Incomparable poder {Segunda parte}





Hola mi amada hermana, hoy continuamos escudriñando a través de la historia de Abraham para encontrar a Jesús en ella.

Recuerda que, si no has descargado el cuestionario correspondiente a este tema, lo puedes hacer directamente aquí, sin costo alguno para que puedas ir contestándolo conforme estudies con nosotras.  




Vemos como fue por la sangre de un cordero aplicada como señal en los postes y dinteles de las casas lo que les salvó de la muerte, sin embargo, todos los que no le aplicaron la sangre del cordero al dintel de sus puertas, murieron.

Este cordero representa a Jesucristo para nosotras, Romanos 6:23 nos dice: “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Alguien tenía que morir por nuestros pecados, sin embargo, la sangre de ningún cordero podía quitar la deuda que teníamos con Dios de una vez y para siempre, así que los judíos tenían que presentar un sacrificio anualmente y por esto justo antes de esta noche de la pascua el Señor mandó decirles.

Hebreos 9:22 nos dice: “Y según la ley, casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón.” Para todos nosotros que vivimos después del sacrificio de Jesucristo es obvio que este cordero joven y sin mancha es Cristo quien murió para salvarnos, es su sangre la que pagó el precio por nosotras. No queremos que pasemos por alto con respecto a los judíos en Egipto, la sangre tenía que ser aplicada a sus casas para que el ángel de la muerte pasara sin matarlos.

Es igual con nosotras, debemos apropiarnos de la sangre de Cristo en nuestras vidas para no morir eternamente en el infierno, como leemos en 1 Pedro 1:18-19 que nos dice: “sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.”

Efesios 1:7 nos dice: “En Él tenemos redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de su gracia” la libertad y la salvación de la muerte vino por la sangre de un cordero para los judíos en Egipto y con nosotras hoy; el cordero es Jesucristo, por eso Juan el bautista exclamó en Juan 1:29 “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.”

De nuevo viendo el libro de Éxodo en una forma panorámica, encontramos otra analogía y es que la libertad o la salvación fue posible por el poder de Dios. Faraón fue un hombre obstinado, necio aun antes de la primera plaga Dios demostró claramente que Él tenía más poder que sus dioses.

Éxodo 7:8-12 “Y habló el Señor a Moisés y a Aarón, diciendo: Cuando os hable Faraón, y diga: “Haced un milagro”, entonces dirás a Aarón: “Toma tu vara y échala delante de Faraón para que se convierta en serpiente.” Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón e hicieron tal como el Señor les había mandado; y Aarón echó su vara delante de Faraón y de sus siervos, y ésta se convirtió en serpiente. Entonces Faraón llamó también a los sabios y a los hechiceros, y también ellos, los magos de Egipto hicieron lo mismo con sus encantamientos; pues cada uno echó su vara, las cuales se convirtieron en serpientes. Pero la vara de Aarón devoró las varas de ellos.”

Si Faraón hubiera sido un hombre sabio, en ese momento se habría percatado que el Dios de Aarón era uno de mucho poder, un poder superior.

Nosotras debemos notar que los poderes de las tinieblas pueden manifestarse con señales y prodigios, en esta historia se ve claramente, y solo porque está ocurriendo algo super natural no necesariamente significa que viene de Dios, por esto es por lo que 1 Juan 4:1 nos avisa: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.”

Yo no quiero que reflexiones en que los tiempos de ahora son diferentes porque Jesús hablando de los tiempos finales dijo en Mateo 24:11 “Y se levantarán muchos falsos profetas, y a muchos engañarán.” Y en el versículo 24 dice: “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos.”

Dios estaba demostrándole a los egipcios y a los judíos que Él y solo Él es el todo poderoso. Al nosotras conocer los acontecimientos y el resultado de esta historia, porque están todos expuestos en la Palabra, quitamos la vista de cómo las personas se sintieron con todo lo que estaba ocurriendo y entonces, si perdemos la perspectiva de la grandeza de Dios, no aprenderemos a cómo aplicar esta fe a nuestras vidas durante las tribulaciones, tenemos que pedirle a Dios que nos ayude a mantener nuestros ojos puestos en Él.

Por ejemplo, dejar que los judíos salieran de Egipto era una decisión económicamente tonta para los egipcios, a menos que, como era el caso Dios lo estuviera pidiendo. Los judíos eran quienes mantenían la economía del país, ellos eran numerosos, dejarlos salir pondría en riesgo la economía de Egipto haciéndolos vulnerables ante otras naciones más poderosas que en todo tiempo trataban de invadirlos.

Cualquier economista diría que esto era una locura, y el faraón era responsable entonces, es por esto por lo que entendemos su tenacidad al no dejarlos salir. Y, por otro lado, lo mismo que los judíos, ellos no solamente están trabajando para ellos, sino que sabían que este rey era muy difícil, cuando los jefes hebreos se quejaron ¿recuerdas lo que el faraón hizo?

“Entonces los jefes de los hijos de Israel fueron y clamaron a Faraón, diciendo: ¿Por qué tratas así a tus siervos? No se da paja a tus siervos, sin embargo, siguen diciéndonos: “Haced ladrillos.” Y he aquí, tus siervos son azotados; pero la culpa es de tu pueblo. Mas él dijo: Sois perezosos, muy perezosos; por eso decís: “Déjanos ir a ofrecer sacrificios al Señor.” Ahora pues, id y trabajad; pero no se os dará paja, sin embargo, debéis entregar la misma cantidad de ladrillos.”
Éxodo 5:15-18

Lo mismo pasó con Moisés y Aarón, recordemos que Moisés creció con esta familia, él tenía que conocer muy bien el temperamento del faraón, y encima de todo, el pueblo judío le echaba la culpa de todo lo que estaba ocurriendo a Moisés y Aarón.

Al observar todos estos hechos es cuando uno evalúa la vida con una perspectiva por debajo del sol y lo que debemos hacer es siempre evaluar todo comenzando con Dios, la realidad es que cuando evaluamos las circunstancias por encima del sol, nos damos cuenta de la imposibilidad de lo que está ocurriendo y entonces el poder de nuestro Dios se hace más visible.

La única forma en que ellos podían salir de Egipto era por el poder del Señor, humanamente era imposible que ellos se fueran y que el faraón los liberara. Fíjense como a lo largo de la historia faraón se resistió tanto, y humanamente es lógico. Todo esto hizo que la manifestación del poder de Dios fuera mayor.

Como sabemos, toda la Escritura habla de Jesucristo como Él nos enseñó en Juan 5:39 nos dice: “Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” sabemos que fue Jesús pre encarnado que estaba liberando a los judíos. ¿Y nosotras? ¿Quién es quién nos ha liberado del poder del pecado? El mismo Jesucristo.

Somos totalmente incapaces de salvarnos a nosotras mismas, así como fue de grande la liberación del pueblo judío de los egipcios, así de grande y asombroso debe ser la liberación para cada una de nosotras que conocemos a Cristo, la libertad que nos regala al momento de nuestra salvación.

Estamos tan acostumbradas que alguien acepte al Señor, ya el Señor hace el milagro en su corazón, el alma; pero como lo vemos tantas veces, perdemos el asombro. Y eso es triste porque Él acaba de sacar a alguien de la muerte espiritual a la vida espiritual.

1 corintios 2:14 nos dice: “Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente.” Cada vez que nosotras veamos a una persona aceptar a Cristo es literalmente si estuviéramos frente a un ciego que ahora puede ver, espiritualmente hablando. Hasta ese momento estaba ciego y ahora sus ojos han sido abiertos y eso es una gran evidencia del poder de Dios.

Si nadie busca a Dios y no podemos entenderlo sin el Espíritu Santo, entonces Él tiene que cambiarnos para que podamos entender y buscarle a Él y encontrarla y aún después de ser salvas, con la morada del Espíritu Santo es cuando nos revela nuestros pecados, es Dios quien nos da la convicción de nuestros pecados y nos guía al arrepentimiento, nos forma y mantiene en el camino.

Pablo nos dijo así en Filipenses 1:6 “estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.”

Leamos 1 Corintios 1:18 que nos dice: “Porque la palabra de la cruz es necedad para los que se pierden, pero para nosotros los salvos es poder de Dios.” de nuevo es solamente Cristo el que puede salvarnos, somos tan incapaces como los judíos en Egipto.

Cristo canceló nuestra deuda y nos regaló la vida eterna como leemos en Colosenses 2:13-15 “Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él, habiéndonos perdonado todos los delitos, habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz. Y habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de Él.”



Por hoy terminamos el estudio esperando que haya sido de mucha bendición, te pedimos que no dejes de visitarnos el próximo viernes para terminar con este tema de “Incomparable poder”


Recuerda de orar y visitar Mujer para la Gloria de Dios para que puedas escuchar el estudio y contestar tu cuestionario mientras escuchas y eres edificada con la hermana Cathy Scheraldi de Núñez, quien nos ha dado la oportunidad de compartir este bello estudio de su autoría.


¡Nos leemos pronto!

En Su Gracia
K A R L A


Comentarios

Entradas populares de este blog

Oremos por nuestro esposo {De la cabeza a los pies}

¿Matrimonio sin sexo?

12 formas de llegar al corazón de un hijo Rebelde

No soy la mujer maravilla