El protagonista encubierto {Tercera parte}


Hoy continuamos con el estudio de Encontrando a Jesús en el Antiguo Testamento. Puedes leer el artículo anterior en este enlaceSi no pudiste descargar el cuestionario correspondiente al tema “El protagonista encubierto” aun puedes hacerlo, está disponible en este enlace y es gratis.

Continuamos con este hermoso estudio “Encontrando a Jesús en el Antiguo Testamento” y reflexionamos si continuamente vemos a Jesús a lo largo de todos los pasajes de la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.







En el artículo anterior nos formulamos la pregunta acerca de lo que hablamos de la Nueva Jerusalén: ¿De dónde viene la luz en ella? La respuesta es:
De Jesucristo.


La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen,
porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.

Apocalipsis 21:23

Hemos creído que las tinieblas se relacionan con la ausencia de Dios, y el hecho de que el Espíritu de Dios se moviera sobre la superficie de las aguas en Génesis mientras aún había tinieblas, nos hace cuestionarnos el por qué; sin embargo, si nuestra evaluación es correcta en la forma en la que Cristo creó todo, entonces ahora todo cobra sentido. Dios es omnipresente y por ende no hay un sitio en el universo en donde Él no esté y donde Él no gobierne, pero si nosotras no lo reconocemos y no vivimos según sus mandamientos, o según su luz, entonces todavía permanecemos caminando en las tinieblas, aun cuando su luz se nos haya manifestado.

El versículo siguiente nos enseña que el cordero es su lumbrera, Apocalipsis 21:24 nos dice: Y las naciones andarán a su luz, y los reyes de la tierra traerán a ella su gloria.” La Biblia comienza con la luz, y la Biblia termina con la luz. Y ya sabemos que la luz no es solamente el Creador sino también el Redentor podemos concluir entonces que en la creación fuimos hechos a su imagen y con la salvación estamos siendo recreados a su imagen. Como dijimos anteriormente, los hombres fueron creados para representar a un Dios santo y enseñorearse sobre la tierra. Antes de la caída esto era fácil de hacer, sin embargo, como consecuencia del pecado de Adán, Dios cambió la naturaleza del trabajo. Génesis 2:9 nos habla de cómo era el trabajo antes de la caída. “Y el Señor Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer…” notamos aquí que lo que hizo brotar el fruto no fue el hombre, sino Dios, (puedes leer lo que sucede con la caída en Génesis 3:17-19).

Aunque el trabajo es difícil si tenemos una relación cercana con Jesús podemos experimentar paz en las dificultades como dice Filipenses 4:6-7 nos enseña: Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.”  Y tenemos que estar advertidos de que, según este versículo, para tener esta paz debemos estar enfocadas en el Señor y tener un estrecho caminar con Él, trayendo todo ante Él. Por eso es que, debemos enfocarnos  en que Dios está en control, como Jeremías 32:27 nos recuerda que todo es posible para Dios. 1 Corintios 10:31 nos instruye que todo es para la Gloria de Dios, y que todo cuanto acontezca en nuestra vida es para nuestro bien como está escrito en Romanos 8:28. Por eso es que cuando estamos enfocadas en Dios, los problemas (aunque sean continuos) no nos afectan, ellos fluyen y son más fáciles de llevar.

Por el momento, Dios ha permitido que Satanás sea el príncipe de esta tierra, pero eventualmente, Él lo quitará de en medio como nos dice Apocalipsis 20:10, entonces en la creación podemos ver que al hombre se le dio el privilegio de enseñorearse y dominar la tierra, sin embargo, con la entrada del pecado el trabajo se hizo bien difícil. Un día Dios quitará a Satanás y a los demás ángeles caídos y el Señor reafirmará su dominio, ante todo, aunque no olvidemos que Él siempre ha tenido el control absoluto y aún con los demonios de por medio Dios está controlando todo lo que está pasando. Es importante saber y recordar que, aunque pareciera que Satanás tiene el control y nos hace la vida difícil, Dios siempre ha estado en control, Él es soberano, omnipotente. 

Satanás solo puede hacer hasta donde Dios se lo permite, cuando las cosas están pasando, tenemos que verlo más como una prueba para saber qué hay en nuestro corazón. Cuando los israelitas estuvieron 40 años en el desierto, fue así para que vieran lo que había en su corazón. Dios sabe lo que hay en el nuestro, nosotras somos las que no sabemos, por eso Dios permite las pruebas y circunstancias en nuestra vida, para así mostrarnos nuestro corazón y las áreas que aún necesitan ser redimidas, y eso lo hace porque nos ama, para que de esa forma Él pueda ser glorificado. Cuando las cosas no están bien, las personas que nos rodean (creyentes y no creyentes) verán la diferencia en nuestra vida, el poder del Espíritu Santo que actúa en nosotras y el cómo glorificamos a Dios en medio de las circunstancias.

Salomón nos explica en Eclesiastés 3 cómo Dios está en control de todo y nos dice en el versículo 1: Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo.” Salomón, el hombre más sabio a través de las generaciones cuando se desenfocó de Dios caminó en las tinieblas, y el resultado fue que la vida le pareció sin sentido llegando a la conclusión de que “Vanidad de vanidades, dice el predicador, todo es vanidad” Eclesiastés 12:8 sin embargo, cuando él se enfocó nuevamente en Dios se dio cuenta del control de Dios y concluye al final de su libro diciendo:

La conclusión, cuando todo se ha oído, es ésta
teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto concierne a toda persona.
Porque Dios traerá toda obra a juicio, junto con todo lo oculto,
sea bueno o sea malo.
Eclesiastés 12:13-14


Dios está en control de todo, Él ha permitido a Satanás ponernos trabas, pero aun esas trabas están bajo el control de Dios. Problemas, enfermedades, accidentes, muertes de seres queridos, todo, todo está bajo el control de Dios. Al final, todos aquellos que tienen escrito su nombre en el libro de la vida le verán a Él en toda su Gloria y Él demostrará su sabiduría y su control sobre todo en este tiempo. Con la ayuda del Espíritu Santo podemos caminar en su luz, Efesios 2:10 nos recuerda: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.” Dios quiere que andemos en Él, que conozcamos su Palabra, Él es quien controla nuestro andar y Él quiere que confiemos en Él, pero eso solo es posible si le conocemos y tenemos una relación estrecha con Él.

Dios controla las circunstancias para que podamos ver por dónde Él quiere que andemos, Él es quien nos ha dado las habilidades, los dones y talentos para que podamos disfrutar del trabajo, fue Él quien nos dejó al Espíritu Santo para guiarnos. Todo eso lo hacemos sin darnos cuenta y luchamos contra su control. Cuando lleguemos a la Nueva Jerusalén veremos lo maravilloso que es caminar bajo su control.


Sus puertas nunca se cerrarán de día (pues allí no habrá noche); 
y traerán a ella la gloria y el honor de las naciones; y jamás entrará en ella nada
 inmundo, ni el que practica abominación y mentira, sino sólo aquellos cuyos nombres 
están escritos en el libro de la vida del Cordero.

Apocalipsis 21:25-27


Podemos ver cómo el poder de Dios es demostrado en la creación y en la salvación. Así apreciaremos a través de la creación, que Dios es poderoso y soberano. Todo fue creado como Él quería, Él es bueno, Nuestro Dios es bueno, Él creó todo lo necesario para que podamos vivir a pesar del pecado y la guerra espiritual alrededor nuestro, Él es sabio. La creación del mundo fue con la exactitud necesaria para su buen funcionamiento, con una creatividad increíble e inmensa para que no solamente podamos vivir, sino disfrutar de lo creado. 

Si tan solo pensamos en las aguas del mar como llegan justo donde Él ha determinado, como sube la marea y como baja cada día, la luna, el sol… no cabe duda que, Dios es sabio, todo responde a un propósito, no sólo en lo que creó sino en la forma en la que Él lo creó todo, todo está encaminado hacia la culminación que tendrá su punto máximo con la segunda venida de nuestro Salvador Jesucristo. Él vendrá en victoria, aunque Él fue glorificado en la cruz, y esto realmente fue la victoria, pero las únicas personas que pudieron ver eso fueron los creyentes, cuando el vuelva, todos le verán aún el no creyente verá Su Gloria. Es increíble la sabiduría de Dios, no importa si nos referimos a las cosas sencillas o a las cosas abstractas, Cristo está presente.


¡Nos leemos pronto!

En Su Gracia

K A R L A



Damos muchas gracias a Dios por cada hermana del ministerio Mujer para la Gloria de Dios quienes nos dieron la oportunidad de compartir este estudio, un estudio de mucha bendición y edificación para el cuerpo de Cristo. Visita también Soy Mujer de Valor y déjanos tus comentarios. ¡No olvides que puedes escuchar el estudio en vivo directamente en este enlace!

Te pedimos nos apoyes en oración, por ellas y por nosotras para que podamos seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de su pueblo y la expansión del reino de Cristo. Oren por nuestra protección también para seguir adelante con su encomienda.

La próxima semana estudiaremos “La relación entre Jesús y Noé” ¡No te lo pierdas! ¡Dios te bendiga!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Oremos por nuestro esposo {De la cabeza a los pies}

¿Matrimonio sin sexo?

12 formas de llegar al corazón de un hijo Rebelde

No soy la mujer maravilla