Gratitud {Salmos 127:3}







He aquí, herencia de Jehová son los hijos;
Cosa de estima el fruto del vientre.

Salmos 127:3


Puedo imaginar que el estar agradecida con Dios por tus hijos es parte de tu vida.
Cada uno de ellos ha sido una bendición de parte de Dios. hablaba con un amigo jy me decía que no era lindo saber que eres un hijo no deseado. Y quizá fue ese nuestro caso. Tal vez alguno de nuestros hijos llegó en el momento menos esperado, quizá fue en medio de una relación pecaminosa, algún abuso, o un “descuido” en las cuentas.


Pero no olvidemos que Dios sigue siendo Dios, soberano, nada hay que salga de Su control. Cada uno de nuestros hijos es una herencia de Él, en la escritura no menciona las circunstancias en las que esos hijos debías nacer para considerarse herencia de Jehová le pertenecen a Él, son su herencia.


Tomemos tiempo para darle gracias a Dios por cada uno de nuestros hijos, todos ellos, ellos quienes nos recuerdas que hemos sido bendecidas para ser mamás, quienes nos recuerdan que Dios ha confiado en nuestras manos a sus hijos. Sea la forma en la que hayamos concebido a nuestros hijos, antes de conocer a Cristo o aun conociéndole, demos gracias a Dios por ese regalo de vida, por darnos la oportunidad de dar luz a su herencia.
Demos gracias a Dios por nuestros hijos, los que le conocen y los que aun no, por los que son obedientes y los que no lo son, demos gracias por nuestros hijos sean como sean porque son creación de Dios quien los confió en nuestras manos.


Nosotros y nuestros hijos somos eco de la promesa de Dios a Abraham de hacer su descendencia como las estrellas del cielo y el polvo de la tierra. (Génesis 15:5)


Diario de Gratitud.

Enlista todas las cualidades por las cuales das gracias de cada uno de tus hijos.
Sé específica y no te detengas. Si deseas escríbelas en notas a tus hijos o díselo a cada uno de ellos, que sepan por todo lo que estás agradecida con Dios por ellos.


En Su Gracia.

K A R L A







Comentarios

Entradas populares de este blog

Oremos por nuestro esposo {De la cabeza a los pies}

¿Matrimonio sin sexo?

12 formas de llegar al corazón de un hijo Rebelde

No soy la mujer maravilla