¿Cómo morimos a nosotras mismas?








“Cuando a ti se te pasa por alto o se te deja a un lado o se te considera un don nadie y eso te duele y te molesta porque es un insulto o descuido, pero tu corazón está contento sintiéndose digno de sufrir por Cristo, eso es morir a ti mismo.”


“Cuando lo que haces bien, otro lo critica, cuando tus deseos son pasados por alto, tu recomendación no cuenta y tus opiniones no son tomadas en cuenta y tú rehúsas a la ira de tu corazón y rehúsas defenderte y lo tomas de una forma callada y paciente, eso es morir a ti mismo.”


“Cuando tú amorosamente y pacientemente soportas cualquier irregularidad o molestia y cuando puedes enfrentarte cara a cara con la extravagancia; los excesos; la insensibilidad espiritual y lo soportas como Cristo soportó, eso es morir a ti mismo.”


“Cuando estás contento con cualquier comida; cualquier ofrenda; cualquier clima; en cualquier sociedad, con cualquier actitud; con cualquier interrupción por la voluntad de Dios, eso es morir a ti mismo.”


“Cuando nunca estás interesado en referirte a ti mismo en cualquier conversación, o guardar un record de tus propias buenas obras, ni te inflas después de que se te alague y cuando tu amas permanecer como un desconocido, eso es morir a ti mismo.”


“Cuando tu puedes ver a tu hermano prosperar y ver sus necesidades llenas y verdaderamente regocijarte con él en espíritu y no sentir envidia o querer cuestionar a Dios, mientras que tus propias necesidades son mayores y en peores circunstancias, eso es morir a ti mismo.”


“Cuando tú puedes recibir corrección de uno que es menor que tú y puedes someterte interiormente y exteriormente sin encontrar rebelión o resentimiento dentro de tu corazón, eso es morir a ti mismo.”

Autor desconocido.






En Su Gracia

K A R L A




Gracias a Dios se nos ha dado la oportunidad de compartir temas que te interesan a ti y a mi desde una perspectiva bíblica, todos los lunes en vivo a través de Sabersinfin.com, no olvides sintonizarnos en punto de las 10:00 a.m.

Damos gracias al Señor por su Bondad y por permitirnos hablar de su Palabra en radio y por internet en su programa Caminemos Juntas. Si te perdiste el programa de esta semana, puedes verlo o escucharlo en las diferentes plataformas en las que está disponible.

Solo da clic aquí o para que puedas ver todos los programas o bien, te comparto el video de esta semana directo en Facebook.







¡Muchas gracias!




Comentarios

Entradas populares de este blog

Oremos por nuestro esposo {De la cabeza a los pies}

12 formas de llegar al corazón de un hijo Rebelde

¿Matrimonio sin sexo?

No soy la mujer maravilla