La frustración de edificar un reino sin Dios {segunda parte}

Hola mi amada hermana, en la primera parte de este estudio hablamos acerca de la rebeldía que presentaron los habitantes de Sinar al querer edificar una torre para ser conocidos entre las naciones, hoy continuamos escudriñando a través de esa historia para encontrar a Jesús en ella.


Recuerda que, si no has descargado el cuestionario correspondiente a este tema, lo puedes hacer directamente aquí, sin costo alguno para que puedas ir contestándolo conforme estudies con nosotras. 






El día de hoy nos formulamos la pregunta: ¿Estás edificando un reino para ti misma?




Vamos, bajemos y allí confundamos su lengua, para que nadie entienda el lenguaje del otro. Así los dispersó el Señor desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad.
Génesis 11:7-8

En su misericordia Dios dañó sus planes sabiendo que cuando el hombre vive en rebeldía y autosuficiencia su corazón se endurece contra Él, la mente entenebrecida se aumenta y el corazón engañoso decepciona aún más la mente. Las personas llegan a creer que son como Dios. ¿recuerdas la serpiente con Eva? Génesis 3:5 dice: Pues Dios sabe que el día que de él comáis, serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal.”  Satanás es astuto, pero no creativo, el único creativo es Dios. Aunque las situaciones son diferentes él sigue usando las mismas estrategias y nosotros seguimos creyéndolas ingenuamente o pecaminosamente. Es verdad que no hay nada nuevo debajo del sol como dice Eclesiastés.

Por eso fue llamada Babel, porque allí confundió el Señor la lengua de toda la tierra; y de allí los dispersó el Señor sobre la faz de toda la tierra.
Génesis 11:9
Es verdad que los planes del Señor no se detienen y somos nosotras quienes decidimos si queremos llegar por la buena o por la mala. Por ballena o por barco.

Hablemos de la etimología y el origen de la palabra Babel porque es muy interesante. El significado de Babel es confusión, sin embargo, había una ciudad grande y muy conocida para los judíos con un nombre similar que es Babilonia. En la lengua de este país, Babilonia no significaba confusión sino la puerta hacia Dios. increíble, los nombres son tan similares y recordemos que la gente en Sinar pensaron que iban a edificar una torre que llegaría hasta los cielos ¿coincidencia?

Por la historia sabemos el destino de la gran Babilonia, que recordemos que fue considerada la gran ciudad más grande en el mundo, entre 1770 y 1670 a.C. y de nuevo entre 612 y 320 a.C. sin embargo, con todas las modernidades que tenía, uno pensaría que era imposible de derrotar, pero, sabemos por la historia que fue invadida varias veces, primero por los asirios, varias veces por los persas, después por los griegos y luego por los musulmanes. Todo eso demuestra una vez más la soberanía del Señor.

Salmo 127:1 nos recuerda que Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican; si el Señor no guarda la ciudad, en vano vela la guardia.” Dios está por encima de todo y cuando humildemente aceptamos que somos sus criaturas, Él ofrece algo mejor, y es que podamos llegar a ser sus hijas cuando nos convertimos a Cristo aceptando lo que Él hizo por nosotras en la cruz.

Éxodo 19:5 dice: Ahora pues, si en verdad escucháis mi voz y guardáis mi pacto, seréis mi especial tesoro entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra” el hombre cree que es tan inteligente y tan poderoso cuando la realidad es que los planes y los propósitos de Dios son los que prosperarán, y si queremos tener éxito en la vida debemos buscar donde Dios está trabajando y unirnos a Él en humildad y fe.

Génesis 10:8,10 leemos que el líder en Sinar fue Nimrod. Y Cus engendró a Nimrod, que llegó a ser poderoso en la tierra. Y el comienzo de su reino fue Babel, Erec, Acab y Calne, en la tierra de Sinar.” Y recordemos que ellos querían ser famosos, pero no en la forma escrita por Dios. Dios los mandó llenar la tierra, muchas veces se nos hace tediosa la forma en la que Él nos hace famosas pues es a través de los hijos; por eso en la Biblia se mencionan tanto los hijos de cada persona. En ocasiones nos aburrimos leyendo las listas de fulano engendró a fulano, sin embargo, hay pinceladas de tesoros escondidos y si no ponemos la atención que debe no veremos ese tesoro. Esa es otra forma en la que Dios se hace famoso, a través de la descendencia.

Otra forma es a través de una vida de obediencia. Entre más obedientes somos más gloria traemos a Su nombre y más Él nos reconoce. Tenemos que darnos cuenta de que la fama de Dios no es la misma que la del mundo. La del mundo parece brillar más porque la cosmovisión mundana es traer la fama a la persona y elogiar todo lo que hace, prácticamente hacer un ídolo o un dios de la persona, entonces hay más personas interesadas en obtener y elogiar esa fama efímera, vana. Depende del área puede durar desde días hasta años, sin embargo, cuando la moda pasa, cuando la moda cambia o se pierden las habilidades que la persona tiene o la persona envejece o se enferma o muere, se acaba todo y se empieza a adorar a otros ídolos.

La fama de Dios es traerle a Él la gloria, entonces hay menos elogios particulares porque es Dios quien está en la palestra y esa palestra no es en este mundo. Es Él quien recibe la gloria porque todo vino de Él, Él es el autor de toda bondad, los dones y todo lo que tenemos. Y a diferencia de la gloria mundana, la de Él es eterna, trasciende, su gloria es majestuosamente impresionante y solamente Él la merece, sólo Él es digno.

Tenemos héroes cristianos, sin embargo, son personas humildes que reconocen que su éxito fue por la Gracia de Dios. Para demostrar lo que estamos diciendo regresemos a Sinar y veamos que no hay mención de que Nimrod haya tenido hijos y si acaso tuvo, la fama se quedó con Nimrod. En Génesis 10:25 leemos Y a Heber le nacieron dos hijos: el nombre de uno fue Peleg, porque en sus días fue repartida la tierra, y el nombre de su hermano, Joctán.”   (La palabra Heber es raíz de la palabra hebreo y Peleg significa dividido). Nimrod tiene la fama, él es un poderoso cazador según Génesis 10:9

Podemos ver aquí que Dios está dividiendo el pueblo como respuesta al pecado que ocurre en la ciudad. Uno de los descendientes de Peleg fue Tare y tuvo 3 hijos: Abram, Nacor y Harán como nos dice en Génesis 11:27.

Un hombre común viviendo una vida ordinaria tiene un hijo quien tendrá un hijo que será el padre de la fe, y generaciones más tarde de quien el Mesías el salvador del mundo, vendrá.

¿Qué Dios hará con nuestros hijos?
Por eso es tan importante criar a nuestros hijos en la disciplina e instrucción del Señor como nos dice Efesios 6:4, y ser obedientes a nuestro Dios dándoles ejemplo de vida que ellos puedan seguir, porque las madres somos como la Biblia que ellos leerán primero.

Algo que es importante recordar es el significado de los nombres, Dios les dijo a determinadas personas qué nombres les pondrían a sus hijos. Recordemos el caso del profeta Oseas a quien Dios mandó casarse con una prostituta y sus hijos tenían nombres dados por Dios como una lección al pueblo pecaminoso; sin embargo, la mayoría de las personas creían que ellos estaban decidiendo los nombres, pero claramente se ve que esos nombres estaban apuntando a lo que ocurriría en el futuro lo que era claro que los padres no tenían como saberlo. Así se demuestra una vez más la soberanía de Dios.

Dios nos usa. Creemos que somos nosotros quienes trabajan, pero es Dios quien está haciendo la obra a través nuestra.

Para enfatizar este punto, podríamos pensar que esta fue una familia diferente del resto del pueblo, ellos estaban adorando a Dios y por esto el Señor la eligió, sin embargo, la Biblia nos deja saber que todo es por Gracia. Sabemos que Abraham vino de la ciudad de Ur, no de Sinar entonces en un momento ellos salieron de Sinar para establecerse en Ur. Josué 24:2 nos deja saber que no fueron super espirituales, de hecho, eran paganos. “Y Josué dijo a todo el pueblo: Así dice el Señor, Dios de Israel: “Al otro lado del Río habitaban antiguamente vuestros padres, es decir, Taré, padre de Abraham y de Nacor, y servían a otros dioses.”

La realidad es que Dios en su gracia ha hecho todo. Él fue quien tuvo la iniciativa de buscarnos. ¿no fue Dios quien salió a buscar a Adán y Eva en el jardín del Edén? ¿No fue Dios quien mandó a Noe a construir un arca donde se salvaría él y su familia? Y ahora leemos en Génesis 12:1 que fue Dios quien llamó a Abram:

Y el Señor dijo a Abram: Vete de tu tierra,
de entre tus parientes
y de la casa de tu padre,
a la tierra que yo te mostraré.”

Ninguna de nosotras merecemos la salvación, y si no fuera por Dios, cada una de nosotras iríamos derechito al infierno. Es su misericordia y su gracia que nos tiene aquí.
Y de nueva cuenta Dios muestra su soberanía al llamar a una familia, a un hombre quien sería el padre de multitudes con una esposa estéril. Génesis 12:2-3 le dice: Haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.”  

En el capítulo 11 el pueblo decía “nosotros haremos una torre, una ciudad, para ser famosos”. No queremos pasar por alto que en el capítulo 12 es Dios quien está diciendo: “Yo te haré una nación grande, yo engrandeceré tu nombre y tú serás una bendición al mundo entero.”

Esta aparición de Dios es diferente de las primeras 3 apariciones.
·         La primera fue para castigar a Adán y Eva y la serpiente.
·         La segunda para juzgar a Caín cuando mató a Abel.
·         La tercera fue para castigar al mundo cuando se le presentó a Noé.
Sin embargo, esta no es para castigar sino para bendecir. La respuesta de Abraham fue edificar un altar para adorar a Dios, no una torre para ser como Dios.

Evaluando la vida de Abraham y Sara, ellos fueron obedientes al llamado de Dios no solamente por haber salido de Ur de los caldeos, sino que fueron obedientes al llamado general de Dios también. Dios había dicho a Adán y Eva y luego a Noé que llenaran la tierra y para hacer esto tenían que salir de donde estaban y viajar a otros sitios. ¿Has pensado que Abraham y Sara vivieron toda su vida después de este llamado como nómadas? Dios dijo que salieran de su ciudad hacia un sitio que Él les mostraría, ni sabían a dónde irían, pero salieron, dejaron atrás una ciudad cómoda, caminando hacia donde Dios les dijo y confiando solamente en Él. Y aun siendo nómadas Dios les hizo acumular muchas riquezas.



Por hoy terminamos el estudio esperando que haya sido de mucha bendición, te pedimos que no dejes de visitarnos el próximo viernes para terminar con este tema de “La frustración de edificar un reino sin Dios”

Recuerda de orar y visitar Mujer para la Gloria de Dios para que puedas escuchar el estudio y contestar tu cuestionario mientras escuchas y eres edificada con la hermana Cathy Scheraldi de Núñez, quien nos ha dado la oportunidad de compartir este bello estudio de su autoría.

¡Nos leemos pronto!

En Su Gracia

K A R L A

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oremos por nuestro esposo {De la cabeza a los pies}

12 formas de llegar al corazón de un hijo Rebelde

¿Matrimonio sin sexo?

No soy la mujer maravilla