sábado, 2 de diciembre de 2017

Descanso en el Blog








El próximo 9 de diciembre cumple 4 años este Blog, por Gracia de Dios es que semana tras semana, mes tras mes y año tras año hemos estado conectadas a través del internet.


Por Gracia de Dios he conocido muchísima gente linda a través de este Blog y de la página de Facebook, Instagram, YouTube, en verdad ha sido una enorme bendición.


Por Gracia de Dios me ha permitido compartir contigo Su Palabra, estudios que van dirigidos a conocer más de nuestro Dios, reflexiones, devocionales, diarios, confesiones, bueno… todo enfocado a una sola cosa: Glorificar el Nombre de Nuestro Eterno y maravilloso Dios.


Han sido 4 años de estar conectada contigo, 4 años en los que ha sido hermoso el compartir la sabiduría que encontramos en la Palabra de Dios, pero, ha sido sin parar.


Si bien es cierto que no publico todos los días y que hay semanas en las que solo compartí una vez, ha sido constante durante estos ya 4 años.


Necesito descanso.


Mi cuerpo lo pide, mi mente y mi espíritu también. Es por eso que este mes de diciembre estaré fuera de las redes sociales el mayor tiempo posible, necesito tiempo para sumergirme en la Palabra de Dios sin la necesidad de correr a compartirlo con ustedes, quiero preparar algo de parte de Dios para el 2018 y que sea de bendición para todas nosotras.


Hay planes y proyectos muy interesantes para el próximo año, gracias a Dios por Su Gracia y porque, Él tiene en sus manos nuestros tiempos y el control de todo. Nos toca obedecer y decir ¡Si Señor, acepto lo que tienes para mí y obedezco! Y esperar en Él.


Ayúdame a orar por esos proyectos que Dios ha puesto en nuestro corazón y, sobre todo, ayúdame a orar por mi familia, por mi esposo y mis hijos, que este tiempo de quietud social podamos cumplir el propósito de Dios para el cual está permitiendo estas vacaciones. Quizás el próximo año te comparta todo lo sucedido mientras tanto, pero por ahora, solo te pido tu apoyo en oración.


Muchas gracias por tu compañía durante estos 4 años. Oro a Dios que te haya sido de mucha bendición y que por Su Gracia nos permita muchos, muchos, muchos años más de compartir su Santa Palabra.


Con Gratitud

K A R L A


P.d. En la página de Facebook estarán programadas fotos, devocionales, predicas, canciones, etc. para que no se quede inactivo y te siga siendo de bendición, puedes dejar tus comentarios y compartir el contenido, yo te leeré en cuanto me conecte. No publicaré nada en el Blog, solo se queda programado el Resumen del Blog 2017 para que puedas tener acceso a todo lo que realizamos en él durante este bendecido año. Y si Dios quiere y nos sigue extendiendo Su Misericordia, nos leemos en el 2018.


Aquí puedes acceder al Resumen del Blog 2016


 ¡Nos leemos pronto! Recibe un gran abrazo en estas fiestas y disfruta muchísimo en compañía de los tuyos. Dios te bendiga y que su paz, su bondad y Su Gracia abunde en tu corazón este y todos los días. ¡Besitos!


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Belleza Real








Hoy terminamos de estudiar a la mujer virtuosa, durante todo el mes de noviembre te compartí los devocionales que iba escribiendo mientras estudiaba el Proverbio 31. Hoy llegamos al final de este estudio, ha sido una bendición leerlo y sumergirnos en él versículo a versículo, me faltó por publicar un par de ellos porque estuve sin internet unos días en casa, pero, espero que no hayas dejado de hacer tu estudio debido a que no tuve oportunidad de publicarlos el día que tocaban. En otra ocasión te los compartiré.


Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;
La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.
Dadle del fruto de sus manos,
Y alábenla en las puertas sus hechos.


Proverbios 31:30-31


Durante todo el mes vimos cómo esta mujer tiene sus prioridades bien establecidas, cómo está entregada a su familia, a su matrimonio a sus hijos, a que esté bien hecho todo cuanto hace, y termina con un par de versículos que son mis favoritos, a decir verdad, sobre todo en esta cultura que hace un culto a la belleza y que es totalmente contraria a la belleza que Dios nos muestra en su Palabra.


La Palabra de Dios nos enseña que la belleza física es efímera, vana, la belleza real, la que es agradable a Dios es la belleza que viene de temerle a Él, es decir, de un corazón piadoso, una mujer que se ha entregado por completo a Él, una mujer que su vida es regida por las enseñanzas que ha aprendido en la Palabra de Dios, esa Palabra gobierna su vida y ha depositado su fe y confianza en Cristo. Es una mujer redimida y que su mente ha sido transformada por la Palabra de Dios, una mujer que ha aceptado con gozo y gratitud el diseño que Dios le ha dado, su lugar como mujer, como esposa, como hija de Dios.


Si vivimos a la luz de la Palabra, si nuestra vida es regida por la Palabra de Dios, entonces todo lo que hagamos será agradable a los ojos de Dios. La belleza que viene de parte de Dios en una mujer es la que se da a sí misma por otros simplemente para agradar a su creador, para decirle “Señor, me has bendecido con tanto, yo quiero ser de bendición a otros”. La belleza externa es efímera, la gracia es engañosa y la belleza vana; pero lo que viene de dentro de nosotras, la belleza que nace de nuestra relación con Dios por medio de Jesucristo es eterna.


El final de este capítulo resume todo…


Dadle del fruto de sus manos,

Y alábenla en las puertas sus hechos.


Al final esta mujer virtuosa será recompensada por Dios, sus frutos hablarán por ella delante de su familia, de la sociedad y de ella misma. Sus propias obras harán que la alaben y es derivado de la sabiduría en como ha llevado su hogar por el amor y temor que tiene a Dios. Cada mujer que trabaja con la mirada en lo eterno, con sus ojos puestos arriba, en el Dios en quien confiamos hará lo que esté en sus manos para cumplir ese propósito, para agradar a Su Creador y Dios.


Solo recuerda, no es en nuestras fuerzas, por mucho que hagamos y trabajemos si no dependemos de Dios, si no lo hacemos para agradarle a Él, si no tenemos una relación cercana con nuestro Padre Eterno, todo será cansado y terminaremos frustradas. No se trata de querer abarcar todos los puntos que la mujer virtuosa nos enseña, no se trata de cumplir con cada una de las especificaciones que ella tiene, sino de lo primordial Temer a Dios, entregar nuestra vida y Fe a Él a través de nuestro Señor Jesucristo, regirla con la Palabra y vivir de acuerdo con el diseño que nos ha dado para Su Gloria.


La belleza que nace de nuestra relación con Dios
 por medio de Jesucristo, es eterna.



Vivamos un día a la vez… En Su Gracia.

K A R L A





Artículos Anteriores de este estudio.







martes, 28 de noviembre de 2017

Tú sobrepasas a todas...









El día de hoy tocaremos el tema del matrimonio de la mujer virtuosa. Sé que muchas de nosotras anhelamos un matrimonio que esté lleno del amor de Dios, un matrimonio piadoso, que glorifique a Dios. Algunas lo tenemos y otras estamos en proceso de llegar a él, no desmayemos, no nos desanimemos, perseveremos hasta el final para que Dios sea Glorificado en nuestro matrimonio.


Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
Y su marido también la alaba:
Muchas mujeres hicieron el bien;
Mas tú sobrepasas a todas.

Proverbios 31:28-29


Todo un reto para nosotras ¿cierto? Vemos la vida de esta mujer y, bueno… su recompensa es increíble: Sus hijos la llaman bienaventurada y su marido la alaba.


Quizás tenemos un esposo que no es expresivo, quizás es un tanto tímido o en otros casos puede que no reconozca nuestra labor. No todas tenemos un esposo piadoso y que ame a Dios, algunas estamos en proceso de que ellos conozcan a Dios y le amen. Y en esos casos, es muy probable que no expresen cosas bellas hacia nosotras.


El esposo de la mujer virtuosa tenía muchas razones por las cuales alabarla, y seguramente tú y yo también tenemos razones por las cuales ser elogiadas públicamente.


La cosa aquí es que, cada hogar puede tener a la mejor mamá y a la mejor esposa. En cada hogar en el que se busca hacer la voluntad de Dios hay bendición. Cada mujer que busca y diligentemente trata de cumplir con su llamado Bíblico a la maternidad, es la mejor mamá o está en camino de hacerlo. De igual forma, cada mujer que pone manos a la obra y busca hacer de su hogar un pedacito de cielo, una mujer que busca dignificar a su varón y cumplir con su llamado divino, está siendo la mejor esposa para ese varón.


¿Qué con nosotras? ¿Estamos haciendo todo como para agradar a Dios y no a los hombres? ¿Estamos poniendo de nuestra parte para cumplir con ese llamado? ¿Estamos siendo la mejor esposa para nuestro esposo? ¿Superamos a todas a los ojos de nuestro esposo?


Seamos la mejor esposa para el varón que pasará el resto de su vida con nosotras. Si ellos son creyentes o no, si reconocen nuestra labor o no, si ellos nos alaban o no sigamos trabajando para agradar a Dios no a ellos; al final del día todo cuanto hagamos debemos hacerlo para la Gloria de Dios. Así que sigamos adelante un día a la vez.


No dejemos de depender de Dios, de buscar su rostro, de orar por nuestro matrimonio y nuestro esposo, de orar por las necesidades de cada uno y esperar en Dios que Él hará en nosotras su perfecta voluntad, Él cumplirá su propósito en nuestro matrimonio para Gloria de Su Nombre.


En Su Gracia

K A R L A



Artículos Anteriores de este estudio.





lunes, 27 de noviembre de 2017

Maternidad Virtuosa







Una de tantas cualidades que tiene la mujer virtuosa es el ser una madre que ha dejado huella en la vida de sus hijos. ¿Acaso no es el anhelo de cada madre?
El versículo 28 nos resume su vida familiar, mañana hablaremos acerca de la mujer virtuosa como esposa, hoy, nos centraremos en su maternidad.


Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
Y su marido también la alaba:

Proverbios 31:28


Cada una de nosotras podemos hablar de lo maravillosa que fue nuestra madre, de lo bien que hacía nuestra comida favorita, podemos hablar de las veces en las que se desveló con nosotras porque nos sentíamos mal. Es muy probable que también recordemos las cosas erróneas que cometió porque no hay alguien perfecto sino solo Dios, pero aun con sus errores sabemos reconocer sus aciertos.

Pero ¿qué de nosotras? ¿Qué es lo que nuestros hijos dirán de nosotras como mamás?
Recordemos que esta mujer tenía muy en claro sus prioridades y las llevaba a cabo de manera eficaz. Una mujer que estaba entregada a su matrimonio y su familia. Mujer valiente, esforzada y de buen testimonio para los de fuera y sin duda, para los de dentro.


Se dice que como somos dentro de casa, somos en realidad.
Es muy fácil dar un buen testimonio con los que no nos conocen ni viven de cerca nuestros problemas, nuestras luchas, los pecados con los que batallamos, etc., pero en casa, con nuestros principales testigos no podemos fingir ni aparentar una vida perfecta.

Que maravilloso será el día en que nuestros hijos hablen de nosotras y den testimonio de lo bien que hicimos nuestro trabajo como mamás. Y qué maravilloso será cuando Dios nos muestre que lo hicimos bien, que, aunque tuvimos errores y fallas siempre dependimos de Él, de Su Gracia, de su ayuda para enfrentar y salir victoriosas cada día.


Este versículo puede desanimarnos o deprimirnos si volteamos a ver a nuestros hijos y nos damos cuenta de que su vida no es precisamente lo que deseamos para ellos, si nuestros hijos están en rebeldía, si ellos han decidido vivir la vida lejos de Dios podemos culparnos y solo ver nuestros errores y fallas. Pero he aprendido algo, aun en lo malo debemos ser agradecidas. Ese hijo que quizás no esté dando un buen testimonio de nuestra labor como mamás, tiene un propósito para nuestra vida, nos ha mantenido de rodillas buscando la dirección de Dios.


Aun en medio de todo ello solo dependemos de una cosa para salir en victoria… La Gracia de Dios.






Necesitamos orar todo el tiempo.
Por nuestros hijos.
Por nosotras.
Por nuestra maternidad.


Le necesitamos a Él, a nuestro amoroso Padre Eterno. De Él dependemos para ser mejores madres, que nuestro día comience en oración y así finalice. Tengo tan claro que nuestros hijos dan testimonio de nuestra labor como mamás delante del mundo, pero nosotras lo damos delante de Dios.

A Dios es a quien servimos, para Él es quien estamos preparando a nuestros hijos. Que cada día nuestra motivación sea para forjar en nuestros hijos el carácter de Cristo, enseñarles las bases Bíblicas, el carácter de Dios, las consecuencias del pecado y por supuesto, Su Gracia.


MANOS EN ACCIÓN

1.       Nunca dejemos de orar por nuestros hijos y de ser posible orar con ellos tengan la edad que tengan, ellos necesitan nuestras oraciones.

2.     Como madres creyentes lo que más anhelamos es la salvación de nuestros hijos y que vivan una vida agradable a Dios.

3.      Instruyamos a cada uno de nuestros hijos en el camino del Señor, en disciplina e instrucción.

4.      Hablemos del amor de Dios y también de las consecuencias de alejarse de Él.

5.      Hagamos de su vida algo memorable, sobre todo de su niñez. Tengamos en cuenta que solo son niños por un corto periodo de tiempo, vivamos con ellos de manera tal que glorifiquemos a Dios en cada etapa.


No es tarde mujer. Mientras tengamos vida en esta tierra tenemos oportunidad de enmendar errores y de comenzar a vivir la maternidad de manera que glorifique a Dios. Cada día es nueva su misericordia, aprovechemos la gran oportunidad que Dios nos da y vivamos un día a la vez... en Su Gracia.



K A R L A




Artículos Anteriores de este estudio.



miércoles, 22 de noviembre de 2017

Mujeres Fuertes






Una de las características de esta mujer virtuosa es su fortaleza.
Esta parte del capítulo nos habla de su carácter y el versículo que corresponde hoy nos dice:


Fuerza y honor son su vestidura;
Y se ríe de lo por venir.

Proverbios 31:25


En el grupo donde nos reunimos los días jueves a estudiar la Palabra de Dios han tomado cada día para orar por peticiones específicas. Los días miércoles oramos por “mujeres valientes” esas mujeres que están criando y guiando a sus hijos solas. Es un gozo y un placer poder orar por esas mujeres y ¿sabes? Considerarnos mujeres valientes también, mujeres fuertes, con honor y con la confianza de que todo está en manos de Dios y por eso… “nos reímos de lo por venir” porque sabemos que no está en nuestro control sino en el de Dios, no en nuestra fuerza física sino en la que nuestro Dios nos da, con la que nos viste cada día.


Quizá hoy pienses que eres una mujer débil, quizá temerosa, invisible… pero ¿sabes qué? No es lo que Dios ha hecho en y con nosotras. Ahora estando en Él, Él nos fortalece, somos sus hijas, es la confianza en Él, la seguridad que tenemos en Él la que nos da la fuerza cuando quizá sentimos o creemos que no podemos más.


La vida no es color de rosa, tendremos aflicciones, problemas, pasaremos por luchas, enfermedades, situaciones que nos tomen por sorpresa, eventualmente envejeceremos y podríamos quedarnos solas en algún momento, pero, eso no debe hacernos retroceder, ni podemos encerrarnos en una habitación a esperar que la vida siga su curso sin ser parte de 
ella, mientras nosotras somos meras espectadoras desde la ventana.


Como dice el pastor MacArthur acerca de esta mujer:

“La vestimenta de su ser interior exhibe sabiduría divina, dándole confianza para hacer frente al futuro con sus inesperados retos.”


¿Cómo estamos enfrentándolos? ¿Estamos vestidas con esas ropas de fortaleza en Dios? ¿Nos fortalecemos en Él y en el poder de su fuerza? ¿Qué tan seguras estamos de que Dios está con nosotras?


Cuando paso momentos en los que salen de mis manos, momentos que cimbran mis pasos y me hacen de cierto modo temer a lo que sucederá, recuerdo a Pablo en sus encarcelamientos, escribiendo del gozo, de la confianza en la soberanía de Dios, de la seguridad de la providencia divina y pienso, “Señor, tú ya nos lo habías advertido, no de manera específica lo que sucedería, no permitas que olvide que tú tienes el control”. Seguramente no río a carcajadas y me despreocupo, pero si descanso en que todas las cosas ayudan a bien a quienes amamos a Dios. ¿Por qué temer?


Y por último amada hermana, para estar siempre fortalecidas en el Señor le necesitamos a Él, no podemos dar, ni externar algo que no tenemos. Esa fortaleza de la que Dios habla en este versículo viene de una vida en comunión con Él, de estar pegadas a Él, necesitamos estar en Su Presencia, deleitarnos en Él, en su Palabra, en oración.


Sólo en Dios encontramos esa fortaleza que necesitamos para afrontar cada día.


Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas,
En cuyo corazón están tus caminos.

Salmos 84:5


En Su Gracia


K A R L A




Artículos Anteriores de este estudio.


lunes, 20 de noviembre de 2017

Al lado de un gran varón…







El matrimonio parece ser cada día un reto, y en verdad lo es. Desde el momento en el que decimos “acepto” estamos corriendo el riesgo (por así decirlo), de encontrarnos con una persona que seguramente no conocemos en su totalidad. Estarás de acuerdo conmigo que, con el paso del tiempo, días posteriores al de la boda, la miel sobre las hojuelas, los bombones de azúcar que animaban el matrimonio, comienzan a desparecer poco a poco. ¿Se acabó el amor? No. Es solo que comenzamos a vivir con una persona tan parecida a nosotras en algo, en que él también es pecador.


¿Recuerdas los días de la mujer virtuosa? ¿recuerdas cómo lucía su vida día a día? Pareciera ser perfecta, sin dolores, sin problemas, sin estrés ni ganas de salir corriendo cuando los hijos lloran todos al mismo tiempo, sin acaso una queja por todo el quehacer del hogar. ¿Y qué de su esposo? ¿dónde estaba él en esos momentos?


Su marido es conocido en las puertas,
cuando se sienta con los ancianos de la tierra.

Proverbios 31:23


Era un hombre influyente, en aquél entonces los jueces, los ancianos de la comunidad se sentaban a las puertas de la ciudad para tratar los asuntos importantes, los negocios propios de la ciudad. Eran varones líderes, influyentes, hombres importantes. El esposo de la mujer virtuosa estaba entre ellos.


Todo comienza en el hogar, en la actualidad, las grandes empresas investigan la vida familiar de aquellos varones que son candidatos a los altos puestos. Si tienen una vida familiar estable, buen testimonio, tienen más posibilidad de ser elegidos para el puesto que uno que no lo tiene.


Y este principio es bíblico, aunque no muchos lo sepan. 1 Timoteo 3:1-7 nos habla de la vida familiar de aquellos quienes aspiran a ser líderes en la iglesia, pero también abarca en el área secular, sobre todo cuando somos creyentes porque buscamos vivir con integridad dentro y fuera de la iglesia, dentro y fuera de casa.


Este hombre era conocido por los habitantes de la comunidad, era importante e influyente. ¿Qué se espera de la esposa de un hombre así? ¿Y nosotras? ¿De qué forma le estamos dando honra a nuestro esposo frente a la comunidad, frente a nuestras familias?


La forma en la que llevamos nuestro hogar muestra qué tan bueno es nuestro esposo al liderar y guiarlo. Si él es un buen esposo, buen padre de familia, líder, sacerdote de nuestro hogar, entonces será notorio no solo para nosotras y sus hijos sino para toda la comunidad y familia.

Ahora, puede ser que él sea un excelente cabeza de familia, pero, recordemos que ambos somos pecadores y que si nosotras no somos sabias podemos estar compitiendo con ellos (a veces de manera muy sutil) por el liderazgo del hogar y entonces, habrá un desequilibrio porque estaremos usurpando un lugar que Dios no nos ha dado como esposas.


En nuestras manos está el dejarnos moldear por Dios para ser la esposa que nuestro esposo necesita, ser una mujer que es buena influencia en el hogar, con nuestro esposo, que lo ayuda a desempeñarse y ser exitoso dentro y fuera de casa, que lo alienta y le ayuda a cumplir el propósito que tiene como cabeza del hogar y por supuesto, en el lugar que tiene fuera de casa también.


Ayudemos a nuestro esposo a ser ese varón respetable, dentro y fuera de casa, cuidemos su espalda, seamos sus mejores porristas, oremos por ellos y con ellos, amemos sus virtudes y aun sus defectos, aceptemos que ambos somos pecadores y que cada día que pasa ambos estamos creciendo. Estemos dispuestas a morir a nosotras mismas, a menguar para que Cristo sea quien brille a través de nuestro esposo, de nosotras mismas, de nuestro matrimonio y que podamos ser testimonio del amor y de la Gracia de Dios en el liderazgo de nuestro hogar.


En el nombre de Jesús, Gracias amado Dios por hacernos mujeres sensibles a tu voz, gracias porque nos permites ser el complemento para nuestro varón, por poder caminar con ellos a su lado para cumplir tus planes y propósitos como matrimonio. Gracias Señor porque nos das la oportunidad de ayudarles a crecer y mostrar tu liderazgo en ellos y en nuestro hogar. Ten cuidado de nosotras Señor, muéstranos si acaso estamos siendo mala influencia a ellos y dirige nuestros pies hacia tu sabiduría para vivir nuestro matrimonio con tu diseño divino, amén.


En Su Gracia

K A R L A



Artículos Anteriores de este estudio.



¡únete a la comunidad instagram!

Licencia Creative Commons
Este blog y todo su contenido gráfico y escrito está protegido por derechos de autor bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Suscríbete a mi canal!

Blogging tips