucedan las cosas ¿por qué en lo espiritual no lo hacemos? Podemos ver nuestra lista de oración diaria y nos daremos cuenta que la gran mayoría son peticiones “inmediatas” o sea, oraciones que necesitan la respuesta de Dios lo antes posible, enfermedades, problemas maritales, hijos rebeldes, finanzas, etc. si bien todo eso necesita de una correcta administración de nuestra parte, lo ideal sería prevenirnos en oración.


Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás.

Salmos 32:7


         Podemos orar y hacer lo que nos corresponde a nosotras desde antes, prevenir antes de que sea demasiado tarde, he aquí algunos ejemplos:


·        Oremos por tener un matrimonio sólido hoy y a futuro, hagamos lo que nos corresponde como esposas, sembremos en nuestro matrimonio y con nuestro esposo lo que anhelamos ver en un futuro.

·        Orar por siempre tener salud. Sabemos que la sanidad es un regalo de Dios pero nosotros debemos cuidar el cuerpo que nos ha dado y mantenerlo saludable.

·        Por la vida a futuro de nuestros hijos. No importa si son pequeños o grandes, como mamás tenemos ese deseo de verlos triunfar en cualquier cosa que ellos emprendan y que sean instruidos por nuestro Dios. Que maravillosa oportunidad el orar por ellos desde antes y pedirle a Dios que nos muestre de qué forma debemos orar por cada uno para que así se cumpla su voluntad y su propósito en ellos sea establecido.

·        Por las finanzas. Este es un tema que constantemente se toca en la oración y que en definitiva se ha predicado mucho; yo no quiero entrar en detalle, sólo te comparto de mi experiencia y es que, cada vez que tenía una necesidad económica siempre estuvo Dios involucrado para solucionarla, a través de mis padres, de mis hermanos, de amigos y sin duda hemos sido bendecidos. Pero después de mucho tiempo nos dimos cuenta de que estábamos haciendo las cosas mal y no usábamos correctamente el dinero que ganábamos, entonces tuvimos la necesidad de aprender a administrarnos bien y hacer buen uso de las bendiciones que Dios nos enviaba a través del empleo de mi esposo. Oremos por tener finanzas saludables, pero sobre todo para hacer buen uso de ellas.

·        Por cumplir el propósito de Dios, oremos por ser esos buenos discípulos de Cristo, que en nuestro tiempo de bajar al sepulcro hayamos dejado una huella imborrable de ser fieles servidores de nuestro Dios, primeramente en nuestra familia, aprendamos a amar y perdonar de la manera que Jesús nos lo enseña, aprendamos a mostrar a la gente que nuestro corazón todos los días está siendo moldeado por Él y que aún con errores y defectos podemos ser buenos portadores de la palabra de Dios. 


Jehová está en medio de ti,
poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría,
callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.

Sofonías 3:17




Amo éste versículo, me da tanto ánimo a seguir, me recuerda lo libre que soy en Él y ¿cómo lo encuentro en medio de mi? en oración... Si tan sólo comprendiéramos el poder de la oración y de estar en su presencia, nada más importaría…




Dios te bendiga mujer, gracias por acompañarme en ésta serie, espero en Dios que te haya bendecido y que a partir de hoy caminemos hacia la libertad, el estar en su presencia y llenarnos de Él, de entregarle todo lo que nos oprime y ser libres en Él todos los días.




En su Gracia




K A R L A



Artículo Anterior


Confesión de Pecados.

martes, 28 de octubre de 2014

Derribando muros en el matrimonio {Comunicación}





         Hacía una pausa en mis pensamientos mientras bebía café con mi amado esposo, cabe mencionar que aunque soy muy dinámica y puedo hacer varias cosas al mismo tiempo (cualidad exclusiva para mujeres) no puedo pensar en 2 o más cosas a la vez, aunque quisiera no puedo; puedo estar escribiéndote y pongo los 5 sentidos en ello, y al mismo tiempo superviso que mi pequeño hijo no suba las escaleras, puedo escuchar una melodía y tararearla pero me cuesta mucho trabajo poner atención a la plática de alguien más, contesto por inercia pero minutos después me disculpo por no saber de lo que están hablando y es una situación incómoda y molesta para quien me acompaña que, como dije antes, por lo regular es mi esposo.


         Y es que en la actualidad, en este mundo tan acelerado y ocupado es ya muy “normal” el que casi no nos hablemos entre pareja ¿te has dado cuenta de eso? Puedes echar una mirada rápida a tu matrimonio, al de tus amigas y familiares y podrás darte cuenta que la mayor parte del día estamos lejos del cónyuge y por desgracia eso comienza a erigir un muro que cada día nos aleja más y más.


         La falta de comunicación es opcional, nosotras podemos hacer la diferencia, te confieso que para mí ha sido complicado porque he pasado años con esa rutina y el cambiarla se me ha hecho un tanto difícil pero, con Dios todo es posible. Tal vez estés en la misma situación, creo que hoy es un buen día para dar pasos y avanzar por más.


Hay varios “muros” que podrían alejarnos de nuestro cónyuge pero hoy hablaremos acerca de tener comunicación con nuestro esposo aún cuando la rutina pareciera que no lo permitiría.


Comúnmente en los recién casados o incluso desde el noviazgo, la comunicación es completa, todo el tiempo en el que están juntos en pareja es para conversar y conocerse el uno al otro, al grado de pasar horas en un café, hablando por teléfono o conversando mientras se viaja en el auto.


¿Qué sucede después de casados que tiende a disminuir la comunicación? Pienso que nos enfocamos tanto en nuestro rol de esposos que vamos descuidando esa parte, el varón se inmiscuye tanto en su papel de proveedor y sostén de la familia que el trabajo puede absorber su tiempo, la mujer por el contrario se involucra tanto en las tareas del hogar, los hijos y si tiene empleo se adentra también en él que lo último que tiene en mente por hacer es… conversar con su esposo.


Falta de comunicación

Abre su boca con sabiduría,
Y la ley de clemencia está en su lengua.

Proverbios 31:26


         Mi padre me aconsejaba “piensa antes de hablar” y “escúchate cuando hablas” lo hice, comencé a escucharme mientras hablaba con mi esposo y muy a menudo hubiera sido mejor callar, entonces el hecho de tener comunicación con nuestro cónyuge debería ser para edificación o que sea efectiva.


Jehová el Señor me dio lengua de sabios,
para saber hablar palabras al cansado;
despertará mañana tras mañana,
despertará mi oído para que oiga como los sabios.

Isaías 50:4

         Que nuestras palabras sean para dar descanso y alivio a nuestro esposo. Sí, se que nosotras también tenemos necesidad de ser escuchadas y de hablar incluso más que nuestro varón pero, comencemos nosotras. Al escucharles y dar consejo y ánimo a su vida, en automático comienzan a abrir su corazón, te darás cuenta de que detrás de ese hombre fuerte y serio, se encuentra un hombre quien también desea ser escuchado y valorado como tú. Después de eso, él comenzará a interesarse en tu conversación nuevamente, pongamos en práctica el versículo que dice:

Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

1 Corintios 10:24



Para todo hay tiempo

         Es tiempo de poner manos a la obra y evitar que los muero de la falta de comunicación sean levantados entre pareja, si ya hay alguno ¡Derribémoslo! Si no hay tiempo suficiente para conversar en el transcurso del día podemos hacer uso de los siguientes tips (me han funcionado)


1.      Separa un día para estar juntos. No importa si salen con tus hijos, disfruta el momento y mientras los niños juegan en el parque conversen entre ustedes dos.

2.      ¿Tráfico estresante? Bien podemos hacer uso de las herramientas tecnológicas y enviar mensajes de texto, video llamadas y hacer saber al otro que se está pensando en él.

3.      Decidan hacer por lo menos una comida al día juntos. De verdad que es una bendición el poder compartir los alimentos en pareja, hacer sobremesa y degustar un buen café, siempre se antoja conversar y estar al pendiente uno del otro.

4.      Escríbanse cartas. Ésta es una herramienta práctica, romántica y perdurable ¿aún conservas alguna carta de amor? Pues entonces sabes a lo que me refiero, siempre es bueno hacerle saber a nuestro amado cuánto lo amamos, que mejor manera que escribírselo como cuando novios, y reavivar el romanticismo al mismo tiempo que te comunicas con él.

5.      Destinen un tiempo específico para orar en pareja. ¡pero si casi no nos vemos! Lo sé, pero es necesario tener esos tiempos devocionales juntos, podemos hacer un esfuerzo y tal vez después de comer juntos, antes de salir a pasear en familia, antes de dormir, justo cuando nos despertamos para alistarnos para el trabajo. Que Dios sea nuestra prioridad eso es lo principal, recuerda que:


Si Jehová no edificare la casa,
    En vano trabajan los que la edifican;
    Si Jehová no guardare la ciudad,
    En vano vela la guardia.

Salmo 127:10



         Que la falta de tiempo y de comunicación no acabe con su matrimonio ni con su vida íntima, dediquen tiempo específico para ambos, como si nadie más existiera en ese momento para los dos. Ámense y derriben cada muro que intente levantarse en medio de ustedes dos y sigan alimentando el amor.


Las muchas aguas no podrán apagar el amor,
Ni lo ahogarán los ríos.

Cantares 8:7





Renovada en Su Gracia


Karla


Si tienes otros tips para mantener la comunicación con nuestro esposo compártelo en un comentario aquí o en la página de Facebook para que muchas más podamos crecer y ser edificadas.




miércoles, 22 de octubre de 2014

Mujer de influencia en el hogar ¡Brilla, resplandece!





         Con éste artículo termino la serie de mujer de influencia en el hogar, semanas pasadas hablamos acerca de la influencia que tenemos con el esposo y con los hijos; hoy quiero hablar de la influencia de dentro hacia fuera.


         ¿Cómo nos ve la sociedad? ¿Qué percibe de nosotros la gente que nos conoce? ¿Y la que no nos conoce? ¿Cómo nos ve nuestra familia cercana, ellos los que nos conocen de día y noche?


         Hay algo que me he preguntado en estos tiempos ¿Realmente buscamos que Jesús brille en nuestra vida y a través de ella? O sea, ¿nuestra vida refleja la luz de Cristo o sólo lo intentamos?


         Es un tema complicado, no todos estamos maduros ni dispuestos a escuchar nuestros errores y tratándose de conductas derivadas de las ideologías es más difícil, porque creemos que  nuestra actitud y nuestro comportamiento es correcto pues otros nos aplauden y la verdad es que, deberían aplaudir cuando vivimos de acuerdo a lo que Cristo nos enseña y lo vivimos primeramente en casa, donde es nuestro ministerio principal.


No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros,
    Sino a tu nombre da gloria,
    Por tu misericordia, por tu verdad.

Salmo 115:1


         Este artículo no es contra alguien ni nada personal, es una autocrítica, misma que me ha llevado a darme cuenta que no soy la única que lo pasa, sino que habemos muchos que por temor a ser tachados de “malos cristianos” no nos mostramos como realmente somos, o bien, no aceptamos nuestros defectos a pesar que los demás nos los han hecho notar.

         Entiendo perfecto el hecho de tener que mostrar la mejor versión de Cristo al mundo que nos rodea porque eso nos han enseñado en seminarios Bíblicos y escuelas de líderes, sin embargo Jesús no necesita que yo le dé una versión porque Él ES.


         Se nos enseña que muchos se han alejado de Cristo por voltear alrededor y ver a las personas que predicamos de Él, y al ver nuestros errores se alejan. Sí, estoy de acuerdo con ello, la cosa es que no se pone atención al error en sí, sino a la falta de humildad para aceptar que se está fallando y sentir que se vive en lo correcto todo el tiempo.


         Todos somos humanos, con errores, con pecados todos los días; el único perfecto es Cristo pero se nos ha indicado que debemos mostrar al mundo una vida color de rosa, sin problemas, sin necesidades, una vida sin errores, una vida que se le antojaría a cualquiera vivirla… nuestra vida y lo que hacemos o tenemos no debería ser motivo de preocupación para que alguien más  llegue al conocimiento de Cristo porque, el evangelio no se trata de nosotros sino de CRISTO, si por la vida de los apóstoles la gente hubiera llegado a Cristo, entonces habrían tenido muy mal récord cada uno pues, imagínate ¿a quien se le iba antojar vivir una vida en prisión y ser perseguido como Pablo? O vivir una vida de penas como la de Pedro y dejar todo atrás para seguir a Cristo. La gente llega a Cristo por quien es Él, tú y yo somos sus portavoces solamente, debemos brillar su luz, no la nuestra.


Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.
Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él.
No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.
Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.

Juan 1:3-9

         Teniéndolo en nosotros, en nuestro hogar, anhelando y buscando su presencia por amor a Él, por quien es Él, no por agradar a nadie ni por obtener el reconocimiento de alguien más, sino porque tenerlo en nuestra vida es lo más valioso e importante en cada uno, creo que cuando se nos impone el tener que mostrar a otros una vida perfecta para acercar a otros a Cristo, estamos fallando.


         Mira, a donde quiero llegar es a lo siguiente; nuestra forma de vida debe ser congruente con lo que predicamos de Cristo, podemos hablar hermoso y tener una forma de predicar maravillosa, pero si al regresar a casa somos lo contrario ¿dónde está ese buen ejemplo y esa influencia positiva?


         La gente llegará al conocimiento de Cristo por gracia de Dios y por escuchar de Su Palabra y su obra, no por nosotros, sin embargo nuestra vida tiene que reflejar la luz de Cristo; principalmente deberíamos brillar dentro de casa y con los nuestros quienes nos conocen; es muy sencillo vivir una vida dentro de casa y otra saliendo de ella, pero no nos confiemos pues de todo eso daremos cuenta a Dios, a Él no lo podemos engañar algún día todo saldrá a la luz y tristemente quienes no sabían de esa doble vida podrían salir lastimados o peor aún, decepcionados no solo de nosotros sino del evangelio que predicamos.


         Adoptemos la actitud de Moisés quien pasaba horas, días en la presencia de Dios y su rostro resplandecía; tal vez nuestro rostro no brille como tal físicamente, pero creo que el estar más y más tiempo en la búsqueda y presencia de Dios, nos llegaremos a parecer tanto a Él que nuestra vida nuestro rostro y todo lo que implica vivir, denotará a quien servimos y a quien pertenecemos.


Y aconteció que descendiendo Moisés del monte Sinaí con las dos tablas del testimonio en su mano, 
al descender del monte, no sabía Moisés que
la piel de su rostro resplandecía, después que hubo hablado con Dios.

Éxodo 34:29


         Seamos luminares en el mundo, no por quienes somos sino por quién tenemos reinando en nuestra vida, que sea Jesucristo quien nos haga resplandecer aún a través de nuestros errores y dejemos de aparentar tener una vida perfecta cuando no es así, tenemos errores todos los días pero Cristo nos ayuda a vencerlos, dejemos de aparentar por cuidar “nuestro testimonio” cuando debemos de cuidar que sea Cristo quien hable a través nuestro, y que sea Él quien vaya perfeccionándonos cada día. Dejemos que Jesús viva a través nuestro, hablemos de Jesús, dejemos de querer recibir los aplausos y el reconocimiento que solo Él debe llevarse y vivamos resplandeciendo Su Gloria.



Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles.
 Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, 
la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos?
 Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió.
De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis.
Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, 
no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.

1 Corintios 8:9-13


Conclusión:

·        La gente se aleja por la hipocresía de otros al predicar una cosa y vivir otra. Vivamos de manera congruente.
·        Prediquemos a Cristo, siempre a Cristo, no a nosotros.
·        El versículo 13 me dice que debo ponerme en los zapatos del otro y buscar su bienestar por amor a Cristo antes de pensar en mi propio beneficio.



         Nuestros errores no hacen que la gente se aleje del evangelio, sino el hecho de tenerlos y fingir que no los tenemos por guardar testimonio, eso los ahuyenta más que si reconocemos todos los días que necesitamos de Cristo para poder cambiar.




#YoSoyTercero       porque el primero, quien reina en mi vida es Cristo.
Segundo, buscaré el bienestar de mi prójimo antes que el mío.
Yo soy tercero.





Te bendigo, mujer.



Renovada en Su Gracia


Karla



Gracias por acompañarme hasta aquí con esta serie, oro a Dios para que sea de bendición y de edificación a tu vida, te bendigo y espero que cada día seamos mujeres de influencia positiva en nuestro hogar y con los de afuera.


Artículo anterior

Mujer de influencia en el hogar {con los hijos}






jueves, 16 de octubre de 2014

Confesión de pecados {Salmo 32}







         Una de mis mejores amigas quien también fue mi compañera de oración durante varios años me dijo un día: “Todo lo que está oculto no proviene de Dios, porque en Dios todas las cosas salen a la luz, en lo oculto, en las tinieblas está entronizado el mismo Satanás.”



Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas,
sino más bien reprendedlas;
 porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto.
 Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz,
son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo.

Efesios 5:11-13


         Todo lo oculto con el paso del tiempo tiende a salir  a la luz porque así está escrito, las intenciones del corazón del hombre salen a flote, los malos deseos, los pensamientos y todo aquello que tratamos de mantener en secreto, tarde o temprano sale a la luz.



¿Y qué hay de los pecados ocultos?


         En la larga lista de pecados que Dios nos ha perdonado, muy probablemente exista un pecado que no hemos dicho y puede ser que lo hayamos cometido hace 30 años o hace 30 minutos, con conocimiento de Dios o sin Él,  que lo guardemos y no lo confesemos delante de Dios en oración.


Mientras callé, se envejecieron mis huesos
En mi gemir todo el día.
Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano.


Salmo 32:3-4



         Leo estos versículos y puedo ver al rey David muy consternado por no hablar el pecado, y realmente lo atormentaba. ¿Te has sentido así? Y bueno, David adulteró, sin embargo para Dios no hay escalas de pecado, en la misma línea del mentiroso y el chismoso, está el homicida y el adúltero así que, una mentira puede hacernos sentir igual de culpables que cualquier otro pecado.


         Y a decir verdad, un pecado NO confesado a Dios, siempre nos quitará ña paz “mientras callé se envejecieron mis huesos” esa angustia que invade el alma cuando sabemos que hemos pecado y no queremos afrontarlo por no sufrir las consecuencias, sin pensar que la angustia ya es consecuencia de ese pecado.


         El mantener un pecado en secreto no nos beneficia en absoluto, yo entiendo el hecho de que avergüenza pecar, y es parte de nuestro discernimiento hacia las cosas que están mal hechas pero por favor, confiemos en la gracia y misericordia de Dios, quitemos toda condenación y acerquémonos confiadamente al trono de la gracia confiando en que el Juez del universo bis dejó un increíble abogado: Su Hijo Jesucristo.


El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Proverbios 28:13


         El pecado aleja al hombre de Dios, probablemente las veces que hemos orado sintiendo que no han pasado del techo de la habitación sea por ese motivo, probablemente esas ocasiones en las que preferimos no orar, no leer nuestra Biblia y hasta dejar de congregarnos sea por algún pecado no confesado.



Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano.

Salmo 32:4


        
Recuerda que Dios no sólo perdona, sino que perdona y olvida… hoy es un buen día para sentarnos con Dios y hablar con Él, entregarle todos nuestros pecados, aún ese tan vergonzoso que no nos ha sido posible hablarlo, ese pecado que puede quitarnos la paz y hacernos perder la unción e irnos secando lentamente. ¡No hay tiempo que perder, mujer! Todos nuestros pecados debemos entregarlos a Dios.


¿Qué es eso tan grave que no le has confesado a Dios? ¿qué es eso tan horrible que no lo has hablado?  No temas mujer,  hoy es tiempo de entregar todo eso a Dios, recordar que Él es fiel y justo y que la sangre de Cristo nos limpia de toda maldad.



Te Bendigo, mujer.



Renovada en Su Gracia


Karla



Te invito a que leas mi artículo anterior de ésta serie: “PERDÓN YOLVIDO” ¡no te lo pierdas!


Mujer de influencia en el hogar {con los hijos}







         El tema es que, tenemos una enorme responsabilidad en nuestro hogar, somos quienes están la mayor parte del tiempo con nuestros hijos y ellos aprenden más por el ejemplo que les damos que por lo que les decimos que deben hacer.



         Estoy aprendiendo a ser mamá, observo mucho a otras mujeres con hijos y he llegado a la conclusión de que todas somos diferentes, todas creemos que tenemos el modelo perfecto de educación y todas creemos que nuestros hijos son los mejores hijos, los mejor educados, los que tienen los mejores valores, lo realmente duro es cuando alguien externo te muestra que no es así.



         Todas aprendemos con el paso del tiempo y no podemos medir la educación o los valores de nuestros hijos comparándolos con otros porque, todos somos diferentes, somos “individuos”, cada uno toma sus propias decisiones y elige para sí lo mejor o peor de la vida según sea el caso y la perspectiva con que se vea.


***Sería injusto exigirle a nuestros hijos comportarse de manera similar a otros niños cuando nuestro ejemplo, educación y valores son distintos en cada familia.


         Te menciono esto porque mucho tiempo me comparé con otras mamás y a mis hijos con sus hijos y sin duda me frustraba.



Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros,
o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo.
Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado;
pero el que me juzga es el Señor.

1 Cor 4:3-4



         He decidido dejar de compararme como mamá y dedicarme a dar el mejor ejemplo a mis hijos basándome en la Palabra de Dios, pues siendo objetiva, no me gustaría que ellos se comparasen con alguien más siguiendo mi ejemplo.




¿En qué áreas crees que somos de influencia con nuestros hijos?


         He tomado 5 áreas en las que creo es importante ser de muy buena influencia en nuestros hijos; si tienes alguna otra compártela con nosotras para edificación y crecimiento también.



1.      Amar a Dios: ¿Quién enseñará a nuestros hijos cómo amar a Dios?

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;
y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa,
y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.
Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán
como frontales entre tus ojos;
y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Deuteronomio 6:6-9




         Si nosotras como madres de familia NO les damos ese ejemplo, ellos difícilmente lo adoptarán; en las escuelas se les predica de diferentes doctrinas bien vistas por el hombre, pero no se les habla de la Palabra de Dios. ¿Quién mejor que nosotras para inculcársela? Es nuestro deber enseñarla a los hijos, no es un tema que podamos delegar a la escuela dominical o a la iglesia en general, la responsabilidad es nuestra. Así que lo mejor sería que nuestros hijos nos vean leer nuestra Biblia, que ellos nos escuchen orar y por supuesto, que ellos sean partícipes de altares de oración enfamilia.



2. Honrar a los Padres: exigimos que nos honren como padres pero, ¿nosotras honramos a los nuestros? ¿qué ejemplo le estamos dando a nuestros hijos? Mi madre decía: “cuando tengas hijos entenderás” pues si, tenía razón; uno cree que será soltero toda la vida, que jamás tendrá hijos, que jamás será viejo y que nunca necesitará de nadie hasta que llega a viejo.


Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado,
para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien
sobre la tierra que Jehová tu Dios te da.

Deuteronomio 5:16


         La honra a los padres comienza en nosotras mismas, que nuestros hijos nos vean honrar a sus abuelos, así daremos 2 ejemplos en uno “obedecer la Palabra de Dios y honrar a los padres”



3. Respetar a las autoridades: este es un tema que podría (y debería) hablarse aparte, sin embargo hago mención breve de ello porque también en él somos influencia.

Sométase toda persona a las autoridades superiores;
porque no hay autoridad sino de parte de Dios,
y las que hay, por Dios han sido establecidas.

Romanos 13:1



         Todas las autoridades son establecidas por Dios, todas. Buenas o no, han sido puestas para enseñarnos, instruirnos y hasta exhortarnos en algo; de nosotras depende tomarlo como bendición o no, de aprender de sus aciertos y de sus errores también y eso mismo enseñarle a nuestros hijos también.


         ¿Qué hacemos cuando un policía nos detiene? ¿qué hacemos cuando la directora del colegio es injusta con nuestros hijos? ¿qué hacemos cuando el líder de la iglesia nos ofende? ¿qué hacemos cuando el presidente no actúa como creemos que debería actuar? ¿cómo reaccionamos ante ello? Nuestros hijos ven nuestras reacciones y escuchan nuestras palabras, es osado pensar que 30 cm de pared ocultarán nuestra verdadera intención al hablar mal de una autoridad. ¿Queremos que nuestros hijos respeten autoridades y principalmente la nuestra? Seamos de influencia positiva y comencemos a honrar a nuestras autoridades y oremos por ellas.



4.  Amar a sus hermanos: comúnmente hay conflictos en las familias, peleas entre hermanos, podremos dejarnos de hablar tal vez, pero eso no significa que nos dejemos de amar. ¿Qué mejor ejemplo podemos darle a nuestros hijos del amor entre hermanos que amando a los nuestros?


Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso.
Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto,
¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
 Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios,
ame también a su hermano.

1 Juan 4:20-21


Si nuestros hijos están acostumbrados a vernos discutir con sus tíos y a dejarnos de hablar o tal vez sólo nos escuchan hablar lo malo de ellos, seguramente harán lo mismo y  no por falta de amor sino que, será algo “normal” en la vida familiar.


Es tiempo de unión en familia, de demostrarnos el amor fraternal, de estar unidos en las buenas y en las malas. Al final de los días, siempre podremos contar con nuestro hermano de sangre, venimos del mismo padre, acerquémonos en humildad, perdonemos ofensas, olvidemos el pasado, hagamos una familia en la que se antoje estar y agradezcamos por pertenecer a ella, con diferencias o no, pero somos de una misma sangre.



5.Hablar bendición: en esto me refiero a las palabras “auto conferidas”  ¿Qué es lo que ellos escuchan que hablas de ti misma? En el artículo “ámate a ti misma”  compartí que en mi obsesión por adelgazar mi hijo de 4 años ya comenzaba a repetir la frase “quiero bajar de peso” ¿Qué estamos hablando que pueda ser de influencia a nuestros hijos?


El que guarda su boca y su lengua,
Su alma guarda de angustias.

Proverbio 21:23


         Este versículo es clave para mi… me pasaba muy a menudo que decía algo y todo el día (incluso la noche) estaba pensando “aaah para que lo dije” mi alma se angustiaba por usar mal mis palabras; lo mismo sucede con nuestros hijos.
Cada que hablamos palabras que no edifican ni bendicen nuestra vida y la de ellos, les estamos enseñando a hacer lo mismo y ellos comenzarán a hablar de la misma manera. Un claro ejemplo sería analizar como habla nuestra madre y ver si acaso nosotras hablamos igual.


         Decidamos hablar palabras de bendición a nosotras mismas y a ellos, hablemos palabras que los haga saberse especiales, únicos, elegidos por Dios, con un propósito divino y predestinados desde antes de la fundación del mundo para nacer en el tiempo en el que la gloria de Dios es manifestada, hablemos palabras que den fruto bueno, que hagan resplandecer no solo el rostro de nuestros hijos sino de quienes están a su alrededor, usemos nuestra boca para proclamar las buenas nuevas de Cristo en nuestra vida, en la vida de nuestros hijos y en la de las personas que nos rodean para así dar a conocer que tenemos un Dios que es hacedor de milagros y maravillas. En nuestra boca hay un milagro… ¡grítalo!




Seamos de buena influencia mujer, ellos, nuestros hijos cuando son pequeños “absorben” todo lo que les mostramos, como una esponja, será mejor si nuestra influencia es positiva siempre ¿cuál es el secreto para serlo? Temer a Jehová, seguir sus mandamientos y enseñárselos a nuestros hijos.




Te bendigo, mujer.



Renovada en Su Gracia



Karla

Artículo escrito originalmente para Unidos Radio



No te pierdas el siguiente video que va de acuerdo al último punto.

                                                                           




¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips