Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

Loida y Eunice {Sembrando buenas semillas en nuestros hijos}

Imagen
¡Hola mujer! Durante 8 semanas hemos estudiado a algunas madres que aparecen en la Biblia, hemos visto las características de grandes mujeres quienes fueron madres de grandes hombres de Dios. Mujeres que fueron influencia positiva y de bendición en la vida de sus hijos. No hablamos de aquellas mujeres que dieron mal ejemplo a sus hijos, tal vez en una siguiente ocasión hablemos de alguna de ellas.








Hoy termino esta serie con un par de mujeres de la Biblia a quienes admiro mucho, un par de mujeres que impactaron de cierta forma al apóstol Pablo quien las menciona puntual y específicamente en la vida de su discípulo Timoteo. Estas mujeres en tan solo unos versículos, nos muestra una forma de instruir a nuestros hijos en el camino de Dios porque, siendo mamás creyentes tú y yo, estoy segura que una de nuestras oraciones es “¡Señor, que mis hijos te amen!” ellas son Loida y Eunice.


Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida que es en Cristo Jesús, a Ti…

¿Qué dirías tú?

Imagen
Hace unas semanas compartí en la página de Facebook un post que nos hacía reflexionar. 



¿Qué dirías a ti mismo cada mañana cuando te levantes?


Moisés diría:
"Señor si tú presencia no va con nosotros no iremos a ningún lado."
Exodo33.15
Abraham diría:
"el Señor proveerá."
Génesis 22.8
Jacob diría:
"no te dejaré ir hasta que me bendigas.
Génesis 32.26
Josué diría:
"yo y mi casa serviremos al Señor."
Josué 24.15
Samuel diría:
"habla Señor que tu siervo oye."
1 Samuel 3:9
La viuda endeudada diría:
"Dios puede bendecirme con lo poco que tengo"
2 Reyes 4:2-7
Nehemías diría:
"el gozo del Señor es mi fortaleza."
Nehemías 8.10
David diría:
"el Señor es mi pastor nada me falta" y "Ese es el día que hizo el Señor me gozaré y me alegraré en él."
Salmos 23 y 118.24
Salomón diría:
"confía en el Señor alma mía y no en tu propia inteligencia, reconócelo en todos tus caminos y él enderezará tus pasos"
Proverbios 3-5
Is…

Ana, la madre que ora

Imagen
Me encanta leer la Palabra de Dios y encontrar propósitos divinos para sus hijos “Hubo un varón”, en algún momento del tiempo en un lugar destinado, nuestro Señor traza planes y propósitos para llevar a cabo su voluntad.

Este varón Elcana, tenía 2 mujeres. Una era Penina quien tenía 2 hijos y la otra era Ana, quien no tenía ninguno. (1 Samuel 1:2) Todos los años subían como familia a adorar a Dios a Silo, donde estaban dos hijos de Eli, Ofni y Finees sacerdotes de Jehová.

Elcana amaba a Ana, a todos les daba una porción, pero Ana le daba una parte escogida. Ana no tenía hijos y vivía triste a causa de las burlas de Penina.


Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos. Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía.
1 Samuel 1:6-7


¿Conoces a alguien sin hijos que sea acosada por eso? ¿Tú has sido acosada por aún no tener hijos? ¿Qué tanto sería su dolor que no comía? Ana no …

"Toma tu cruz y sígueme"

Imagen
El lunes te compartía acerca de lo que significa negarnos a nosotras mismas para seguir a Jesús. El evangelio de Cristo es lo mejor que pudimos escuchar, lo mejor que nos pasó porque nos ha abierto los ojos a nuestra condición frente a Dios y con él, llegamos al arrepentimiento y recibir el perdón a través de Cristo.

Muchas de nosotras recibimos mensajes color de rosa acerca del evangelio, otras recibimos un mensaje fuerte que de inicio nos movió, pero que ello nos llevó a buscar más de Jesús y de su santidad. Sea cual sea el mensaje que hayas recibido para que conocieras a Jesús, sus palabras son claras si deseamos seguirle.


Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.
Lucas 14:26-27

En los tiempos en los que Jesús estuvo en esta tierra, la cruz signi…