Su mirada fija en Dios - Orando por el Varón







 “Tus ojos miren lo recto,
Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante”


Proverbios 4:25


Qué fácil es ver las tormentas que rodean nuestra vida, las cosas que nos afectan o que no nos conviene mirar; por lo regular estamos más atentos de las cosas negativas que de las que nos pudieran hacer felices. ¿Por qué? nadie nos enseñó a ver con los ojos espirituales y saber pasar esas tormentas sin necesidad de empaparnos, no nos dicen cómo y hacia dónde mirar en cada situación del día; nuestro esposo está más propenso a ver las circunstancias de la vida porque están más activos fuera de casa, tienen preocupaciones en cuanto a su empleo o empresa y aparte en el hogar; por eso mismo son propensos a desviar su mirada de lo que tú tienes pensado y planeado para ellos.



Hoy gracias a la palabra de Dios sabemos que debemos fijar nuestra mirada en Jesús, quien es el autor y consumador de la fe, oremos por nuestro esposo para que sus ojos estén fijados en Cristo, así todo lo que pudiera hacerlo caer, pase a segundo término sabiendo en quien está depositada su confianza y dirija su mirada a todo lo que viene de Dios.








Oración día 12

Padre, en el nombre de Jesús, hoy mi oración a ti es para que mi amado esposo sepa hacia dónde mirar cuando atraviesa situaciones difíciles en su día, que dirija sus ojos hacia lo que está por venir; que no se enfrasque en lo sucedido en el día, sino que confíe que lo que está viviendo será para mejorar, hazle saber que todo ayuda a bien a los que te amamos. Muéstrale cómo fijar sus ojos en Cristo para afirmar su fe y que así deje de depender de sus fuerzas y conocimiento y se fortalezca en ti. Guarda sus ojos de mirar lo que no le conviene y que él pueda ver lo que tus ojos ven. Gracias por lo que estás haciendo en su vida. Amén.



En Su Gracia



KARLA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oremos por nuestro esposo {De la cabeza a los pies}

¿Matrimonio sin sexo?

12 formas de llegar al corazón de un hijo Rebelde

No soy la mujer maravilla