martes, 6 de marzo de 2018

Publicidad engañosa









Casi no veo televisión. Pero cuando estaba embarazada de mi primogénito, me la pasaba viendo programas que le gustaban a mi madre. Casualmente la gran mayoría de comerciales se trataban de mujeres embarazadas o de bebés perfectamente saludables que corrían en pañales, mientras sonreían por toda la casa con su mamá detrás de ellos en una felicidad sin igual.

Me pasaba algo similar como cuando era niña y toda la publicidad que veía se trataba de dulces, galletas, chocolates y muñecas.  Todo en color de rosa y miel sobre hojuelas.


La cosa es que, pienso que se trata de una publicidad engañosa.


No siempre nuestra maternidad es maravillosa, no siempre nuestros hijos corren felices por la sala de estar, no siempre nuestra niñez es fantástica. Hay mujeres que en la etapa de embarazo no la pasan muy bien, algunas enferman, otras tienen malestares propios del embarazo pero en un nivel mayor al del promedio. Hay niñas que su infancia es una estación de la vida que han querido olvidar y no regresar a visitarla nunca.


Estamos acostumbradas a maravillarnos de Dios en los momentos felices, en los embarazos donde todo es perfecto, donde ambos padres gozan y preparan el cuarto del bebé. Estamos acostumbradas a maravillarnos de Dios en los niños que son bien portados, con valores bien firmes, niños que parecen sacados de una tapa de revista y que sus padres están pendientes de ellos. Magnificamos la obra de Dios en esas situaciones y está bien, Dios es bueno.


Pero creo también que nos hemos olvidado un poco de las circunstancias adversas, hemos estado consumiendo una publicidad engañosa, como si Dios manifestara su Gloria únicamente en la perfección.


Conocí a una mujer hermosa en el Señor, madre de un niñito con Autismo y panhipopituitarismo y madre también de un bebé que nació sin 3 de sus dedos en la mano derecha. Cuando nació el segundo bebé con esta “mal formación” recibió muchísimos mensajes de ánimo y de compasión por parte de propios y extraños. De pronto sentí como si le estuvieran diciendo “No puede ser, Dios te envió 2 niños mal, no te preocupes ya verás que no es tan malo”. Ella agradecía los comentarios y sonreía junto a su esposo.


Ella los veía perfectos.
Son perfectos.
Dios los creó perfectos.


Quizá no perfectos al ojo humano, al estereotipo de perfección en esta cultura y mundo postmoderno. Pero una creación perfecta en manos de un Dios perfecto.


Porque tú formaste mis entrañas;
me hiciste en el seno de mi madre.
Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho;
maravillosas son tus obras,
y mi alma lo sabe muy bien.
No estaba oculto de ti mi cuerpo,
cuando en secreto fui formado,
y entretejido en las profundidades de la tierra.

Tus ojos vieron mi embrión,
y en tu libro se escribieron todos
los días que me fueron dados,
cuando no existía ni uno solo de ellos.

Salmo 139:13-16


Dios se manifiesta gloriosamente en cada bebé, los nacidos y los que mueren en el vientre de su madre, los que nacen con calificación perfecta y los que no alcanzan la perfección humana. Tenemos un Dios soberano que dispone las cosas para bien, para Su Gloria. Cada niño que nace es una buena noticia de la gracia y la misericordia de Dios, nos recuerda que la sigue extendiendo a nosotros.

Cada niño es una bendición, cada padre es bienaventurado por tenerlos, por llenar su aljaba con ellos. Todo bebé nace con un propósito, sea un niño totalmente sano o uno que lucha minuto a minuto para sobrevivir.


Es gratificante ver a padres de pequeños que alaban a Dios porque a pesar de las adversidades, ellos confían en que su pequeño bebé es una creación perfecta de Dios, un diseño divino, un diseño para Su Gloria.


Quizá nos hace falta ver más allá de lo que nuestra mirada finita ve, quizá hemos visto demasiado en una perspectiva horizontal, quizá no hemos aprendido que todo lo que Dios hace es perfecto, con su sello, con su diseño, con sus propósitos.


La próxima vez que veamos en otros su limitación para realizar alguna tarea, recordemos que en la perfección de Dios ellos están cumpliendo sus propósitos. Recordemos también que, aunque no tengamos alguna limitación física, somos incapaces de realizar todas las tareas que quisiéramos, pero que al igual que todo el mundo que nos rodea, somos perfectamente estructurados por el Eterno Dios que día a día nos capacita, usa y moldea para cumplir sus propósitos y para Su Gloria.


Quizá no hemos aprendido que todos hemos nacido para cumplir sus planes, para ser de bendición a otros, para servir, para compartir… es tiempo de reconocer que nuestra vida está en manos de Dios.


Tal vez seas la madre de un bebé con alguna limitación física, quizás seas tú quien la posee o puede ser que seas una mujer que aún no logra concebir. Eres perfecta, tan perfecta como ese bebé, perfecta para cumplir los planes y propósitos de Dios, en su mente estuvo ese diseño perfecto en ti. Cada noche con dolores físicos, emocionales y del alma no han sido en vano, en cada una de esas noches largas, interminables, Dios ha estado presente.

Él se glorifica en los que ríen y en los que lloran, en los que se gozan y los que sufren, eres parte de ese plan tan perfectamente establecido por nuestro soberano Dios, no lo olvides.


Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados.
Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia.
Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios.


Mateo 5:3-9







En Su Gracia

K A R L A




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips