Mis 5 libros favoritos en 2018








Este año tuve la oportunidad de leer 16 libros de diferentes autores y diferentes temas. Todos fueron de gran bendición, pero, tengo 5 favoritos que quiero recomendarte ampliamente. Sin duda volveré a leerlos en algún momento.

 

Una grieta en tu santidad, por Kevin Deyoung

El tema de la santidad es apasionante. Somos llamados a ser santos porque nuestro Dios es Santo. Un libro muy sencillo de leer. Con apenas 200 páginas, el autor expone de manera excepcional el tema de la santidad en el creyente. Deyoung confronta con la Palabra, pero sin acusar, sin condenar. Se hace vulnerable al compartir de manera amena sus luchas y lleva al lector a reflexionar en qué tanta importancia le damos a vivir de manera santa.

Un libro práctico, lleno de enseñanza teológica para no frenar en esta carrera cristiana y aprender cómo día a día se puede vivir como Cristo a través de la unión con Él. Sé santo, Dios te eligió para santificarte.

“Con el Evangelio, hay esperanza de limpieza. Con el Espíritu, hay esperanza de poder. Con Cristo, hay esperanza de transformación. Con la Palabra de Dios, hay esperanza de santidad” (p. 161).

Siervos para Su gloria, por Miguel Núñez

Este ha sido el libro que más me ha ayudado en entender lo que ser un “siervo de Dios” significa. El pastor Miguel Núñez  escribe de manera profunda y nos muestra que antes de hacer lo que Dios nos ha llamado a hacer, primero debemos convertirnos en las personas que Él nos creó para ser.

Son 14 capítulos en los cuales el autor nos lleva “de la mano” a conocer las características de un siervo que vive para la gloria de Dios. Un carácter aprobado por Dios es lo que anhelamos sus hijos y el pastor Núñez es reconocido por vivir con integridad y sabiduría. 

En este libro, él nos deja ver cómo es que Dios usa a personas ordinarias para vivir de manera que le agrade a Él.
“Cuando el carácter no ha sido formado antes de servir, es mucho el daño que podemos causar” (p. 9).

Pacto Matrimonial, por John Piper

Uno de mis autores y predicadores favoritos esperó 40 años de matrimonio para escribir un libro que hable de lo dulce, y al mismo tiempo de lo amargo que se vive en esa unión que comenzó con un “sí, acepto”.

De manera magistral y poética, el pastor Piper nos muestra cuánto necesitamos vivir el evangelio en nuestro matrimonio. Nos recuerda que ese pacto que realizamos con Dios no se trata de nosotros sino de Cristo, de cómo a través de nuestra unión mostramos al mundo el gran amor que Cristo tiene por su iglesia por quien se sacrificó.

A través de los capítulos, Piper expone temas de suma importancia en todo matrimonio, nos habla de paciencia, de amor, de desnudez sin avergonzarnos, romance, sumisión, liderazgo, hijos, evangelización, divorcio y soltería. Es un deleite leer cómo nuestro matrimonio está cumpliendo un propósito al exhibir la relación de Cristo con su iglesia.

“El significado último del matrimonio no está en el matrimonio mismo. No está en el esposo, ni en la esposa, ni en los hijos. El significado último del matrimonio está en “como Cristo,” “así como la iglesia” y “tal como Cristo” (p. 135)”.

Guerra de palabras, por Paul David Tripp

Todos somos propensos a hablar sin pensar. Hemos sido heridos en múltiples ocasiones por las palabras de otros y lo hemos hecho nosotras también.

A través de 13 capítulos, Paul David Tripp nos instruye de manera puntual cómo es que nuestras palabras deben reflejar que hemos sido redimidas por Dios. “Una de las cosas que nos distingue del resto de la creación es precisamente nuestra habilidad para comunicarnos” (p. 11). Nuestras palabras dichas en el momento preciso, con el tono preciso y la intención adecuada, suelen ser un bálsamo para quienes nos escuchan.

Tripp nos deja saber que, como embajadores de Dios, nuestras palabras deben dar a conocer el evangelio de la Gracia de Dios. Este libro nos muestra cómo se vive una guerra de palabras, pero también nos muestra que esa guerra ha sido ganada por Cristo en el calvario. Es una guerra que durará toda nuestra vida de este lado de la gloria, pero que mientras más pronto decidamos permitir al Espíritu Santo el obrar en nuestro corazón, más pronto sabremos cómo, cuándo y qué decir.

“Dios nos ha dado su verdad para que entendamos el sentido de la vida. Él sabía que por nuestra propia cuenta nunca seríamos capaces de entender la vida correctamente. También sabía que en este mundo caído habría un estruendo de voces, todas compitiendo por nuestros corazones, todas considerando los mismos hechos, pero cada una dándonos una interpretación diferente. La Palabra de Dios nos fue dada para acabar con toda confusión y para interpretarnos el sentido de la vida. Es de vital importancia que nos hablemos unos a otros diariamente con la verdad bíblica. Al hacerlo, maduraremos en Cristo” (p. 219).

Mujer de la Palabra, por Jen Wilkin

Durante años estudié la Palabra de Dios sin un método definido. Hacía devocionales e iba de un libro a otro libro, del Antiguo al Nuevo, de un versículo a otro versículo sin que tuvieran conexión alguna. Mi crecimiento fue menor y el entendimiento de la Palabra no era el deseado.

Jen Wilkin en este libro, nos explica paso a paso cómo estudiar la Biblia de manera que conozcamos a Dios más profundamente. Nos enseña que debemos estudiar con propósito, con perspectiva, con paciencia, mediante un proceso, en oración y en compañía de otras personas.

“El corazón no puede amar lo que la mente no conoce” (p. 29).
En este libro aprendí a estudiar con paciencia, no llevando un calendario porque Podemos caer en la trampa de estudiar por cumplir con esos tiempos. En el estudio de la Palabra necesitamos paciencia, constancia, disciplina y un amor por aprender de ella y, sobre todo, vivirla.

Estos fueron los libros que más disfruté y que volveré a leer en algún momento si Dios lo permite. Espero que tengas la oportunidad de leerlos y ser edificada a través de ellos. 

¡Felices lecturas!


En Su Gracia

KARLA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oremos por nuestro esposo {De la cabeza a los pies}

¿Matrimonio sin sexo?

24 bendiciones bíblicas para nuestros hijos

12 formas de llegar al corazón de un hijo Rebelde